La Gaceta Jurídica

El silogismo violatorio del Derecho de Asociación

Para entender los propósitos y valores que están tras las reglas insertas en la Ley 351 de 18 de marzo del 2013 (Ley de Otorgación de Personalidades Jurídicas), recordemos el refrán “tu peor enemigo es tu examigo” y analicemos los hechos y el derecho de esta norma a la luz de la sabiduría popular.

Por efectos de la globalización existe crecimiento de las instituciones internacionales.

Por efectos de la globalización existe crecimiento de las instituciones internacionales. Foto: mkt2punto0.blogspot.com

Oscar Alba S

15:44 / 05 de mayo de 2016

Las organizaciones no gubernamentales (ong) instaladas en Bolivia son designadas con varios nombres, “instituciones privadas para el desarrollo social (ipds)” o “fundaciones para el desarrollo”. En casos más genéricos como “organizaciones sociales” y otros civiles o empresariales.

Los hechos

Es relativamente fácil constatar que varias de estas organizaciones se ligaron a movimientos internacionales con color político; pero que tenían un lugar privilegiado de acción en Bolivia es un poco más difícil de demostrar. Sin embargo, que varias de estas organizaciones aportaron a la creación, existencia y desarrollo de partidos como el Movimiento al Socialismo (mas) y a su crecimiento y éxito político y que variopintas lo hicieron con otros del espectro político boliviano seguramente será negado hasta tres veces en una noche por quienes fueron parte de ese accionar.

Es que, innegablemente, los procesos de cambio político y los de la globalización de los poderes corren de modo paralelo y unos afectan a los otros; así lo podemos constatar en relatos como el de R. Calduch (1) quien muestra que, hace más de una centuria, Carlos Marx, entre otros, levantó la bandera del internacionalismo con la creación de la Asociación Internacional de Trabajadores o Primera Internacional (Londres, 28 de septiembre de 1864).

Así se presentó el primer escenario para la globalización política y explosionó en la segunda, tercera y cuarta internacionales, todas reclamando ser de origen socialista (¿marxista?); en algunos casos con matices imperiales como el Komintern y la Kominform, dignamente seguidas por otros movimientos internacionales, entre ellos la Internacional Liberal o Demócrata Cristiana.

Como si esto fuese poco, diversas agrupaciones de sindicatos se atrevieron a internacionalizarse y crear mecanismos de apoyo a sus actividades transnacionales.

También es evidente que las ong más importantes se hallan ligadas a la Iglesia Católica, a través de sus órdenes religiosas o proyectos laicos acordados con la sociedad y el Estado, o a iglesias cristianas y que, en muchos casos, logran alto impacto político.

No quiero ignorar lo que parece más evidente en el caso de “organizaciones de la sociedad civil”, cuyo impacto global es notorio, como ocurre con Médicos sin Fronteras, Human Right Watch y otras con presencia en el país.

Tampoco se puede ignorar a instituciones creadas, financiadas y dirigidas por Estados como “organizaciones de cooperación y desarrollo”, entre otras, la expulsada Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo (Usaid), la Agencia Japonesa (jica), la Alemana (giz) y varias derivadas que accionan a través de partidos políticos en los países.

No debemos ignorar que entre los efectos de la globalización (2) se halla el crecimiento de las instituciones internacionales, que, como toda obra humana, tienden a contribuir a la mejor/peor calidad de vida de los humanos, puesto que, entendemos, no se trata únicamente de sus declaraciones, sino de la asertividad de su accionar en la existencia de las instituciones públicas o privadas.

En pocas palabras, las ong son producto de la globalización económica, política y de los sentidos, no podrá eludirse pero sí elucidarse y para ello debe ser adecuadamente entendida, veamos.

Del derecho

Por las características de los hechos descritos, podemos intuir que en la globalización existen varios niveles legislativos o de emisión normativa, tanto de origen como de destino, así entendemos que la constitución de las instituciones transnacionales, como son las ong, se halla reglada por requisitos legales de origen, de domicilio o de nacionalidad donde se constituyen.

También están sujetas a la legislación de los espacios físicos donde realizan sus actividades, como ocurre con las que tienen estatus consultivo en las organizaciones intergubernamentales (oig) y en los territorios de los estados donde consideran que realizan una contribución positiva. Quizá esta valoración condiciona la posición frente a las regulaciones estatales, también regladas por leyes del lugar de acción, actuación o activismo, como ocurre en Bolivia como territorio de destino y que no necesariamente tienen claro el objeto hasta aquí descrito.

Para muestra un botón

La Ley 351 de 2013 tiene por objeto regular la otorgación y el registro de personalidades jurídicas a las “organizaciones sociales, organizaciones no gubernamentales, fundaciones y entidades civiles sin fines de lucro, que desarrollen actividades en más de un departamento y cuyas actividades sean no financieras” (art. 1).

Como queda claro desde el objeto, tiene varios sujetos obligados, pero no especificados por su relación transnacional, excepto en el caso de las ong que, por definición (art. 4.3) si tienen financiamiento extranjero y que además están obligadas a su registro en el Ministerio de Relaciones Exteriores y a la suscripción de un “Acuerdo marco de cooperación básica” con el Estado Plurinacional, que les permita operar legalmente en el territorio.

El resto de las organizaciones o instituciones que están siendo sometidas a condiciones que le permiten al Estado “revocar la personalidad jurídica” (Ley 351, art. 14), sin que medie el criterio de terceros, como son los jueces o autoridades independientes, estaría violando la libertad de asociación reconocida en el Derecho Internacional de los Derechos Humanos y la Constitución Política del Estado Plurinacional (cpe), en especial en su art. 21 numeral 4; art. 26 II.1; art. 28 y otros, al igual que la jurisprudencia internacional difundida, como ocurre con el art. 16 de la Convención Americana de Derechos Humanos, concordante con la SC. 0112/2004 (3).

Concluyo afirmando que la generalidad y falta de precisión de la Ley 351 la hacen contraria al derecho de los Derechos Humanos válidos y vigentes en el Estado Plurinacional.

Notas

1. Calduch R. Relaciones Internacionales, Ed. Ediciones de Ciencias Sociales, Madrid, 1991, pág. 9 y ss.

2. También es tratada como internacionalización o mundialización en el sentido de sus primeras manifestaciones.

3. Ver en nuestro libro “La Constitución Política y el Derecho Internacional de los Derechos Humanos”, Instituto de Estudios Internacionales (IDEI), Cochabamba, Bolivia, 2013.

Es abogado, presidente del IDEI Bolivia y docente de Derecho Internacional Público en las universidades Mayor de San Simón, Salesiana de Bolivia y Simón I. Patiño de Cochabamba.

Tomado de: Revista N° 99 del Instituto de Estudios Internacionales (IDEI), abril de 2016.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia