La Gaceta Jurídica

La naturaleza jurídica de los organismos de integración latinoamericana

Aparentemente el término integración desde una perspectiva de economía está fuertemente vinculado al o los conceptos de mercado o mercado global, de modo que según determinados estudios, algunos mercados locales pueden encontrar mayores y mejores espacios y oportunidades en relación a su vinculación con otros mercados….

Los países integrantes de la Comunidad Andina

Los países integrantes de la Comunidad Andina Foto: www.eumed.net

Sergio R. Castro

00:00 / 20 de junio de 2014

En el presente artículo procuraré desmitificar la relación entre dos conceptos que aparentemente son sinónimos pero en el fondo no, o cosas que aparentemente son iguales y en el fondo son diferentes: a) la diferencia entre procesos de integración y derecho internacional público y b) la diferencia entre integración económica y supranacionalidad. He notado que localmente a veces los manejamos como sinónimos cuando en el fondo no son, y al mismo tiempo que las describen como cuestiones completamente desvinculadas, cono en el fondo existen relaciones subrepticias o no aparentes entre ellas, pero cuando se entiende su naturaleza intrínseca de desnudan.

Aparentemente el término integración desde una perspectiva de economía está fuertemente vinculado al o los conceptos de mercado o mercado global.1, de modo que según determinados estudios, determinados mercados locales pueden encontrar mayores y mejores espacios y oportunidades en relación a su vinculación (alianza, amistad, acercamiento, asociación) con otros mercados locales, vinculación que aparentemente podría ser respaldada y facilitada (o quizás no) por una vinculación institucional con el Estado. Entonces, un mercado local (digamos el mercado boliviano) si no cuenta material o formalmente con esta vinculación económica (integración), no podría tener muchas oportunidades o quizás su desarrollo podría limitarse o mermarse. Por ende, uno de los factores de su éxito podría ser su apertura o vinculación con otros mercados.

Este concepto me recuerda mucho (y lo digo con la experiencia de alguien que no ha desarrollado sus actividades en el ámbito mercantil) a la vinculación de algunos pueblos en la antigüedad como, V. Gr., la relación entre los comerciantes de seda chinos con sus compradores comerciantes romanos, el caso de los comerciantes de especias y té hindúes con Europa antes y después de la conquista, o con el café sur americano con los compradores europeos. Y ahora, en un mundo donde las distancias se acortaron, la compraventa de productos desde y para diferentes mercados locales parece más fácil, desnudando un hecho importante, ante esa facilidad los acercamientos institucionales y normativos se hacen más necesarios y viabilizarían dichas relaciones; más o menos como cuando los romanos estaban conscientes de su necesidad de relacionamiento comercial con los pueblos del norte, pero no estando dispuestos a reconocer personalidad y mucho menos ciudadanía, regularon lo que constituiría uno de los cimientos del moderno derecho internacional privado, el ius Gentium.

Para el conceptualizador más importante para los procesos de integración, Bela Balassa, la integración “es el proceso o estado de cosas por las cuales diferentes naciones deciden formar un grupo regional”.2, en el marco del elemento proceso, este autor lo define en el marco de diferentes etapas que serían las siguientes.3: zona de preferencias (arancelarias), zona de libre comercio, unión aduanera, mercado común y comunidad económica y por último, integración política.4. Teniendo claro el sentido, podríamos entender que la integración económica puede ser mayor o menor según en qué etapa del proceso de encuentre; asimismo, dadas las características de cada una de las etapas, en especial la última, que implica la integración de políticas estatales, podemos entender que este proceso es de naturaleza estrictamente económica y comercial, y que por tanto tiene una fuente meramente social que amerita un nivel particular y restringido de participación del Estado.

Con respecto a este nivel de participación del Estado determinado como particular y restringido, dado que el proceso de integración parte del mercado en sí, este rol restrictivo implica formalmente que el Estado deberá respaldar las relaciones y vínculos establecidos y potenciales entre sujetos privados a través de incentivos y seguridades jurídicas; me explico, asumiendo el mercado boliviano como susceptible de integrarse a algunos mercados locales extranjeros o compuestos por varios mercados locales aliados, digamos el mercado chino para la adquisición de determinados productos demandados por el mercado local boliviano, entonces primero debe haber la necesidad local de la compra de dichos productos, ello es cuestión propia del mercado boliviano, luego deben existir comerciantes dispuestos a comprar y distribuir a la demanda local, cuestión propia del mercado local, exista o no el respaldo institucional, sea fácil o no el intercambio comercial si hay una demanda la oferta aparecerá, de modo que si existen acuerdos entre Bolivia y China, que es el caso de nuestro ejemplo, en el marco de procesos de integración, posiblemente los flujos económicos sean más dinámicos y podríamos hablar de crecimiento del mercado y de la económica. Todo este lenguaje, con las excusas puestas por un abogado hablando de economía, solo puede demostrar que los procesos de integración son de naturaleza económica y podrían o no sincronizarse con procesos políticos o de institucionalidad supranacional, internacional o de diferente índole.

¿Dónde entran en juego entonces los dos conceptos planteados al principio, el derecho internacional público y las instituciones y el derecho supranacionales?

Hablamos líneas arriba del correlato, acompañamiento, respaldo de las relaciones comerciales, materiales, formales o potenciales, de la institucionalidad estatal, del respaldo político/normativo/regulatorio del Estado; entonces, el Estado como soberano, regula determinadas relaciones jurídicas y decide dejar al arbitrio del individuo el resto. De nuevo en los procesos el Estado puede asumir determinadas políticas en relación al acercamiento de su mercado con otros mercados extranjeros, facilidades e incentivos para la venida de productos extranjeros o la salida de productos locales, dificultades o facilidades comerciales según intereses públicos, regulación o desregulación de actividades, importaciones o exportaciones, son cuestiones que los estados van a determinar como parte de su voluntad e intereses.

Entonces, el Estado comienza a manifestar su voluntad soberana en el plano interno a partir de su orden interno, regulando o desregulando según se convenga o así lo haya decidido, pero existen algunas relaciones que según convenga respaldar actividades del mercado interno, van a implicar acercarse a otros decisores de políticas semejantes para otros mercados (obviamente mercados extranjeros) y poder así generar acercamientos, conciliar intereses conjuntos y posteriormente establecerles un marco normativo e institucional; entonces, los Estados acordarán por medio de tratados obligaciones conjuntas que podrán respaldar determinadas políticas de integración en función a su acercamiento a determinados mercados extranjeros, establecerá entonces acuerdos de libre comercio, acuerdos de zonas de libre comercio, acuerdos de mercados comunes y demás. Para hacerlos viables, los estados buscado arreglos institucionalizados de acuerdo a su conveniencia, y comienzan a constituir organismos de diferente naturaleza para el cumplimiento de dichos compromisos; de este modo se crean organismos de derecho internacional público, o mejor dicho, organismos internacionales para que en el marco del derecho internacional vayan constituyendo este espacio institucional de regulación/desregulación que le interese al Estado.

A veces, la institucionalidad bajo la fórmula del derecho internacional, debido al principio de igualdad soberana no es suficiente a los propios intereses estatales, y quizás por ello convienen en constituir normas e instituciones de una naturaleza diferente a la internacional, constituyendo normas e instituciones de naturaleza supranacional, de modo que las decisiones del organismo sean vinculantes directamente al derecho local de los Estados. Europa ha decidido constituir una institucionalidad supranacional para (entre otros espacios de regulación) regular cuestiones de naturaleza mercantil internacional (integración) entre sus mercados internos y de estos con mercados externos; en cambio, el devenir de la institucionalidad de los procesos de integración (sur)americanos ha pasado más bien por una experiencia de corte internacionalista, y así podríamos entenderlas, como instituciones u organismos internacionales que tienen como objeto, regular ciertas cuestiones mercantiles y de procesos de integración económica. Quizás éste sea el elemento subrepticio común y más significativo entre la Comunidad Andina y el Mercosur.

CITAS

1. Ver. Conesa Eduardo R., Conceptos fundamentales de la integración económica [en línea: http://www10.iadb.org/intal/intalcdi/integracion_latinoamericana/documentos/071-Estudios_Economicos.pdf] (22/05/2014).

2. Citado por Conesa Eduardo R. Ob. Cit. pág. 2.

3. Proceso como bien sabemos es un conjunto de pasos o etapas consecutivas donde el advenimiento de una implica la preclusión de otra.

4. En el sentido de Bela Balassa, concretamente el término usado es: policy integration, que en realidad debería traducirse con una acepción referida a integración de políticas o políticas estatales integradas, y por tanto, inducir a que la última etapa del proceso de integración es la institucionalización de organizaciones es muy forzada. Ver. Ob. Cit. pág. 6.

Abogado, Vicepresidente del instituto de Estudios Internacionales (IDEI-Bolivia), Docente de Derecho Internacional Público-UMSS.

Este artículo fue publicado en la Revista del Instituto de Estudios Internacionales, año 4, N° 79 del 2014.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia