La Gaceta Jurídica

El prejuicio y el poder

En torno a la Ley 045

La población boliviana persiste en su rechazo a los actos de discriminación y apoya la Ley 045.

La población boliviana persiste en su rechazo a los actos de discriminación y apoya la Ley 045. Foto: gobernaciondecochabamba.bo

00:00 / 07 de julio de 2015

Hace unas semanas, el padre Mateo Bautista, tocado por la situación de los enfermos de cáncer, quienes no cuentan con un hospital oncológico, encabezó una campaña para solicitar al Estado la asignación del 10% del Presupuesto General de Estado (pge) para el área de la salud, esto provocó que el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, se enfadara y tilde al sacerdote de “mentiroso”.

Dijo que su intensión era “cercenar los derechos constitucionales de los bolivianos, nos quiere matar a los bolivianos” y que la intensión del padre Mateo era hacer campaña política con el tema de la salud, escudado en una sotana, escondiendo intereses “premeditados y oscuros”.

Días después, el vicepresidente Álvaro García, en una entrevista en el programa “Esta casa no es hotel”, se refirió reiteradamente al padre como un “extranjero”, dando a entender que por esa condición no tiene razón para involucrarse en los asuntos de salud o cualquier tema que incumba a los bolivianos.

Ley N° 045 de 8 DE octubre de 2010 

Esta norma, la Ley Contra el Racismo y toda forma de Discriminación, establece líneas de comportamiento para no incurrir en errores, que más parecen ser estrategias de poder, como lo veremos más adelante.

Entre sus principios están:

a) La interculturalidad. Que es la interacción entre las culturas, que se constituye en instrumento para la cohesión y convivencia armónica y equilibrada entre todos los pueblos y naciones para la construcción de relaciones de igualdad y equidad de manera respetuosa.

b) La igualdad. Que admite que los seres humanos nacemos libres e iguales en dignidad y derecho y que el Estado promoverá las condiciones necesarias para lograr la igualdad real.

c) La equidad. Que reconoce la diferencia y el valor social equitativo de las personas para alcanzar la justicia social y el ejercicio pleno de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales.

d) La protección. Todos los seres humanos tienen derecho a igual protección contra el racismo y toda forma de discriminación, de manera efectiva y oportuna en sede administrativa y/o jurisdiccional, que implique una reparación o satisfacción justa y adecuada por cualquier daño sufrido como consecuencia del acto racista y/o discriminatorio.

También define la discriminación: toda forma de distinción, exclusión, restricción o preferencia fundada en razón de sexo, color, edad, orientación sexual e identidad de géneros, origen, cultura, nacionalidad, ciudadanía, idioma, credo religioso, ideología, filiación política o filosófica, estado civil, condición económica, social o de salud, profesión, ocupación u oficio, grado de instrucción, capacidades diferentes y/o discapacidad física, intelectual o sensorial, estado de embarazo, procedencia, apariencia física, vestimenta, apellido u otras que tengan por objetivo o resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de derechos humanos y libertades fundamentales reconocidos por la Constitución Política del Estado (cpe) y el Derecho internacional.

Otra definición importante es la de discriminación racial, que se entiende como toda distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en motivos de raza o por el color, ascendencia u origen nacional o étnico que tenga por objeto o por resultado anular o menoscabar, directa o indirectamente el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos humanos y libertades fundamentales reconocidos en la cpe y las normas internacionales de Derechos Hu- manos, en las esferas política, económica, social, cultural o en cualquier otra esfera de la vida pública y/o privada.

También define al racismo como toda teoría tendente a la valoración de unas diferencias biológicas y/o culturales, reales o imaginarias en provecho de un grupo y en perjuicio del otro, con el fin de justificar una agresión y un sistema de dominación que presume la superioridad de un grupo sobre otro.

De la raza dice que es una noción construida socialmente, desarrollada a lo largo de la historia como un conjunto de prejuicios que distorsiona ideas sobre diferencias humanas y comportamiento de grupo. Utilizada para asignar a algunos grupos un estatus inferior y a otros un estatus superior que les dio acceso al privilegio, al poder y a la riqueza.

Toda doctrina de superioridad basada en la diferenciación racial es científicamente falsa, moralmente condenable, socialmente injusta y peligrosa y nada en la teoría o en la práctica permite justificar la discriminación racial.

Y la xenofobia, que se entiende como el odio y rechazo al extranjero o extranjera, con manifestaciones que van desde el rechazo más o menos manifiesto, el desprecio y las amenazas, hasta las agresiones y diversas normas de violencia.

Delitos contra la dignidad del ser humano

En el Capítulo II, del Título III del Libro Primero del Código Penal, se incorporó la disposición de elevar en un tercio el mínimo y en un medio el máximo en las penas para delitos tipificados en la Parte Especial del Código y otras leyes penales complementarias cuando hayan sido cometidos por motivos racistas y/o discriminatorios descritos en los artículos 281 bis y 281.

También se modificó el Título VIII del Libro Segundo del Código Penal, que ahora señala “Delitos contra la vida, la integridad y la dignidad del ser humano”.

Asimismo, se incorporó en el Título VIII del Libro Segundo del Código Penal el “Capítulo V”, denominado “Delitos contra la Dignidad del Ser Humano”, el mismo que comprende la disposición contra el racismo de la siguiente manera:

Artículo 281 bis.- (Racismo). I. La persona que, arbitrariamente e ilegalmente, restrinja, anule, menoscabe o impida el ejercicio de derechos individuales o colectivos por motivos de raza, origen nacional o étnico, color, ascendencia, pertenencia a naciones y pueblos indígena originario campesinos o el pueblo afroboliviano o uso de su vestimenta o idioma propio, será sancionado con pena privativa de libertad de tres a siete años.

II. La sanción será agravada en un tercio el mínimo y en una mitad el máximo cuando: a) El hecho sea cometido por una servidora o servidor público o autoridad pública (…).

Artículo 281 ter.- (Discriminación). La persona que arbitrariamente e ilegalmente obstruya, restrinja, menoscabe, impida o anule el ejercicio de los derechos individuales y colectivos, por motivos de sexo, edad, género, orientación sexual e identidad de género, identidad cultural, filiación familiar, nacionalidad, ciudadanía, idioma, credo religioso, ideología, opinión política o filosófica, estado civil, condición económica o social, enfermedad, tipo de ocupación, grado de instrucción, capacidades diferentes o discapacidad física, intelectual o sensorial, estado de embarazo, procedencia regional, apariencia física y vestimenta, será sancionada con pena privativa de libertad de uno a cinco años.

I. La sanción será agravada en un tercio el mínimo y en una mitad el máximo cuando: a) El hecho sea cometido por una servidora o servidor público o autoridad pública (…).

Artículo 281 quater.- (Difusión e Incitación al Racismo o a la Discriminación). La persona que por cualquier medio difunda ideas basadas en la superioridad o en el odio racial, o que promuevan y/o justifiquen el racismo o toda forma de discriminación, por los motivos descritos en los artículos 281 bis y 281 ter, o incite a la violencia, o a la persecución, de personas o grupos de personas, fundados en motivos racistas o discriminatorios, será sancionado con la pena privativa de libertad de uno a cinco años.

I. La sanción será agravada en un tercio del mínimo y en una mitad del máximo, cuando el hecho sea cometido por una servidora o servidor público, o autoridad pública (…).

El prejuicio como instrumento del poder

Michel Foucault enseña que “toda relación de fuerzas es una relación de poder, toda fuerza ya es relación, es decir, poder: la fuerza no tiene otro objeto ni sujeto que la fuerza”.

Por otro lado, Pierre Bourdieu corrobora que el poder es presencia ineludible y aparece solo como relación de fuerzas, enfrentamiento, “todo poder de violencia simbólica, o sea, todo poder que logra imponer significados e imponerlas como legítimas disimulando las relaciones de fuerza en que se funda su propia fuerza, añade su fuerza propia, es decir, propiamente simbólica, a esas relaciones de fuerza”. Hay una certeza sobre el ocultamiento del poder, sobre la fórmula de su ejercicio, de su operación social. Las relaciones de fuerza que están ocultas por otras relaciones de fuerza donde lo que entra en combate son otros pertrechos, otras armas.

Por su formación intelectual, es dudoso que el vicepresidente García sea racista o xenofóbico, sin embargo, no quepa duda que, al reiterar tantas veces el hecho de que el padre Mateo es “un extranjero que se mete en asuntos que competen solo a bolivianos”, su búsqueda es reforzar los prejuicios de la población en contra de los extranjeros, ejerciendo con su discurso violencia simbólica.

En otro momento de la entrevista, se refirió a los trotskistas, como “enfermos” y “locos” porque, según el Vicepresidente, ellos quieren encajar la realidad a su ideología.

Es verdad que el método científico exige observar la realidad y a partir de ella teorizar, no al revés, pero ese error no solo lo comete la izquierda trotskista, sino mucha gente que no es de izquierda e, incluso, muchos masistas desconocen de qué se trata el “método científico”.

Al referirse a los trotskistas como “enfermos y locos” se los discrimina por su ideología y su forma de pensar, al referirse al sacerdote como “extranjero” se lo discrimina por su nacionalidad y origen étnico, al decirle que “se esconde detrás de una sotana” se lo discrimina por su creencia religiosa. En este país, la discriminación es un delito contra la dignidad del ser humano.

Fuente

Ley N° 045, de 8 de octubre de 2010, Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación.

Sociología. Light, Keller y Calhoun, Quinta edición, Editorial McGraw Hill, Colombia, 1991.

Moreno, Hugo César. Bourdieu, Foucault y el poder.

Es economista, egresada de Derecho y diplomada en Pedagogía para la educación superior y en Diplomacia Cultural de los Pueblos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia