La Gaceta Jurídica

La manipulación, comportamiento anormalmente aceptado

Lugares y daños

La manipulación utiliza diversas formas.

La manipulación utiliza diversas formas. Foto: michaelbmorales.blogspot.com

Amelia Peña Aguilar

00:00 / 12 de septiembre de 2014

La manipulación es un comportamiento que muchos han definido como “el arte de esconder las malas intenciones, conocer las vulnerabilidades y controlar a las personas”.

En una sociedad donde la competitividad es la esencia del sistema, la manipulación es un instrumento que, a pesar de ser desleal e inmoral dentro de las normas de trato social, se convierte en un comportamiento aceptable y que, en muchas ocasiones, genera la admiración y es ejemplo para la juventud que ve en esta conducta el camino para llegar al éxito y lograr sus objetivos.

En general, la manipulación está tipificada como una forma de agresión. Por su naturaleza sutil no es fácil de detectar, por lo que el manipulado no toma conciencia de lo que ocurre porque, inconscientemente, cede ante el acoso del manipulador; solo por agradar a éste hace cosas que no quiere hacer y renuncia a sus principios y valores por satisfacer los principios y valores de esa otra persona.

Perfil del manipulador

Un manipulador es aquel que quiere obtener algo de alguien a toda costa, pero cuida que sus formas no parezcan malas, por eso utiliza su ingenio para ejercer  control y tener poder sobre lo ajeno.

Existen diversos tipos. La manipulación “cizañera y víctima” es más común en mujeres. El cizañero es aquel manipulador experto en sembrar la “duda” de que los actos de los demás sean correctos.

El despótico autoritario es más común en varones; es un manipulador que aparenta tener mucha cultura, menciona títulos de autores que jamás ha leído con el objeto de hacer sentir al manipulado tonto o ignorante. Un manipulador en la vida familiar es indolente con su pareja, no la impulsa a crecer, al contrario, la aplasta, la aísla, la reprime, es exigente con sus hijos, les da responsabilidades inadecuadas para su edad.

En la vida laboral el manipulador es interesado y corrupto; si es maestro en una escuela hace que los alumnos le supliquen para mejorar su nota, les pide favores o dinero.

Las empresas, los gobiernos y los Estados utilizan técnicas psicológicas para influenciar, persuadir, sugestionar a la población para lograr que las personas crean en la información que éstos imparten con el objetivo de mostrar una verdad absoluta. Para ello, estos aparatos de poder obtienen información de la población como sus necesidades, anhelos y frustraciones.

La información que para una persona es normal o es un dato sin importancia, para los expertos es la llave a la seguridad personal de cada individuo.

Forward, 1998; Cloud, H, y Townsend, J; 2000 afirman que los secretos y debilidades se convierten en amenazas y presiones cuando el manipulador lo siente necesario.

Comportamiento del manipulador con su víctima

Para obtener los resultados esperados, el manipulador se mantiene muy cerca de su víctima, convirtiéndose en su pareja, su mejor amigo, etc.

-Utiliza la necesidad de afecto o aprobación de la víctima, amenazando constantemente con quitarle dicho afecto.

-Suele comportarse como si cada desacuerdo fuera el factor de ruptura.

-Utiliza el miedo, la obligación y la culpa para generar temor a la confrontación y que ceda a su capricho.

-Encubre la presión que ejerce sobre su víctima en frente de los demás.

-Es inseguro y encubre su inseguridad con posturas dominantes.

-Cuando experimenta situaciones de riesgo que cuestionan su poder es incapaz de controlar su frustración y se altera violentamente.

-En situaciones como divorcio, jubilación, rechazo amoroso, pérdida de trabajo, enfermedad o crisis económica desencadena con más facilidad su comportamiento manipulador.

-Usa su poder para exigir lo que quiere, mientras el manipulado hace todo para ser aceptado.

Lo anormalmente aceptado

En el capitalismo o en nuestra cultura, a pesar de los esfuerzos que hacen algunos grupos sociales por defender los derechos humanos, la equidad de género, la diversidad, la religión, etc., el maltrato, la burla hacia el otro y la agresión verbal son pautas de comportamiento aceptadas.

Para la psicóloga Gloria Husmann y la socióloga Graciela Chiale la víctima puede enfermar porque el contacto permanente con un manipulador es un factor fuertemente estresante. El manipulador cosifica a su víctima y ésta pierde su voluntad, siente y piensa en función del manipulador.

Se puede encontrar manipuladores más seguido de lo que parece, están en el trabajo, pueden ser los jefes o compañeros de oficina, o afuera, nuestras amistades y familiares.

No es fácil descubrir a las personas manipuladoras porque confunden profundamente, no dejan ver con certeza lo que sucede y las víctimas se sienten culpables.

Así comienza un círculo vicioso donde la víctima se esfuerza por alejarse, pero, a la vez, quiere volver a confiar, aunque sin resultados positivos. En consecuencia, relacionarse con personas manipuladoras conduce a tomar malas decisiones.

El momento en el que se siente incomodidad con la información que transmiten el Estado, los medios de comunicación o los círculos más íntimos como el trabajo o la familia, es importante analizar los síntomas y los mecanismos utilizados por esas personas u organizaciones y detectar la forma en que se está manipulando para reaccionar y frenar su influencia, aunque cueste.

La manipulación causa heridas emocionales muy fuertes, por eso depende de cada persona frenar la agresión de los agentes externos. En el fondo, todo se resume en una palabra: “decisión”.

Fuente

Husmann, Gloria, y Chiale, Graciela. “La trampa de los manipuladores” y “Cuando caes en la trampa de un manipulador y no puedes salir, corres el riesgo de enfermarte”.

Es economista, egresada en Derecho y diplomada en Pedagogía para la educación superior y en Diplomacia Cultural de los Pueblos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia