La Revista

Detrás del ‘porno para madres’

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Bajo / La Paz

00:00 / 12 de febrero de 2015

Hoy se estrena en todo el mundo la adaptación cinematográfica de 50 sombras de Grey (100 millones de libros vendidos) de la escritora londinense E.L. James. La preventa de entradas es la más grande de la historia del cine. El estreno es mundial, al unísono en muchos países del mundo y en el día de San Valentín: cero casualidades.

La mezcla de sadomasoquismo light y el uso de juguetes sexuales (las ventas se han disparado en todo lado) es un fenómeno mundial. ¿Resumen? Señor jailón pega a mujercita dócil; “jovena”, personaje plano, cura a varón trauma infantil con puro amor. Las chicas han dejado de ser guerreras. Snif.

¿Pero qué hay detrás de este llamado “porno para madres”? Una literatura menor, mal escrita y cursi que ensalza (libro y película) a la mujer sometida, la violación consentida, la virginidad como valor intrínseco, el sexismo patológico y el poder omnipresente y sádico del dinero. Es decir, porno para “padres” conservadores que someten siempre (cada uno en su rol) a “madres” amorosas, que son el nuevo nicho de mercado del erotismo “suave”. ¿Estoy exagerando? Quizás. Quizás la película no “transmite” valores y todo es entretenimiento banal y diversión. Quizás no.

Ricardo Bajo es periodista

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia