La Gaceta Jurídica

Un millar de ediciones y temática particular

Entre noviembre y diciembre de 1999, La Gaceta Jurídica se organizó con el objetivo de ocupar un espacio importante en el ámbito profesional y de actividades del país, se trata del jurídico-legal, donde todas las personas tenemos algo que ver desde relaciones simples como nuestros derechos y obligaciones, hasta más complicadas como los aspectos civil y penal.

La Gaceta Jurídica / Oscar Rojas Thiele

00:00 / 31 de mayo de 2013

La justicia, la abogacía, el Derecho y los ordenamientos constitucionales y legales tienen un amplio espectro de acción, que depende de la realización de procesos, la ventilación de causas y los procedimientos necesarios para cumplirlos; pero, todo esto tiene que ver también con la investigación, el conocimiento mismo y el desarrollo de los instrumentos adecuados.

Debido a estos elementos que confluyen en el ordenamiento jurídico nacional, a poco de comenzar este siglo se incubó la idea de poner al servicio de la ciudadanía nacional un medio impreso que abarcará la información, el aporte teórico-metodológico y la difusión de documentación referido a la justicia y sus aplicaciones.

De este modo surgió La Gaceta Jurídica, cuyo objetivo central, como recuerda la periodista y abogada Erika Bruzonic, “fue el de abrir un espacio de análisis jurídico dentro de un medio masivo de comunicación que fuera impreso, (pues) existían ya programas de televisión que lo habían abierto, con las propiedades del lenguaje de la imagen y la inmediatez que eso supone”.

Para la jurista es muy explicativo de ese propósito el lema “Foro nacional del debate jurídico”, que desde el inicio acompaña al logotipo del periódico que circula dos veces por semana.

“Como el bisemanario contaba con el apoyo de los dueños de Comunicaciones El País SA, no tuvo grandes tropiezos para iniciarse. En los primeros 4 a 5 meses desde su lanzamiento con el primer número, se ajustaron algunas tuercas como la contratación de periodistas-abogados y no abogados puros para facilitar la línea editorial y la obtención de artículos, notas, reportajes especiales, etc.”, recuerda Bruzonic, quiene también fuera jefa de redacción y editora general de La Gaceta.

La salida a la calle del primer número el 4 de enero de 2000 y los posteriores lograron la satisfacción de las personas que trabajaban en la publicación, porque, “tenía un bajo porcentaje de devolución, alrededor del 5 por ciento en ese entonces. Eso era muy bueno”.

Por su parte, el ex Vicepresidente de la República y miembro del consejo editorial del medio, Luis Ossio Sanjinés, destaca que “llegar al número mil, en cualquier actividad, es muy expectable, esto demuestra un grado de continuidad que, sobre todo, en nuestro país bien merece ser apuntado”.

Para el abogado y académico la historia de La Gaceta Jurídica “empieza en la necesidad de tener un cuerpo informativo que tenga que abarcar el mundo jurídico, no sólo en el campo judicial, sino también en el área de los estudios jurídicos, tanto en la universidad como en los bufetes de los profesionales”.

El jurista y académico señala que “la sociedad cada día requiere ser tomada en cuenta en sus actividades, no solamente sociales o económicas, sino, particularmente, jurídicas, que son las que orientan y ayudan a construir una sociedad que sea cada día más integral, más moderna, más productiva sobre todo más científicamente proba”.

Ossio Sanjinés recuerda que fueron invitados como miembros del Consejo Editorial del periódico profesionales del campo jurídico reconocidos por su aporte a la sociedad y por su interés en la investigación y en la publicación de investigaciones, “de esa manera es que se logró el grupo que, prácticamente, en la tarea de continuidad de La Gaceta se encuentra hasta el presente. Continúan ellos como Consejo Editorial que, principalmente, aporta en forma más bien extraordinaria con trabajos y contenido para el avance La Gaceta Jurídica”.

Los primeros años

En una evaluación de los primeros años de circulación, Erika Bruzonic confiesa que “fueron años de esfuerzo, de prueba y error, de logros como contar con corresponsales en tres ciudades, Sucre, Cochabamba y Santa Cruz. Eso garantizaba la variedad en la cobertura de los hechos noticiosos en el ámbito jurídico a nivel, diríase, nacional. El equipo era grande, sólido y cada una de las personas que lo componían tenía muy claro cuál era su rol en el periódico”.

En su análisis, “el equipo dinámico que colaboraba incondicionalmente con su trabajo, siempre buscando optimizar procesos que pudieran traducirse en buenos resultados; es decir, en un periódico que comprara hasta la gente que no tuviese que ver con lo jurídico”, afianzó la circulación.

Hoy en día, La Gaceta Jurídica circula en todo el país, con agencias en todas las capitales de departamento para la recepción de documentos judiciales como edictos, testimonios y remates, entre otros, a precios reducidos para toda la población.

“En la parte operacional, La Gaceta Jurídica publica edictos, comunicaciones de los tribunales y de las acciones judiciales, (…) de los tribunales de justicia, el Consejo de la Magistratura, de los jueces y fiscales que deben tener un referente para sus actividades”, indica Ossio Sanjinés.

Del mismo modo, el medio es conocido por las páginas destinadas al tratamiento de temas legales y académicos del ámbito del Derecho. Por sus páginas han pasado y los hacen conocidos profesionales abogados y de otras áreas del conocimiento que han hecho letras relacionadas con la justicia y las leyes.

Entre los más importantes se encuentran los propios miembros del Consejo Editorial, además de reconocidos juristas como Gabriel Peláez Gantier, quien desde Sucre no ha dejado vacía su columna durante todos estos años. También aportan con su análisis inquietos legistas como Alan Vargas, Carlos Conde, Ery Castro, Ximena Guzmán e Iván Bascopé. Además de politólogos como Henry Pinto, de Cochabamba, y Franco Gamboa, de La Paz, entre otros. 

En diferentes periodos estuvieron enriqueciendo el debate y discusión de temas que competen al medio, los conocidos juristas Roque Camacho y Orlando Parada, desde Santa Cruz, los hermanos Salamanca Tadic, de La Paz, Orlando Rojas Baspineiro de Sucre y otros que, incluso sin saberlo, fueron incluidos en estas páginas a partir de sus interesantes trabajos publicados en agencias, páginas de internet y blogs de diversa procedencia.

Las secciones

Luis Ossio explica que desde ese punto de vista la publicación incorpora secciones que “concitan opiniones y aportes de investigadores del campo jurídico, profesores u otros miembros del mundo de la ciencia del Derecho; su aplicación ayuda a que se considere y se evolucione en este orden, por eso esa continuidad tiene su mérito y, al mismo tiempo, tiene una tarea de aporte a la sociedad en lo concierne a la publicidad de la cuestión jurídica y de las investigaciones en el área”.

Para el muchas veces presidente interino de Bolivia, este periódico “es definitivamente un campo que siempre está abierto a las sugerencias y a las iniciativas que se va a tener, pero no es fácil expandir la actividad y el aporte que hace La Gaceta Jurídica es a la investigación jurídica tomando el trabajo de los cientistas jurídicos abogados, doctores en derecho y la gente ligada a este campo, que aporta de manera cívica a la sociedad”.

Desde dentro

Por otra parte, Ximena Navarro, encargada de la parte administrativa de La Gaceta Jurídica, recuerda que a su llegada al medio ya existía la organización de un medio y sus secciones y que desde ese momento se veía que se buscaba “llenar el vacío, pues el Derecho no tenía un periódico una revista que se identifique con los abogados”.

Para Navarro, hasta el momento no se ha concretado los objetivos del periódico, pues éste “no es considerado con la importancia que merece. Puede llegar más con la gente de contacto que existe y estar bien posicionado, llenar esos espacios que se quería, pero aún es un medio difusor de avisos jurídicos y pero en el otro aspecto no tiene mucha fuerza”. Sin embargo, recordó que La Gaceta Jurídica se ha posicionado en la difusión de avisos con sus respectivos permisos para esta publicación, lo que favorece a la circulación.

Por otra parte, Victoriano Huayta, quien trabajó en al área de mensajería en el medio en el tiempo de su creación, recordó que la emoción fue grande cuando se vio el primer producto, pero que en los siguientes meses el proyecto parecía flaquear, “pensé que esto debía seguir, por eso le puse mucha fe y empeño en mi labor, esa fe ayudo a su estabilización”, comentó.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia