La Gaceta Jurídica

Las labores pendientes de la Asamblea Legislativa Plurinacional

…que el contenido de las normas esté plenamente adecuado a nuestra realidad social, lo cual sólo puede lograrse previo análisis objetivo y debate constructivo (entre oficialismo y oposición), sin dejar de considerar en todo momento las propuestas de los sectores de la población que son directos involucrados…

La Razón (Edición Impresa) / Alan E. Vargas Lima*

00:00 / 14 de enero de 2014

Me parece importante hacer notar que en el desarrollo histórico de todos los países del mundo se ha configurado ciertos conceptos acerca del Parlamento como institución fundamental del régimen democrático de gobierno; y, a pesar de las diferencias propias del camino recorrido por cada país, el Parlamento, Congreso, Asamblea Legislativa o como se haya denominado se constituye en el principal órgano de representación política de la sociedad, con los rasgos comunes que la caracterizan.

En el caso de Bolivia, con la aprobación de la Constitución Política del Estado Plurinacional de 2009 se cambió la concepción de “Poder Legislativo” por el de “Órgano Legislativo”, suponemos que atendiendo al hecho de que el Poder del Estado es único e indivisible y que necesariamente se manifiesta a través de distintos órganos, debido a que todo régimen democrático se funda en el Principio de Separación de Funciones de los Órganos de Poder, para así impedir la concentración del ejercicio del poder en una sola persona o un solo órgano (como sucede en una Monarquía).

Sin embargo, esa separación no es rígida, sino flexible, porque no implica un funcionamiento absolutamente aislado, sino basado en la coordinación e interrelación de funciones, preservando el ámbito propio de competencias de cada órgano, dado que la coordinación de sus funciones es la base del gobierno.

Es así que el referido principio fundamental actualmente se encuentra consagrado en la norma prevista por el artículo 12 de la Constitución, a través del cual el Constituyente ha efectuado la distribución de funciones y competencias; así la potestad legislativa de control y fiscalización la tiene el Órgano Legislativo; la función ejecutiva, administrativa y reglamentaria la ejerce el Órgano Ejecutivo y el ejercicio de  la potestad jurisdiccional ha sido asignado al Órgano Judicial; a los cuales se ha agregado también el Órgano Electoral, en un intento de afianzar su independencia rompiendo al mismo tiempo con la clásica “división tripartita del poder” que pregonaban Locke y Montesquieu en el constitucionalismo liberal.

En este sentido, la norma constitucional citada, dispone expresamente que “El Estado se organiza y estructura su poder público a través de los órganos Legislativo, Ejecutivo, Judicial y Electoral. La organización del Estado está fundamentada en la independencia, separación, coordinación y cooperación de estos órganos”.

En consecuencia, el anteriormente denominado “Honorable Congreso Nacional” ha venido a denominarse “Asamblea Legislativa Plurinacional”, a cuyo efecto se ha establecido que “la Asamblea Legislativa Plurinacional está compuesta por dos cámaras, la Cámara de Diputados y la Cámara de Senadores, y es la única con facultad de aprobar y sancionar leyes que rigen para todo el territorio boliviano”, teniendo como principales atribuciones, entre otras, las de “dictar leyes, interpretarlas, derogarlas, abrogarlas y modificarlas”, así como “controlar y fiscalizar los órganos del Estado y las instituciones públicas” (Ver: Artículo 158 constitucional).

Ahora bien, con la introducción que antecede es importante poner de relieve que la semana pasada el vicepresidente de la Cámara de Diputados ha anunciado la reanudación del trabajo legislativo en la Asamblea Legislativa Plurinacional (alp) con el debate de las leyes que quedaron pendientes desde la gestión pasada. Se debe recordar que el año pasado la Asamblea cerró su gestión legislativa con una cantidad de 131 Leyes aprobadas, de las cuales 29 forman parte de las 70 que se plantearon en el Primer Encuentro Plurinacional, realizado entre diciembre de 2011 y enero de 2012 en Cochabamba, según lo informado en su momento por el presidente de la Asamblea.

Entre las normas sobresalientes que fueron aprobadas el pasado 2013 figuran la Ley de Control al Expendio y Consumo de Bebidas Alcohólicas, la Ley General del Turismo “Bolivia te espera”, la Ley del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana “Para una vida segura”, la Ley de Servicios Financieros y la Ley de Control de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y otros materiales relacionados, entre otras.

También se promulgó la Ley de la Empresa Pública, que, entre otros aspectos, fija cuatro años de cárcel para funcionarios y ejecutivos que revelen información privilegiada.

Asimismo, entre las normas más importantes que quedaron pendientes para este nuevo año están el nuevo Código Niña, Niño y Adolescente, que eventualmente podría ser devuelto por la Cámara de Senadores tras recibir varios cuestionamientos por parte de Niños y Adolescentes Trabajadores (nat) y la Ley que apruebe el Código Procesal Penal, sobre la cual existe la propuesta de encarcelar a jueces y fiscales que no concluyan los casos en un plazo de seis meses, como “medida urgente” para acabar con la retardación de justicia en el país.

A simple vista, parece difícil el camino que ahora debe emprender la alp en razón de que son normas muy importantes las que deben ser aprobadas en este nuevo año, más allá de que sean parte de la denominada “Codificación Morales”, que sólo es un título que injustificadamente pretende ensalzar la figura presidencial dentro de una labor legislativa en la que no interviene el Presidente, sino en el momento de la promulgación.

En todo caso, no está demás recordar a los Asambleístas que la efectividad y vigencia de los derechos y garantías constitucionales de las personas no deviene de la enorme cantidad de disposiciones legales que sean emitidas este año o de la celeridad que le puedan imprimir a su aprobación, sino, más bien, de que el contenido de las normas esté plenamente adecuado a nuestra realidad social, lo cual sólo puede lograrse previo análisis objetivo y debate constructivo (entre oficialismo y oposición), sin dejar de considerar en todo momento las propuestas de los sectores de la población que son directos involucrados en la configuración de dichas normas para su aplicación efectiva.

Sólo así podrán evitarse las fatales consecuencias de la improvisación legislativa con que muchas veces se ha actuado al interior de la Asamblea Legislativa Plurinacional, una mala práctica que esperamos sea erradicada definitivamente este año.

Esperamos un trabajo legislativo intenso en esta gestión, pero un trabajo sereno, objetivo, responsable y sobre todo adecuado a las necesidades de la población boliviana, conforme a las aspiraciones plasmadas en nuestra Constitución.

* Es abogado diplomado en Derecho Procesal Civil y responsable del blog jurídico Tren Fugitivo Boliviano.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia