La Gaceta Jurídica

El litisconsorcio en el CPC boliviano y en el uruguayo

¿Acaso los abogados del Socialismo Comunitario no pudieron crear un nuevo sistema jurídico en la línea de Foucault? ¿Qué tal si la Cumbre Judicial recomienda la abrogación del CPC?

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Conde Calle*

00:00 / 31 de enero de 2016

Proverbialmente, en este mo-mento el tema de discusión es la justicia. Las dos principales autoridades del país, Evo Morales, presidente, y Álvaro García, vicepresidente, al consuno llegaron a la conclusión que el Órgano Judicial vive su peor momento, es una crisis de difícil resolución (algún senador llegó al extremo de sostener que la justicia da “asco”).

Después del referéndum me agradaría aportar con algunas ideas (dejar de lado a Bourdieu y volver a la Razón), aunque, como profesor de la materia, estoy compelido a realizar reflexiones profundas sobre el nuevo Código de las Familias.

En ese escenario, cuando el gobierno piensa en convocar a una gran cumbre, donde moros y cristianos participemos para abordar las mejores soluciones, irrumpe la primera pregunta: si todo el sistema judicial es corrupto, ¿por qué poner en vigencia el nuevo Código Procesal Civil (cpc)? ¿Dejarán que éste sistema judicial en crisis maneje el nuevo cpc? ¿No sería sensato esperar la Cumbre Judicial y, con sus resultados, recién aplicar el cpc?

Lo más grave, ¿aplicarán el nuevo código aunque es copia del anteproyecto de cpc dejado por René Blattmann? ¿El gobierno permitirá que nuestro Pre-sidente quede en ridículo, con una norma que es copia del Código Modelo para Iberoamérica de 1980? ¿Acaso sus proyectistas, César Villarroel y Andrés Valdivia, vendieron un proyecto original? Precisamente, muy crédulo, Héctor Arce dijo que “nunca antes en Bolivia habíamos tenido la oportunidad de construir una legislación propia surgida de nuestras propias necesidades, jamás se había hecho un análisis fundamentado (...), nunca de hizo un verdadero diagnóstico de la justicia en bolivia (sic).

Absolutamente nada. Todo fue copiado del Anteproyecto de Goni de 1997. Esto no es malo, lo oprobioso es que sus autores, de mala o buena fe, se “olvidaron” de citar sus fuentes. Esto fue reclamado oportunamente por Mario Cordero Miranda a lo que Villarroel nunca respondió. Si entra en vigencia plena, tendremos un modelo político con el rótulo de Socialismo Comunitario, pero con dispositivos de corte neoliberal.

¿Acaso los abogados del Socialismo Comunitario no pudieron crear un nuevo sistema jurídico, v. gr., en la línea ideológica de Michel Foucault? y ¿qué tal si la Cumbre Judicial recomienda la abrogación del cpc?

No puedo transcribir el Código Procesal uruguayo, pero, con el instituto de la litisconsorcio, intento probar que el cpc boliviano no tiene nada de original.

En resumen, Eduardo J. Couture dejó en 1945 su proyecto de Código Procesal Civil, donde el núcleo era la oralización del proceso. Sobre esta base se conformó el Instituto Ibero-americano de Derecho Procesal Penal Civil, Laboral etc. En los años setenta se encomendó a Enrique Vescovi, Gelsi Bidart y Luis Torrelio el Proyecto Modelo de Código Procesal Civil, aprobado y publicado en 1980.

El primer país en tomar el Código Modelo fue Uruguay, que designó para ello a los mismos miembros que lo redactaron, ahí debemos destacar a Vescovi. En ese contexto, esa nación sancionó y promulgó su Código General del Proceso de la República Oriental de Uruguay.

¿Qué pasó en Bolivia? Después de muchos años se requería un nuevo sistema jurídico procesal. En 1992 llegó al gobierno Gonzalo Sánchez de Lozada y, un año después, con René Blattman y otros dejó los códigos procesales Penal y Civil. Sobre el primero ya sabemos lo que pasó, fue copia del los Código Modelo para ibero América.

En el campo privado, el gobierno de entonces conformó la Comisión de Estudio del Anteproyecto, entre los nacionales estaban Cordero Miranda y Enrique Díaz Romero, el consultor externo fue Luis Torrelio, el mismo que proyectó junto a otros el Código para Iberoamérica.

Concluido el trabajo, le correspondió al gobierno de Hugo Banzer su continuación. Más tarde, el 2005, sobre la base filosófica del Análisis Económico de la Derecha, que oportunamente fue comentado por nosotros, se hizo un estudio de campo sobre los tribunales de justicia.

A poco fue cerrado el ciclo liberal con la llegada de Evo Morales para dar lugar a un nuevo sistema político, económico y, por supuesto, jurídico. Evi-dentemente, asistimos a un cambio drástico en la política. Como toda revolución, ésta debía tocar el sistema jurídico liberal.

Sucesivamente, nos enteramos que se había conformado una comisión para el estudio y posterior redacción del nuevo cpc con José César Villarroel, Andrés Valdivia y Alberto Luna. El 18 de julio de 2013 el proyecto fue presentado en el aula intercultural. Por supuesto que nos alegramos, porque se incorporaba la oralidad en los procesos.

Posteriormente, más serenos, empezamos a adquirir los libros y nos encontramos con la queja de Cordero Miranda, quien dijo que el texto fue plagiado del anteproyecto dejado por Blattmann. Curiosamente, el día de la presentación, Villarroel no aludió para nada a este documento.

A esta altura, propios y extraños saben que el Código Procesal Civil es una copia del Anteproyecto de Goni. Lo que es peor, todo lo que venimos afirmando está en el libro colectivo Curso sobre el Código Procesal Civil, que sirve para capacitar a los jueces bolivianos.

En el volumen debemos destacar la honestidad intelectual de Jorge Omar Mostajo, quien relató la verdad de los hechos. En el mismo libro se encuentra el trabajo de Wálter Guerra Pérez, de nacionalidad uruguaya, que relata cómo surgió el Código uruguayo.

Estos autores asestan un duro golpe a Villarroel y Valdivia, quienes ¿seguirán afirmando que lo suyo es una creación propia? iLuego se llenan la boca de ética! Veamos.

El Código uruguayo trata la litisconsorcio. Art. 45 (LITISCONSORCIO FACULTATIVO) Dos o más personas pueden litigar en un mismo proceso en forma conjunta, sea activa o pasivamente, cuando sus pretensiones sean conexas por sus causas u objeto o cuando la sentencia a dictarse con respecto a una pudiera afectar a la otra. Los litisconsortes facultativos, salvo disposición legal en contrario, serán considerados como litigantes independientes. Los actos de cada uno de ellos no favorecen ni perjudican la situación procesal de los restantes sin que por ello se afecte la unidad del proceso.

Art. 46 (LITISCONSORCIO NECESARIO). Cuando por la naturaleza de la relación jurídica sustancial que sea objeto del proceso no pudiera pronunciarse sentencia útilmente sin presencia (litisconsorcio activo) o el emplazamiento (litisconsorcio pasivo), de todos los interesados, aquellos deberán todos comparecer y estos deberán ser todos emplazados en forma legal.

Este es el texto del nuevo cpc: Art. 47 (LITISCONSORCIO FACULTATIVO). Dos o más personas podrán litigar en forma conjunta como demandantes o como demandados en el mismo proceso, cuando sus pretensiones fueren conexas por su causa u objeto o cuando la sentencia a dictarse respecto de una pudiera afectar a la otra. II. Los litisconsortes facultativos serán tenidos con sujetos procesales independientes salvo disposición en contrario. III. Los actos de litisconsorte no favorecen ni perjudican a otros y tampoco afectan a la unidad del proceso.

Art. 48 (Litisconsorcio necesario). Cuando por la naturaleza de la relación jurídica substancial objeto del proceso, no pudiere pronunciarse sentencia, sin la concurrencia o el emplazamiento de todos los interesados, según se trate de litisconsorcio activo o pasivo, respectivamente, todos los litisconsortes activos deberán comparecer y todos los pasivos deberán ser emplazados en forma legal. II. Los recursos y actuaciones procesales de uno de los litisconsortes favorecerán a los otros. Sin embargo, los actos que impliquen disposición de derecho en litigio solo tendrán eficacia si fueren consentidos por todos los litisconsortes (sic).

¿No será aconsejable que los jueces bolivianos estudien el Código uruguayo? ¿Que lean el Curso sobre el Código General del Proceso dirigido por Enrique Vescovi? Estos libros son vendidos en la puerta de nuestros tribunales de justicia.

*    Es experto en Derecho Privado.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia