La Revista

Boliviana une a tres culturas

Impulsar la buena convivencia entre latinos, africanos y gitanos, y que se unan en una misma lucha por la inclusión, es lo que llevó a la gestora cultural boliviana Paula Valdez a ser parte del proyecto La Kúpula, centro creado por el congolés Josias Nganga, en Madrid.

Proyecto. Latinos, gitanos y africanos, juntos para conocer sus culturas en España. Foto: Paola Valdez

Proyecto. Latinos, gitanos y africanos, juntos para conocer sus culturas en España. Foto: Paola Valdez

La Razón (Edición Impresa) / Liliana Aguirre / La Paz

00:00 / 13 de septiembre de 2015

Impulsar la buena convivencia entre latinos, africanos y gitanos, y que se unan en una misma lucha por la inclusión, es lo que llevó a la gestora cultural boliviana Paula Valdez a ser parte del proyecto La Kúpula, centro creado por el congolés Josias Nganga, en Madrid.

Valdez viajó de La Paz a Madrid hace un mes para colaborar en la gestión del espectáculo de danza y canto La oración flamenca. “El evento lo tenía planeado desde hace mucho tiempo, el director de la compañía, que es un gitano, como un familiar para mí, me pidió que le ayude con la puesta en España y al año en Bolivia, eso me llevó a viajar a España”, contó Valdez, periodista y comunicadora.

El viaje fue muy grato para ella porque además de que el espectáculo tuvo excelentes críticas, pudo coincidir con el congolés Nganga, a quien había conocido tiempo atrás a través de una amiga en común.

“Él es un chico del Congo belga que vivió en París y estudió allá, pero decidió dejarlo todo cuando se le ocurrió una idea excepcional: crear un centro cultural de integración”, indicó. Valdez entonces fue contactada para ayudar en el diseño del proyecto para buscar financiamiento y consolidarlo. Ella estaba aún en Bolivia y trabajó con sus conocimientos sobre gestión cultural —formó parte antes de la entonces Oficialía Mayor de Culturas y dirigió el programa de Tv El ojo del alma— en La Kúpula.

“Josias me habló de su idea y me pareció maravillosa. Él es un soñador y visionario que encontró una casa de tres pisos para hacer un centro. Lo interesante de España es que las oficinas públicas pueden ser cedidas a este tipo de proyectos cuando están vacías. Así nació La Kúpula, Centro Cultural de Arte Internacional Intercambio Afro-Latino-Gitano”, contó.

Nganga ya tenía experiencia en movimientos sociales y trabajó en un casa autogestionada en Madrid, sin embargo quería crear una que se enfoque más en lo intercultural. “Reunir gente con muchísimas capacidades, muchos extranjeros como latinos, africanos y los gitanos. Todos unidos para mostrar su cultura y su arte”, contó Nganga, quien además es un reconocido artista del hip hop, en comunicación con La Razón.La inauguración oficial fue ayer, con la exposición de dos artistas africanos. Además habrá un recital poético, proyección audiovisual y una fiesta, entre otras actividades. “La pasada semana se realizó la primera integración entre las tres culturas, estuvimos batallando con la primera presentación, denominada La Kúpula se mueve. Fue en la barrio intercultural de Lavapiés, donde vive gente de todo el mundo. Hablamos con la Alcaldía e hicimos una entrada-festival”, contó la gestora.

El festival tuvo ocho fraternidades de bailarines bolivianos. “La gente quedó muy sorprendida por la diversidad cultural. Tuvimos africanos, cubanos y colombianos, entre otros, bailando. Españoles mirando”, contó la gestora.

Por su parte, Nganga comentó que algo que para muchos parecía complejo, se estaba dando de manera muy fácil gracias al trabajo de la boliviana. “Yo conozco todo lo africano, pero Paula, además de ser latina, conoce muy bien a la cultura gitana”, explicó el artista.

Valdés y Nganga identificaron que los latinos, africanos y gitanos son las poblaciones más discriminadas en Europa y que, a pesar de campañas de integración, incluso entre ellos mismos, no se conocen. Bajo la premisa de que la unión hace la fuerza, Valdez y Nganga decidieron apostar por ello. “Al principio creían que estábamos locos, la gente se reía de la idea, pero es genial hacer esto porque entre estas poblaciones se unen y enriquecen”, comentó Valdez, que está segura de que las rivalidades se caen con la convivencia.

“Asimilando que hay que convivir, estamos pensando en abrir cafés y espacios para que esto suceda. Así los adolescentes se integran mejor entre culturas, charlando y comiendo alimentos de diferentes procedencias”, agregó.

Ambos esperan que el proyecto crezca en dos años, en aras de la cultura y los derechos humanos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia