La Gaceta Jurídica

Las migraciones

…las formas de acceder a estos fundamentos de la OIM deberán ser cumplidas de algún modo, superando los obstáculos, pues los gobiernos donde se originan las migraciones no están dispuestos a confirmar su responsabilidad e incapacidad de brindar días mejores a sus habitantes.

Editorial

00:00 / 30 de septiembre de 2014

De acuerdo a notas de prensa, la Organización Internacional de las Migraciones (oim) ha emitido un informe con el sugestivo nombre de “Viajes letales”, que en su parte central señala que en 2014 han muerto por lo menos 4.000 migrantes en su intención de llegar a países de Europa y Norteamérica. El 75 por ciento de esta cifra ha sido registrado en las costas del mar Mediterráneo, donde estás personas perecieron en su trayecto para alejarse de la violencia y la pobreza en sus países de origen con destino a territorios de Europa occidental. Otro dato que acompaña a este documento es que un gran porcentaje de los migrantes proviene de Eritrea y Siria, es decir, del norte de África y de Medio Oriente.

Pero las referencias de esta situación de tragedia humana abarcan otros elementos que alarman, por ejemplo, que se trata de un dato global sin exactitudes, pues las estimaciones dicen que desde 2000, por lo menos, 40.000 migrantes han perdido la vida en esas travesías en condiciones inhumanas, en embarcaciones improvisadas o en otras de dudosa seguridad que son comandadas por traficantes de personas u otro tipo de aprovechadores. Al respecto, se sabe que en muchos casos los migrantes han recorrido las aguas marítimas en camarotes escondidos en los que no hay posibilidades de tomar agua potable en varios días y ni siquiera oxígeno.

Asimismo, el testimonio señala que gran parte de la estimación se refiere a muertes que no brindan datos de las víctimas, pues se llega a la gravedad de que no se sabe por lo menos la cantidad de hombres o mujeres. Se igual forma, la misma organización internacional tiene conocimiento de que miles de otras muertes no son registradas y que los cadáveres no son recuperados del mar. Lo mismo sucede en la frontera entre Estados Unidos y México, donde se contabiliza 230 muertes este año y que desde 2000 son por lo menos 6.000. De igual modo, en esta zona de práctica continua de migración ilegal son muchas las muertes no reportadas, no conocidas o con desaparición de cuerpos.

Si bien este panorama reviste mayores connotaciones como una contrariedad de la evolución humana, los gobiernos involucrados no han presentado soluciones de ninguna de las partes, es decir, de los países de origen ni de los destino buscado, porque se trata de un embrollo económico que pretenden que no les compete, pues dejan las responsabilidades de manera “reciproca” en manos del otro. Mientras tanto, las intenciones de miles de personas todavía se traducen en visionar su futuro en tierras lejanas a las de su procedencia, sin mediar en los riesgos a los que se enfrentan en un periplo ilegal.

Al respecto, la oim, como organismo de Naciones Unidas, está destinada a trabajar en la promoción de “la migración humana y ordenada para beneficio de todos”, además de brindar “servicios y asesoramiento a gobiernos y migrantes”, para “asegurar una gestión ordenada y humana de la migración” y “promover la cooperación internacional sobre cuestiones migratorias”, entre otros elementos. Por todo ello, las formas de acceder a estos fundamentos de la OIM deberán ser cumplidas de algún modo, superando los obstáculos, pues los gobiernos donde se originan las migraciones no están dispuestos a confirmar su responsabilidad e incapacidad de brindar días mejores a sus habitantes.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia