La Revista

‘Dallas Buyers Club’: con las botas puestas

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Bajo

11:33 / 06 de marzo de 2014

El tratamiento del virus VIH/sida salva vidas”, dice la última línea en Dallas Buyers Club, del quebequense Jean-Marc Vallée. Obviamente ya no hay espectadores en la sala. En el Multicine de la avenida Arce es una costumbre botarte (y maltratarte) antes de que acabe la película. Incluso se encienden las luces en la última escena cuando todavía el cowboy homófobo Ron Woodroof (un deslumbrante Matthew McConaughey) monta al toro con las botas puestas; venciendo a la muerte.

Dallas Buyers Club tiene una primera escena sublime, frenéticamente rodada, con la cámara libidinosa y curiosa en el lugar justo: sexo a tres sin protección, rodeo con toro desenfrenado y muerte inesperada. Ahí está toda la película. Luego viene un gran guión, una edición ágil y furiosa, con mucho ritmo narrativo y un duelo actoral donde McConaughey —bajó más de 20 kilos— y Jared Leto (ambos premiados con el Oscar el domingo pasado) sorprenden con dos actuaciones memorables. Dallas Buyers Club es una feroz crítica al sistema de salud privado en Estados Unidos y a la industria farmacéutica; es un canto a la lucha por la vida; es un ejemplo del buen cine independiente estadounidense; y es una banda sonora con relato glam a cargo del inglés Marc Bolan. Sí, la vida es extraña.

(*) El autor es periodista.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia