La Gaceta Jurídica

La minería ilegal

…es importante que las autoridades bolivianas hayan iniciado un proceso de control de esta situación delictiva, y es todavía más laudable que sea con sus pares de Perú y que existan compromisos, inicialmente en la linde con ese país, para que esta labor continúe…

Editorial

00:00 / 20 de septiembre de 2015

Además de las prácticas muy dañinas para el medio ambiente y los insignificantes beneficios que produce para la economía nacional el “cooperativismo” minero en Bolivia, la explotación de minerales tiene aspectos y ribetes complicados en diversos ángulos. En este entendido, uno de los más preocupantes es el de la “minería ilegal”, que se practica, en especial, en los grandes ríos de las regiones orientales, norteñas y occidentales del país, es decir en muchas partes.

Las zonas más aprovechadas por los mineros irregulares son las fronterizas y muchos de éstos son extranjeros de nacionalidad peruana y brasileña, quienes se establecen en ríos y en otras áreas próximas o en las líneas limítrofes de los departamentos de Santa Cruz, Beni, Pando y La Paz, sin descontar posibilidades de que existan acciones similares en el resto de la amplia colindancia con otras naciones.

A este respecto, en el pasado surgieron sospechas de que estos hechos de usufructo de minerales, en particular de oro, eran conocidos por personal militar que se encuentra destinado en los límites que rodean el territorio, cuyos miembros podrían estar involucrados o ser cómplices de esta situación que perjudica al erario nacional y que representa grandes daños ambientales en los puntos afectados.

No obstante, en decenas de años no se ha actuado en consecuencia desde los organismos del Estado, por lo que los ilegales se han reproducido y ganado espacios estructurando asentamientos con carácter semipermanente en algunos puntos de los citados, incluso contando con el apoyo de habitantes de poblaciones cercanas.

Por este panorama, es importante que las autoridades bolivianas hayan iniciado un proceso de control de esta situación delictiva, y es todavía más laudable que sea con sus pares de Perú y que existan compromisos, inicialmente en la linde con ese país, para que esta labor continúe y se evite la práctica ilícita de la extracción de minerales.

La primera operación de control fue cumplida el último martes en el río peruano Madre de Dios, donde mineros ilegales cruzaron la frontera hacia Bolivia pero fueron interceptados por las autoridades de ambos países, quienes incautaron 21 “campamentos flotantes”, además de material, maquinaria y otros instrumentos que utilizan los furtivos.

La actuación estuvo organizada por el Alto Comisionado en Asuntos de Formalización de la Minería, Interdicción de la Minería Ilegal y Remediación Ambiental de Perú, Antonio Fernández, y desde Bolivia el director nacional de la Autoridad Jurisdiccional Administrativa Minera (ajam), Carlos Soruco, y por el general retirado Edwin de la Fuente, de la Agencia para el Desarrollo de las Macroregiones y Zonas Fronterizas (Ademaf).

Según informes de los medios de difusión, luego de la intervención los encargados del operativo de ambas partes se reunieron en Puerto Pardo, un puesto fronterizo peruano, donde se evaluó las acciones y se asumió compromisos para la erradicación de la minería ilegal y proteger el medio ambiente en el área descrita. Con este ejemplo, será satisfactorio que se actúe del mismo modo en otras zonas y que esto tenga carácter permanente con desplazamientos como los que tendrán los mineros clandestinos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia