La Gaceta Jurídica

La trata del espionaje

…los países espiados decidieron tomar partido a favor de su vigilante y acosar al primer mandatario boliviano como sospechoso de transportar a Snowden en su avión presidencial, en esta etapa se produjo una violación flagrante al Derecho Internacional.

La Gaceta Jurídica / Editorial

00:00 / 05 de julio de 2013

Para gran parte del mundo fue hasta hace poco una fantasía el hecho de que Estados Unidos practicaba el espionaje a escala global, violando la privacidad de las personas en cualquier país al penetrar en las comunicaciones telefónicas y de internet como los correos electrónicos y redes sociales a través de la “actividad” de la Agencia Nacional de Seguridad (nsa, sigla en inglés). En este sentido, varios trabajos literarios y de investigación se ocuparon de describir, por lo menos en parte o de manera aproximada, la actividad de esta repartición del gobierno estadounidense; entre los más conocidos seguramente se encuentran

“Patas arriba. La escuela del mundo al revés” del periodista Uruguayo Eduardo Galeano y “La Fortaleza Digital”, del escritor estadounidense Dan Brown.Galeano denuncia que “la nsa, agencia norteamericana de espionaje, cuenta con un presupuesto cuatro veces mayor que el de la cia y dispone de la tecnología necesaria para registrar cuanta cosa se dice por teléfono, fax o e-mail, en cualquier lugar del mundo: puede interceptar hasta dos millones de conversaciones por minuto. La nsa actúa al servicio del control económico y político del planeta, pero la seguridad nacional y la lucha internacional contra el terrorismo le sirven de coartadas. Sus sistemas de vigilancia le permiten controlar todos los mensajes que tengan algo que ver con organizaciones delictivas tan peligrosas como, por ejemplo, Greenpeace o Amnistía Internacional”.

Por su parte, Brown expone entre fantasía y realidad que esa agencia cuenta con unos 26.000 empleados y con grandes capacidades tecnológicas para espiar a todo el mundo, por lo que uno de sus personajes decide no ser cómplice del asunto y pelear por el derecho a la privacidad, pues se pregunta “Quis custodiet ipsos custodes?” (¿Quién vigilará a los vigilantes?).

Galeano también recuerda que “el asunto (de espionaje de la nsa) se destapó en marzo del 98, cuando se difundió el informe titulado Evaluación de las tecnologías del control político, del Parlamento europeo”, es decir que Europa sabía perfectamente lo que hacía Estados Unidos. Esta situación quedó nuevamente en evidencia desde el 1 de mayo de este año, cuando el “analista”, hacker o agente Edward Snowden decidió darse de baja de su puesto en la nsa y denunciar la mundo lo que sucedía. En una actuación con ciertos rasgos de protagonismo o de valentía, según se vea, confirmó a los países interesados de Europa que su aliado norteamericano los espiaba lo cual lo llevó a una persecución en la que el acusado por denunciar lo ilegal se vio obligado a pedir asilo en algunos países, situación que produjo el ingreso de Bolivia en la trama de espionaje.

En este capítulo de la intriga, los países espiados decidieron tomar partido a favor de su vigilante y acosar al primer mandatario boliviano como sospechoso de transportar a Snowden en su avión presidencial, en esta etapa se produjo una violación flagrante al Derecho Internacional, en especial de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas del 18 de abril de 1961, que entró en vigor el 24 de abril de 1964, en cuyo artículo 22.III señala que “los locales de la misión, su mobiliario y demás bienes situados en ellos, así como los medios de transporte de la misión, no podrán ser objeto de ningún registro, requisa, embargo o medida de ejecución”. De este modo, Bolivia y los países que conforman el resto de la comunidad internacional y las mismas Naciones Unidas están en el derecho de protestar y pedir explicaciones a esta violación que podría repetirse.  

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia