La Gaceta Jurídica

Más vulnerables frente al cambio climático

El Centro de Ecologia y Pueblos Andinos (Cepa) y el Programa de Reducción de la Vulnerabilidad de los Medios de Vida ante el Cambio Climático de la Liga de Defensa del Medio Ambiente (Lidema) han identificado en el municipio de Machacamarca situaciones vulnerables ante la actividad minera de la zona y los cambios climáticos que se vive.

Norma Mollo/CEPA

00:00 / 12 de junio de 2012

De acuerdo con el artículo 9 de la Constitución Política del Estado Plurinacional “son fines y funciones esenciales del Estado, además de los que establece la Constitución y la ley: 6. Promover y garantizar el aprovechamiento responsable y planificado de los recursos naturales, e impulsar su industrialización, a través del desarrollo y del fortalecimiento de la base productiva en sus diferentes dimensiones y niveles, así como la conservación del medio ambiente para el bienestar de las generaciones actuales y futuras.

Sin embargo, varios daños se hacen cada vez más evidentes en equilibrio de algunas regiones, tal como denuncia el colectivo Cepa, exponiendo casos concretos de la región de puna en Bolivia.

El ecosistema del altiplano es más vulnerable que otros ecosistemas a la presencia de factores climáticos como las sequías, heladas, granizadas y vientos intensos. Lamentablemente a estos factores se han sumado las aguas de copajira, los pasivos ambientales y las partículas suspendidas con elementos químicos que provienen de la actividad minera.

Fenómenos

Las heladas son frecuentes en la zona, se presentan en época de invierno (mayo a agosto); es fenómeno característico en el altiplano boliviano. Son 222 días con probabilidad de helada; pueden ocurrir eventos aislados, tardíos o tempranos. La más dañina es la que ocurre en la etapa de floración de la papa, mayormente es en Candelaria (2 de febrero); ésta puede ser letal haciendo que se pierda el cultivo.

Las sequías son eventos naturales propios del medio que se presentan en la mayor parte del año, pero las más intensas son desde octubre hasta diciembre, en la época en que los cultivos necesitan agua para brotar después de la siembra. Este evento se ha ido presentando con mayor frecuencia en los últimos años causando enormes daños en la agricultura y la ganadería.

Las granizadas tienen bastante ocurrencia durante las precipitaciones pluviales; se presentan sobre todo en febrero y marzo, así como de julio a octubre. En época agrícola ocasiona bastantes daños en cuanto a la floración de las plantas. En estos últimos años su frecuencia se ha incrementado y el tamaño de los granizos es cada vez más grande. Lamentablemente, las granizadas son muy dañinas y su impacto en la agricultura ha sido declarado como desastres naturales causando pérdidas de cientos de hectáreas de cultivos.

La velocidad media anual de los vientos es de 2,9 m/s; por la falta de barreras naturales que actúan como rompe vientos (cerros, sistemas forestales, etc.), esto provoca la erosión rápida de suelos, en su mayoría de cultivo. La dirección predominante de los vientos es de norte y noroeste, con más frecuencia entre los meses de julio a noviembre y parte de diciembre, acompañado por las lluvias. En estos años se han presentado tormentas de arena y ventarrones por el cambio brusco de temperaturas.

Daños antropogénicos

Las operaciones mineras de Huanuni, Japo, Santa Fe, Morococala descargan sus líquidos sin tratamiento a los cuerpos de agua (río Huanuni) con concentraciones de metales pesados y alta acidez (aguas de copajira), los que inclusive llegan a las vertientes de agua (Kimsa Jalsuri-Pacopamapa).

Las actividades mineras, en el transcurso de los años, han acumulado pasivos ambientales en las cercanías de minas y orillas de ríos, los que se drenan con las precipitaciones pluviales y forman aguas de copajira. Inclusive algunos cooperativistas rescatan minerales de ellos.

En las operaciones mineras se extrae el mineral con explosiones y los polvos son elevados en el aire, por los vientos llevados hasta aguas, suelos y vegetación de las comunidades aledañas. También los elementos químicos fluyen por los ríos y al secarse son levantados por corrientes de aire.

Consecuencias

Estos eventos han sido identificados por los pobladores de las comunidades de Sora Sora y Pacopampa del municipio de Machacamarca, quienes han indicado que estos sucesos tienen efecto en la actividad agropecuaria, traduciéndose en la vulnerabilidad de los medios de vida de la región.

De esta forma existe escasez de agua para riego de cultivos, consumo de ganado y consumo humano, causado por la sequía y la contaminación. Se produce pérdida de cosechas agrícolas como hortalizas, forraje para ganado y otros cultivos.

Con la reducción de fuentes de agua se ha identificado la contaminación de las vertientes y de los ríos, imposibilitando su utilización. Las tierras agrícolas son reducidas por el efecto de la sequía, vientos, aguas de copajira y pasivos ambientales, mientras que es notoria la disminución de población ganadera, tanto en biodiversidad como en número.

Todos estos aspectos comprometieron la calidad de salud de los pobladores del área, como también la seguridad alimentaria de los comunarios y la población en general del departamento de Oruro.

La gran demanda de las familias es el agua, mientras la inseguridad alimentaria crece, por este motivo la producción local ya no sostiene la dieta alimentaria en las familias. Casi todos los productos de la canasta familiar son comprados de la ciudad, afectando a las familias de menores ingresos de la zona y las que menos condiciones han tenido para acomodarse en otros espacios como la ciudad.

El nivel de vulnerabilidad en tema de la sostenibilidad económica sigue aumentando, puesto que las comunidades presentan menor producción, menor capacidad de almacenamiento de alimentos y menos superficies cultivables que garanticen su producción.

Lo que se puede aseverar es que las comunidades que se encuentran en las zonas aledañas de una actividad minera,  sufren la contaminación de sus aguas, suelos, vegetación por las actividades mineras, a eso se suma el proceso del cambio climático, haciendo estas zonas más vulnerables.

Normativa

Es por eso que se requiere la intervención de programas y proyectos concretos de acuerdo a los postulados constitucionales, que puedan reducir la presencia de la contaminación y los cambios climáticos.

De esta forma se destaca varios artículos de la ley fundamental, entre ellos el 33, que establece que “las personas tienen derecho a un medio ambiente saludable, protegido y equilibrado. El ejercicio de este derecho debe permitir a los individuos y colectividades de las presentes y futuras generaciones, además de otros seres vivos, desarrollarse de manera normal y permanente”.

Del mismo modo, el artículo 34 señala que “cualquier persona, a título individual o en representación de una colectividad, está facultada para ejercitar las acciones legales en defensa del derecho al medio ambiente, sin perjuicio de la obligación de las instituciones públicas de actuar de oficio frente a los atentados contra el medio ambiente”.

Por otra parte, la Constitución debe promover la soberanía alimentaria y la productividad ancestral y actual para que las poblaciones tengan alimentación segura y adecuada, de tal modo que las preocupaciones de las comunidades deben ser resueltas con el apoyo de la normativa nacional.

Espere…

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia