La Gaceta Jurídica

El señorío del transporte

…no es posible que la población siga aceptando la arbitrariedad y que los choferes continúen ignorando que un mejor servicio de buses y minibuses sindicalizados y libres significará mejores ingresos para sus afiliados.

Editorial

00:00 / 17 de enero de 2014

Si bien ha quedado desactivada la acción de fuerza que los choferes sindicalizados iban a practicar la próxima semana en La Paz, la amenaza continúa en pie en caso de que en algún nivel se busque mejorar el servicio de transporte en las ciudades del país, pues no se trata sólo de la sede de gobierno y la ciudad de El Alto, sino de que los federados y “libres” tienen en sitio a varias regiones del territorio.

Son recientes las acciones protagonizadas por conductores del servicio público en Cochabamba por el tema de las tarifas de pasajes y en Santa Cruz debido al proyecto de utilización de taxímetros, lo mismo sucedió con los precios en el transporte interdepartamental. Esto demuestra la intransigencia y el abuso del poder de facto que tiene el sector en el territorio nacional, aprovechando de que se trata de un mal necesario para el cumplimiento de las actividades de la población.

Este es precisamente el leit motiv (motivo central) que tienen los dirigentes de este gremio para evitar cualquier empeño de avances: practicar su monopolio como prestadores privados del servicio permaneciendo fuera de toda normativa, ausentes del cumplimiento de las leyes de tránsito y negligentes en su deber. Y no se trata de cuidar el derecho al trabajo o el medio de subsistencia de sus familias, sino que se ignora la necesidad de mejorar por un bien propio y de dignidad para el mismo chofer una labor que debiera ser elogiada por el sacrificio que representaría si estuviese bien cumplida.

De cara a este acuciante problema de carácter nacional en calles y carreteras, el municipio de La Paz, por ejemplo, como una búsqueda de soluciones a la necesidad de un buen servicio de transporte para la población, ha puesto en marcha el proyecto de un servicio de buses de la comuna que circularán en las zonas y rutas donde los choferes y sus líneas no llegan, lo cual ha sido recibido por la ciudadanía como un alivio a su desesperación y permanente quebranto de nervios.

De este modo se ha conocido un amplio apoyo al plan edil y de rechazo a los transportistas privados, situación que no ha gustado a los dirigentes de estos sindicatos, quienes, en lugar de proponerse una mejora en su trabajo para recuperar el apoyo de la gente, sólo atinan a las amenazas. El raciocinio es tan limitado en este aspecto, que no se termina de entender que los buses municipales servirán en rutas alternas y sólo con pasos necesarios por rutas troncales, por lo que no se retirará ninguna línea de transporte, según el plan de la alcaldía que seguramente volverá a ser explicado a los dirigentes.

La falta de discernimiento en el sector no deja ver que la ciudad cada vez necesita más fluidez y que la forma de servicio actual de transporte se irá saturando más y que, pese a las oposiciones que pongan, los vecinos parecen unirse esperando la renovación del sistema. Por otra parte, no es posible que la población siga aceptando la arbitrariedad y que los choferes continúen ignorando que un mejor servicio de buses y minibuses sindicalizados y libres significará mejores ingresos para sus afiliados. No parece difícil darse cuenta de que es más inteligente cambiar el estado de cosas y ver las perspectivas como gremio asumiendo deberes y cumpliendo funciones para ser aceptado y halagado.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia