La Gaceta Jurídica

Sobre una ley de armas

…no sólo debería contemplar la prohibición de la utilización de estos artefactos sin permiso, sino contar con mecanismos que midan las facultades personales y las capacidades para tener esos objetos en las manos mediante el entrenamiento especializado.

La Gaceta Jurídica

11:12 / 12 de marzo de 2013

Hace varios años un proyecto de ley de armas no encontraba caminos para ser incluido para su discusión en la agenda del entonces Parlamento Nacional, permaneció así por decenas de meses hasta que, según recientes informaciones, una propuesta sobre esa temática de legislación –que quizás no es la misma– es debatida en la Comisión de Seguridad del Estado desde 2012, la cual ahora será priorizada para su aprobación.

De acuerdo a datos extraoficiales, el proyecto anterior no podía ser debatido seriamente debido a que tenía observaciones de militares, policías y políticos, quienes, desde su punto de vista, presentaban reparos de diversa índole. Sin embargo, al plantear legislar la tenencia de armas, el documento ya tenía como uno de sus objetivos ser parte de la seguridad ciudadana, hoy tan discutida y ausente en la ciudades grandes e intermedias del país.

Para volver a esa temática en predios de las cámaras legislativas se tuvo que vivir un episodio explícito en el centro de La Paz, cuando un hombre de 25 años mató con un arma de fuego a su enamorada con dos balazos para luego él suicidarse. Es claro que esta persona no debía tener en su poder ese instrumento mortal, lo que devela que la tenencia de estos artefactos es prácticamente libre y solapada. Este no es el único caso, pues cada semana se conoce sucesos de este talante, en especial en las ciudades del eje central, donde se producen disparos en asaltos, ajustes de cuentas y riñas particulares. A este panorama de violencia e inseguridad se suman los hechos de tráfico, venta no controlada, almacenamiento negligente y hasta sustracción de armas en instituciones militares.

Si éste es el panorama que motiva la construcción urgente de una ley de armas, su discusión tendrá problemas de por medio en torno a las disposiciones que se establezcan sobre quiénes deberán estar autorizados para portar las de fuego. Además, se deberá especificar la categoría de armas bajo diferentes grados, pues las navajas, puñales y otros se constituyen en tales, además de que en diferentes escenarios se encuentran instrumentos de diverso calibre, algunos utilizados para la cacería de sobrevivencia, para la seguridad personal y otros para la matanza de especies bajo el argumento de “caza deportiva”. Cuales sean las utilidades, el caso es que existirán argumentos para la tenencia de armas en manos de civiles.

En cuanto a la otra esfera, es obvio que las instituciones policiales y militares deberán portar armamento reglamentario de acuerdo a sus funciones como instrucción militar, protección de fronteras, control de contrabando o narcotráfico, lo mismo que en casos de vigilancia de entidades, personas, resguardo de valores o cárceles, etc.       

Por otra parte, en el carácter preventivo que deben tener las leyes, en el caso militar y policial seguramente no se podrá hablar todavía del perfil psicológico que deben alcanzar quienes porten armas, pero este elemento quizás sea por demás ineludible en el caso de civiles, quienes son padres o madres de familia, y no deben tener un comportamiento negligente en caso de ser autorizados a llevar o comprar armas. En resumen, la legislación de armas no sólo debería contemplar la prohibición de la utilización de estos artefactos sin permiso, sino contar con mecanismos que midan las facultades personales y las capacidades para tener esos objetos en las manos mediante el entrenamiento especializado a cargo de personal experto.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia