La Gaceta Jurídica

Las medidas arbitrarias

La ambición chilena

La población es consciente de la injusticia histórica y ahora tiene más elementos de juicio.

La población es consciente de la injusticia histórica y ahora tiene más elementos de juicio. Foto: armada.mil.bo

La Gaceta Jurídica

00:00 / 23 de marzo de 2012

La provincia de Atacama, con el puerto de Cobija como capital, fue erigida en 1829 como Distrito Litoral independiente de Potosí con gobierno propio, aumentándose de esta manera el número de departamentos en la República.

De ahí que los más reputados autores y varios documentos de alta jerarquía, correspondientes a la época republicana, revelan que Bolivia poseía con título legal el Litoral atacameño; la propia legislación chilena, empezando por sus primeras constituciones, excluyó el Desierto de Atacama del dominio de aquel país.

En este periodo no se registraron actos jurisdiccionales de Chile en el Desierto de Atacama, salvo por algunas explotaciones clandestinas de guano por parte de súbditos de aquella nación que motivaron medidas disciplinarias de las autoridades bolivianas.

Ni siquiera en ocasión de la guerra contra la Confederación Perú-Boliviana Chile alegó derechos sobre el territorio de Atacama.

Años después, cuando la explotación de guano alcanzó incremento considerable con el descubrimiento de grandes depósitos, abriéndose el mercado europeo, recién Chile optó por declarar mediante Ley de 13 de octubre de 1842 de propiedad nacional las guaneras del Litoral atacameño desde Mejillones.

Esto obligó al Gobierno de Bolivia a acreditar ante el Gobierno de “La Moneda” la Misión de Olañeta, con la expresa finalidad de protestar por aquella insólita medida y pedir su inmediata derogación.

Otras acciones de afrenta

Aquella invasión ilegal del territorio boliviano fue completada con la creación de la provincia de Atacama, lo que no figuraba en la geografía política de Chile hasta entonces. Con la dictación de esas dos leyes usurpadoras y la gestión de Olañeta quedó trabada la controversia diplomática entre ambos países, la misma que 37 años después se resolvió a favor de Chile, con la Guerra (de conquista) del Pacífico.

El despojo consumado del Litoral hizo nacer en Chile la conciencia de la justicia y el derecho que le asisten a Bolivia para integrarse al mar; así surgió el Tratado de Transferencia de Territorio de 1895, por el cual Chile se obliga a entregar a Bolivia, en la forma y extensión que adquiera, los territorios de Tacna y Arica, y en todo caso una caleta análoga a la Vítor, capaz de satisfacer ampliamente las necesidades y el porvenir de su industria y comercio.

No obstante, posteriormente la ambición se apoderó de los gobernantes chilenos, olvidando deliberadamente la deuda contraída con Bolivia, que, en su lugar, es amenazada a través de la Nota del Ministro Koning de 1900.

Luego, sucumbiendo entre la debilidad de la nación y la prepotencia de Chile, se firma el Tratado de 1904, por el que el país renunció a su costa legendaria, siendo dicho Tratado un instrumento viciado por la fuerza, la ilegalidad y la injusticia y que no representa un ajuste definitivo de paz entre las dos naciones.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia