La Gaceta Jurídica

El magistrado Willman Durán

El 24 de julio de 1998, previa calificación de méritos, fue designado por el entonces Congreso Nacional “Magistrado del Tribunal Constitucional” y, por unanimidad de los miembros de la institución que vigila la supremacía de la ley fundamental, fue elegido su Presidente.

La Razón (Edición Impresa) / William Herrera Áñez*

18:34 / 10 de febrero de 2016

Queremos rendir nuestro sincero homenaje de gratitud al doctor Willman Durán Ribera, académico a tiempo completo, mentor de varias generaciones, exmagistrado y Presidente del Tribunal Constitucional de Bolivia.

Nació en San José de Chiquitos y se formó como abogado en la Universidad Mayor de San Andrés (umsa) de La Paz, allí compartió con los mejores académicos de la época, entre ellos Huáscar Cajías; luego, fue uno de los primeros profesionales bolivianos que obtuvo el título de Doctor en Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid, España.

Mientras estudiaba en la universidad ibérica, aprovechó para convencer a un grupo de profesores, encabezados por el catedrático Miguel Bajo Fernández, para impartir los primeros cursos de postgrado en la Facultad de Ciencias Jurídicas, Políticas, Sociales y Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno de Santa Cruz. Nuestro homenajeado fue el precursor de los estudios postgraduales en Derecho (diplomado, especialidad y maestría) en el departa- mento oriental.

Willman Durán escribió varios libros: “La Moderna Teoría de la Imputación Objetiva”; “Estudio crítico de la Ley 1008”; “La Problemática Penal y Constitucional del Cheque”; “Comentarios, concordancia y legislación comparada a la primera Ley del Ministerio Público”; “Proyecto Alternativo a la Ley Blattman. Propuestas Político Criminales”; Principios Rectores del Derecho Penal Boliviano”; “Las líneas jurisprudenciales básicas del Tribunal Constitucional”; además de un conjunto de comentarios y nutridos artículos periodísticos.

Esta producción intelectual pone de manifiesto que este ilustre ciudadano siempre estuvo para servir al Derecho y no para servirse de él. Combinó persistentemente su vida profesional con la cátedra universitaria, la investigación y, sobre todo, como crítico permanente de nuestro sistema penal.

Fue ejemplar servidor público, desempeñó importantes cargos en la administración de justicia como Fiscal del Distrito de Santa Cruz, consultor legislativo, magistrado y Presidente del Tribunal Constitucional, entre otros.

Sin embargo, uno de los aportes más trascendentes del doctor Durán Ribera ha sido como miembro del primer Tribunal Constitucional boliviano.

El 24 de julio de 1998, previa calificación de méritos, fue designado por el entonces Congreso Nacional “Magistrado del Tribunal Constitucional” y, por unanimidad de los miembros de la institución que vigila la supremacía de la ley fundamental, fue elegido su Presidente.

Asumió este cargo y lo desempeñó con dignidad hasta el 2005, año en el que renunció privando al país de uno de los profesionales, juristas y magistrados más probos de los últimos tiempos.

La designación como magistrado y después como Presidente del Tribunal Constitucional marcó un antes y un después en la justicia boliviana. Se debe recordar que, en sus primeros años, este Tribunal tuvo que realizar una doble tarea: hacer realidad las normas constitucionales y efectuar una labor edu- cadora para la cultura jurídica, huérfana de tradición jurídico-constitucional.

Aquí fue fundamental su aporte mediante el programa de pedagogía constitucional y los permanentes seminarios nacionales e internacionales realizados en el primer quinquenio de su existencia, que contribuyeron a la consolidación del mismo Tribunal y a desarrollar la conciencia constitucional.

La designación como magistrado del Willman Durán coincidió con el tránsito procesal penal del modelo inquisitivo al acusatorio y, sin ninguna duda, a través de la jurisprudencia, fue uno de los principales artífices y promotores de la consolidación del cambio procesal.

Su especialidad facilitó el conocimiento y los profundos debates de los nuevos instrumentos jurídicos e institucionales como el Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo y el Consejo de la Judicatura, que se han encargado de generar el nuevo Derecho boliviano.

Existen sobradas razones para rendir, homenaje al amigo y maestro de generaciones y defensor del orden consti- tucional y del sistema democrático.

Quienes fuimos sus discípulos, conocimos y disfrutamos no solo de su amistad, su calidad humana, su carisma, su rigurosidad académica, su conducta de vida llena de valores éticos y morales, sino, además, de su vocación de servicio y su excepcional humildad (patrimonio de los grandes hombres), cualidades que, entre otras, caracterizan la personalidad del Willman Durán Ribera.

Por ello, el mejor homenaje que podemos rendirle es seguir el sendero trazado por el homenajeado en el estudio del Derecho y en la defensa de la justicia y del orden jurídico-constitucional.

*    Es presidente de la Academia Boliviana de Estudios Constitucionales (ABEC).

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia