La Gaceta Jurídica

La “señorita de buena presencia” sigue vigente

La Defensora del Litigante

La Gaceta Jurídica / Ximena Guzmán Pinilla

00:00 / 28 de junio de 2013

¿Cuál es la falta en la que incurren quienes hacen ofertas laborales discriminadoras y engañosas? Los diarios son las principales vitrinas de estos avisos bajo el rótulo de “empleos” y, lamentablemente, el lector asocia al medio de comunicación con publicaciones clasificadas que van contra la ley.

La Constitución Política del Estado (cpe) considera al Trabajo y al empleo como derechos fundamentales y, en sus artículos 46 y siguientes, establece la protección al ejercicio laboral en todas sus formas. En el marco del derecho al trabajo sin discriminación, el Decreto Supremo Nº 0213, de 22 de julio de  2009, indica mecanismos y procedimientos que garanticen el derecho de toda persona a no ser afectada por actos de discriminación de ninguna naturaleza en procesos de convocatoria y/o selección de personal interno y externo, siendo el ámbito de aplicación los sectores público y privado.

Art. 3 “…no se admitirá discriminación ni parámetros que busquen descalificar a los postulantes por razones de sexo, edad, creencia religiosa, género, raza, origen, ideología, política, apariencia física, estado civil, personas que viven con el vih sida y otros que tengan por objeto o resultado anular o menoscabar el reconocimiento goce o ejercicio en condiciones de igualdad, de los derechos de toda persona  quedando prohibida la publicación en medios de comunicación social, escrita y oral, radial, televisiva u otro medio de información masivo, de convocatorias que infrinjan los dispuesto”.

Contrariamente a lo que manda la norma, encontramos avisos como los siguientes: “Se necesita personal (varón) para fábrica de embutidos”; “Urgente, se necesita señoritas de buen aspecto para atender tienda de celulares…”; “Necesito personal femenino para ayudante en tienda comercial, preferentemente cristiana, entre 22 y 24 años de edad, con carta de recomendación de su pastor…”; “Contrato ya!! Personal femenino, con o sin experiencia para atender whiskería…”; “…las personas interesadas enviar CV con fotografía reciente a …”; “necesito niñera cama adentro, sin estudios…”; “ Se requiere personal para el área de caja y atención al cliente preferentemente persona del departamento de Chuquisaca…”; “Necesito de preferencia joven de 15 a 18 años para limpieza y mantenimiento de jardín…”; “Necesito vaquero, soltero sin hijos, que no tome…”

En los ejemplos se confirma que los empleadores están disfrazando la oferta para otros fines. La buscada señorita  para la tienda de celulares podría ser un varón, si lo que importa es la atención al cliente, y el “buen aspecto” de esa persona puede ser reemplazado por un conocimiento amplio sobre aparatos electrónicos, finalmente el comprador quiere un celular y no a la señorita. En la búsqueda de mujeres cristianas entre 22 y 24 años... ¿habrá  diferencia entre la calidad de atención que puedan ofrecer  las mujeres mayores? Para hablar en términos cristianos la biblia dice, refiriéndose a Jesús, “no todo el que me dice Señor, Señor, entrará al Reino de los Cielos”.

¿Será que una mujer por ser cristiana se desenvuelve mejor laboralmente que una católica o una atea? ¿Cuál será el objetivo para exigir la carta del Pastor? En cuanto a la búsqueda del joven entre 15 y 18 años, más importante que buscar el género sería pedir la autorización de los padres, ya que la ley dice que los menores de edad necesitan tal permiso. Al vaquero, ¿alguien podrá impedirle tener hijos? La vida es otro derecho fundamental  consagrado en la Constitución y la paternidad está asimismo protegida con la inamovilidad funcional.

Si este vaquero toma o no toma (bebidas alcohólicas) es una decisión personal siempre que no se embriague en horas de trabajo. Para el ejemplo de la señorita cama adentro sin estudios, ¿acaso el Estado no promueve  básicamente la alfabetización? Los ciudadanos tienen el derecho y el deber de cultivarse.

¿Por qué buscar una persona que no estudie? ¿Será acaso para manipularla más fácilmente?

Para los casos mencionados, la Ley prevé un remedio en el artículo 4.2 del DS 0213, “las personas afectadas por tratos discriminatorios, además de las impugnaciones que presenten, podrán solicitar al Ministerio de Trabajo Empleo y Previsión Social la revisión de dichos procesos a través de la Dirección General de Trabajo, Higiene y Seguridad Ocupacional. Para la administración pública y privada la sanción es severa, pudiendo declararse nulo el proceso de contratación realizado sin perjuicio de la sanción correspondiente por infracción a leyes sociales para la máxima autoridad de la entidad estatal o para el representante legal de la empresa, dependiendo el caso.

Cuando una persona busca trabajo a través de los diarios no sólo que se siente discriminada, sino engañada. En un diario cruceño, una conocida  fundación buscó hace un mes cinco personas para colocar avisos publicitarios en la web con un salario de 400 dólares, una vez que el interesado obtuvo una cita se dio cuenta que no era el único y que en lugar de una entrevista de trabajo tendría una pesada sesión grupal de cómo hacerse millonario concretando al menos cinco contratos para una empresa de telecomunicaciones extranjera.

La llave del éxito es invertir entre 1.400 a 15.000 dólares para ingresar a esa cadena. ¿Acaso las personas que buscan trabajo no necesitan ganar plata y no gastarla?  Tratándose de una empresa internacional, ¿a quién acudir en caso de estafa?

Otro conocido instituto ofrece trabajo a jóvenes para repartir volantes a cambio de 1200 bolivianos mensuales. En la entrevista, estos inexpertos jóvenes se enteran que tienen que pagar 200 para obtener el empleo y, además,  conseguir por lo menos dos alumnos nuevos por gestión si quieren mantener el puesto.

Obviamente que no conseguirán los dos matriculados nuevos y tendrán dos opciones a elección: o pagar ellos mismos esas matrículas o perder sus 200 bolivianos, además de su empleo, claro está. ¿Será esta práctica legal?

Los empresarios que ofrecen cien dólares semanales por cuestiones sencillas o aquellos que ofrecen ganar entre 300 y mil dólares en ratos libres no son más que intermediarios entre la ciudadanía desocupada y alguna empresa internacional cuyo único contacto es el internet. Para estos supuestos empleadores, la hoja de vida o el Currículum del trabajador es lo de menos cuando lo único  que buscan es captar una inversión. 

El Derecho al Trabajo debe garantizarse si se pretende un mejor desarrollo humano. Si tanto nos afecta la inseguridad ciudadana, habrá que cuestionarse por los motivos que la originan. Alcohol, drogas y delincuencia son parte de un círculo vicioso que coincide en alguna parte con la falta de empleo. Como autoridades alguna acción habrá de tomarse comenzando por la oferta laboral mentirosa y discriminadora y, como sociedad, no podemos fomentar  estas prácticas de las que podemos ser víctimas.

Es periodista (facebook.com/ladefensora.dellitigante).

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia