La Gaceta Jurídica

Contra la trata y tráfico

…todo deberá estar respaldado convenientemente por instancias como la Policía y otras de carácter operativo que tengan actuación pronta y eficiente con personal idóneo, caso contrario, la lucha seguirá en desventaja frente a las organizaciones delictivas…

Editorial

00:00 / 25 de abril de 2014

Uno de los temas que debe ser tratado en todo momento por su peligrosidad, junto a otros que afectan a los derechos de los seres humanos, es el de la trata y tráfico de personas, delito que fue motivo esta semana para movilizaciones de jóvenes de tres municipios de La Paz. Estas acciones de muchachos y muchachas fueron un ejemplo para que la población en general en Bolivia actúe contra este azote que tiene alcance mundial sostenido por la ambición, pues se trata de uno de los tres más lucrativos negocios ilegales, junto al tráfico de armas y de drogas, con el movimiento de miles de millones de dólares.

El propósito principal de estas acciones es ratificar la conciencia de que nuestro país tiene grupos etáreos, sociales y de género muy vulnerables a esta amenaza, se trata de niños, niñas, jóvenes y mujeres incluso en edad madura. Asimismo, sin olvidar casos en todo el espectro social, se puede sesgar que las víctimas se encuentran principalmente en las zonas periurbanas de las ciudades más grandes, en áreas rurales y en regiones del oriente boliviano, sin embargo, el mayor porcentaje de denuncias se encuentra en La Paz, el 70 por ciento en 2013, según informes del Viceministerio de Seguridad Ciudadana.

Estos datos señalan que las denuncias sobre trata y tráfico de personas han subido de 35 en 2005 a 363 en 2013, lo que demuestra un crecimiento mayor a 10 veces.

Además, en esta referencia se debe tomar en cuenta que muchos casos no son conocidos, pues no son denunciados por factores ligados al temor, el desconocimiento de la gravedad de los casos o la falta de acceso a instancias pertinentes. Por otra parte, es para lamentar que los hechos no lleguen a los estrados judiciales para ser ventilados como procesos que terminen en sentencias, al respecto, hasta el momento apenas un caso ha sido concluido con un fallo.

Del mismo modo, en el tema de los grupos familiares delictivos desarticulados por la Policía –unos diez en cuatro años– no se ha pasado de la etapa de investigación. Lo deplorable es que estos clanes tienen combinaciones seguramente muy fuertes y peligrosas en países vecinos y obviamente en otros más lejanos, incluso con ubicaciones estratégicas, pues la mayoría de ellos fue identificado en Tarija, por su proximidad a Argentina. Otro dato que merece atención es que la trata y tráfico desemboca en varias modalidades que destruyen a las víctimas, entre ellas la prostitución, esclavitud, tráfico de órganos y explotación laboral.

De hecho, mientras sean establecidas políticas adecuadas de prevención y combate por parte del Estado, en las que deberá siempre participar la población y sus instituciones educativas, familiares y sociales, es importante mantener a la población atenta y movilizada para encarar el problema en cualquier momento que se presente, de este modo responder rápida y apropiadamente a los hechos de trata y tráfico, además de saber dónde acudir y no permanecer en silencio cuando corresponda una denuncia.

Además, todo esto deberá estar respaldado convenientemente por instancias como la Policía y otras de carácter operativo que tengan actuación pronta y eficiente con personal idóneo, caso contrario, la lucha seguirá en desventaja frente a las organizaciones delictivas que no consideran la vida ni los derechos humanos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia