La Revista

Amargura en Cochabamba

Muerta ciudad viva es un retrato descarnado de Cochabamba, con un fuerte dejo de amargura; es un diario cansino y crepuscular de días y noches de vísceras y vino; son las memorias de un aspirante a escritor despistado.

La Razón / Ricardo Bajo H.

01:23 / 07 de noviembre de 2013

Muerta ciudad viva (editorial El País) es la última novela de uno de nuestros mejores escritores, Claudio Ferrufino Coqueugniot, Premio Nacional de Novela en 2011. Con su particular estilo narrativo —repleto de pesimismo existencial, escatologías, rock, sexo y humor negro— Ferrufino regresa a los 80 revolucionarios en un ejercicio nostálgico de aquellos locos y maravillosos años de la universidad.

Muerta ciudad viva es un retrato descarnado de Cochabamba, con un fuerte dejo de amargura; es un diario cansino y crepuscular de días y noches de vísceras y vino; son las memorias de un aspirante a escritor despistado.

La nueva obra de Ferrufino no está a la altura de sus dos novelas anteriores (El Señor don Rómulo y la excepcional Diario secreto) pero a ratos sus capítulos fragmentados funcionan como agresivos relatos cortos, puñetazos certeros directamente al hígado.

Viajes hacia ninguna parte en el micro D nos muestran la otra cara de la Llajta (como en la película El olor de tu ausencia); una galería de personajes desesperantes son maltratados por la chicha infame (el alcohol, tan presente en nuestras letras); remembranzas de comidas que devuelven a la infancia; y adrenalina de pequeñas guerras de baja intensidad recorre la obra.

Ricardo Bajo H. es periodista.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia