La Gaceta Jurídica

El vivir bien en el G77+China, teoría y realidad

No es en afán pesimista confrontar la realidad y la teoría. El capitalismo tendrá un fin, eso es inevitable, porque la historia ha demostrado que los sistemas van cambiando en el tiempo y que los sistemas tienen un principio, un crecimiento, un auge, una crisis y un fin que da paso a otro sistema. Pero también la historia ha demostrado que tiene avances y retrocesos y que el capitalismo ha salido de muchas crisis anteriores y lo ha hecho constantemente.

El presidente Evo Morales explica los alcances de los temas tratados en la Cumbre del G77+China.

El presidente Evo Morales explica los alcances de los temas tratados en la Cumbre del G77 China. Foto: comunicacion.presidencia.gob.bo

Amelia Lizeth Peña Aguilar

00:00 / 24 de junio de 2014

VIVIR BIEN, UN RESCATE DE LOS SABERES INDÍGENAS

La teoría del vivir bien es un paradigma teórico que los ideólogos del proceso de cambio no sólo a nivel nacional sino regional, tratan de sobreponer al paradigma capitalista actual.

Dicen rescatar los saberes ancestrales, en los que existen principios básicos, a partir de la crisis no sólo del capitalismo sino de la vida misma.

El pueblo Mapuche llama al Vivir Bien “Kimi Moguen” que significa “una relación permanente con la naturaleza”, sin violencia, con afecto y empatía.

El pueblo aymara lo denomina Sumaj Kamaña, o vida en plenitud, convivir en equilibrio y armonía.

El pueblo quechua también concibe como Sumaj Kausay, proceso de la vida en plenitud.

El pueblo kolla de Argentina concibe al vivir bien como vivir en comunidad. Los pueblos de Colombia sostienen el retorno a la Maloca, que significa retornar hacia nosotros mismos, valorar el saber ancestral.

El pueblo maya nos dice que vivir bien es reconocer que la tierra es nuestra madre, que nos alimenta, cobija, escucha y cuida.

La Pachamama se entiende, no como la tierra textualmente, sino como el conjunto de seres que conforman la naturaleza, volcanes, montañas, bosques, agua, etc.  y el ser humano es una parte más del universo.

El pueblo guaraní nos dice vivir bien es Teko Kavi, que significa vida buena, respeto a toda forma de vida, si tú estás bien con la naturaleza, con los espíritus, con los ancianos, con los niños y con todo lo que está a tu alrededor, vivirás bien.

El pueblo araona dice que vivir bien, es vivir con cariño, vivir con amor, que no haya problemas y que uno esté libre y tranquilo.

VIVIR BIEN NO ES VIVIR MEJOR

Fernando Wanacuni (director general de Ceremonial del Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia) nos dice que el “vivir bien” se confunde con “vivir mejor” y vivir mejor implica depredación, competencia, extrema pobreza por un lado y opulencia por el otro; el nos dice que el paradigma capitalista se basa en el “pienso y luego compito” lo que es bastante cierto, pero consideramos que es más correcto decir “pienso y luego acumulo” ya que ese es el fin del sistema capitalista, la “acumulación de capital”.

Marx decía que en la misma esencia del capitalismo se encontraba su ruina; si la acumulación es su objetivo final, es allí mismo donde se genera su crisis, es el excedente que se estoca y que se debe echar al mar para mantener los precios, lo que hace que el capitalismo no maneje precios y valore reales, de ahí también los mercados bursátiles que se mueve con dinero que no existe.

Entendemos que el vivir bien no busca “acumular” ni “competir” sino al contrario, busca solidarizarse con su prójimo y busca un “equilibrio”, no tener ni mucho, ni poco, sino lo necesario.

El bienestar en el capitalismo se entiende como el bienestar individual, es decir que si cada individuo está bien, la sociedad está bien, pero dadas las circunstancias de competitividad siempre hay alguien que está mejor que el otro.

El paradigma capitalista dice que la competencia es buena porque todos nos esforzamos por mejorar individualmente por lo que la sociedad mejora en su conjunto, pero eso sucede sólo en teoría, ya que los seres humanos no somos máquinas uniformes, tenemos capacidades, intereses, educaciones, culturas, formas de ser y pensar diferentes, por lo que la competencia entre nosotros no es leal.

En cambio el vivir bien busca la solidaridad entre las personas, los que pueden dar más lo hacen y los que pueden dar menos dan menos, pero todos disfrutamos de las bondades de la naturaleza de manera igualitaria; se busca que todos se sientan bien, ancianos, niños, mujeres y varones, todos por igual.

Pero eso también sucede en teoría ya que la realidad es que a pesar de que existen resabios del paradigma del “vivir bien” en las comunidades, el capitalismo ha carcomido los valores de cada rincón del planeta. No olvidemos que es un paradigma global que se aloja en la intimidad egoísta de nuestra individualidad.

LA DECLARACIÓN DE SANTA CRUZ BUSCA EL CAMBIO DE PARADIGMA

Para  Bolivia la Cumbre del G77+China ha sido todo un éxito. No tuvo problemas en la organización y afortunadamente tampoco en la seguridad. Pero, sobretodo, ha sido un éxito porque Bolivia, en su calidad de país plurinacional, ha logrado que la Declaración de Santa Cruz cuestione los paradigmas existentes de las relaciones internacionales y busque la transición del mundo unipolar al mundo multipolar.

La Declaración de Santa Cruz tiene 242 puntos, estructurados en 5 partes: Contexto general,  Contexto nacional, Cooperación sur-sur, Desafíos mundiales y Necesidades particulares de los países en desarrollo en situaciones especiales. La Declaración busca por una parte la construcción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ods) que deben sustituir a los Objetivos del Milenio, y por otra la construcción de otro mundo posible con soberanía para el sur, libre de toda forma de colonialismo e imperialismo.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible desde el punto de vista económico, social y ambiental, plantea el respeto de todos los Principios de Río, reconoce que la Tierra y sus ecosistemas son nuestro hogar y para alcanzar un justo equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras es necesario promover la armonía con la naturaleza y la Madre Tierra.

La Declaración también plantea que no existe un único modelo de democracia y se reafirma la necesidad de respetar debidamente la soberanía, la unidad y la integridad territorial y el derecho a la libre determinación, así como el rechazo de cualquier intento de desestabilizar los sistemas constitucionales y democráticos legítimamente establecidos por los pueblos.

Se defiende la soberanía de los pueblos sobre sus recursos naturales en interés del desarrollo nacional para erradicar la pobreza y reducir la desigualdad, lograr el crecimiento económico y empleo, la universalización del agua potable y el saneamiento básico en cuanto a derechos humanos.

LA CONSTRUCCIÓN DE UN MUNDO NUEVO

La Declaración de Santa Cruz también busca la reconfiguración geopolítica y el nuevo mundo multipolar, con la Cooperación sur-sur, la solidaridad entre los pueblos y países del sur, basada en los principios del respeto a la soberanía, independencia, igualdad, no condicionalidad, no injerencia en los asuntos internos y el beneficio mutuo.

La crisis del capitalismo es tan evidente que se busca una reforma de la estructura financiera internacional que reduzca y desestimule las inversiones especulativas, a fin de que se puedan movilizar los mercados de capital para alcanzar el desarrollo sostenible, y de que esos mercados desempeñen un papel constructivo en la agenda mundial para el desarrollo.

En temas políticos, la Declaración de Santa Cruz denunció el bloqueo a Cuba, instando a que se ponga fin al embargo económico, comercial y financiero que sufre la Isla. También denunció la situación neocolonial en las Malvinas donde se reconoce el perjuicio a la Argentina y se habló del pueblo palestino condenando la ocupación militar israelí.

La Declaración también habla del cambio climático que pone en peligro la existencia y supervivencia de los países y las sociedades.

El VIVIR BIEN, EL TEMA PRINCIPAL DE LA CUMBRE

El tema principal de la Cumbre fue “por un nuevo orden mundial, para vivir bien” y se destaca el éxito de Bolivia que aportó con este tema donde el propio Ban Ki-moon, Secretario General de Naciones Unidas, defendió el vivir bien y habló del equilibrio con la Madre Tierra.

El documento final incorpora en varios párrafos la defensa de los Derechos de los pueblos indígenas, la Defensa de los derechos colectivos y de los Derechos de la Madre Tierra para lograr el desarrollo sostenible y el Vivir Bien en los países en desarrollo.

Una sorpresa es que Bolivia logró también incorporar la Declaración los principios andinos del ama suwa (no seas ladrón), ama llulla (no seas mentiroso) y ama qhilla (no seas perezoso), para prevenir y combatir la corrupción en el mundo.

Por otro lado, Bolivia también logró incorporar en el evento y se menciona en el documento de la Cumbre, el masticado (akulliku o chacchado) de la hoja de coca como una manifestación cultural ancestral de los pueblos de la región andina.

TEORÍA Y REALIDAD

No es en afán pesimista confrontar la realidad y la teoría. El capitalismo tendrá un fin, eso es inevitable, porque la historia ha demostrado que los sistemas van cambiando en el tiempo y que los sistemas tienen un principio, un crecimiento, un auge, una crisis y un fin que da paso a otro sistema.

Pero también la historia ha demostrado que tiene avances y retrocesos y que el capitalismo ha salido de muchas crisis anteriores y lo ha hecho constantemente.

Lo que pasa es que si no cambia el sistema capitalista desde dentro mismo del país hegemónico, el sistema seguirá siendo capitalista a nivel global.

La Declaración de Santa Cruz es un gran avance, todavía hace falta que en los 77 países participantes, en China y en nuestro propio país se acate y aplique el documento a la realidad.

Porque, a pesar de que se dice que los principios del vivir bien se aplican en nuestros pueblos indígenas, la realidad demuestra que el capitalismo los absorbe muy rápidamente y que el sabor del dinero y del poder es bastante placentero para no engolosinar a nadie y corromper cualquier principio ancestral.

Esperemos poder convencer al país dominante a nivel global que el vivir bien no es un ideal sino una necesidad, y que si no se aplica urgentemente, no podremos  salvar el planeta, pues hasta ahora todo ha girado alrededor de las necesidades del hombre, que es el más grande depredador de todos los tiempos. Hay que frenar al hombre y salvar al mundo y sólo se va conseguir frenando a los países hegemónicos en su afán de explotar, abusar y acumular para vivir mejor.

FUENTES

Declaración de Santa Cruz del 2014

Huanacuni, Fernando. “Vivir Bien / Buen Vivir: Filosofía, Políticas, Estrategias Y Experiencias Regionales”

Es economista, egresada de Derecho, diplomada en Diplomacia Cultural y Pedagogía para la Educación Superior.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia