La Revista

Drexler, un viejo reencuentro - Ricardo Bajo

La Razón / La Paz

00:12 / 06 de septiembre de 2012

El universo Jorge Drexler está hecho de sutilezas, abrazos huecos, susurros, hermanas dudas de corazón, espejos rotos, canciones, para un hijo y cicatrices. El escenario de su gira Mundo abisal está oscuro, iluminado por playas fosforescentes. Drexler pide disculpas para comenzar; debía haber venido antes, dice. Al finalizar, el concierto de dos horas y 21 canciones, agradece a los nietos presentes, cuyos abuelos dieron asilo a sus padres que huían del nazismo alemán. Entonces Drexler se quiebra, se olvida de sus polvos de estrellas, de sus guerras donde siempre pierden los mismos, de sus victorias que no son nada, de su corazón a mil latidos por hora, de sus banderas que son sólo tristes trapos.

La tocada del teatro 16 de Julio viaja de la oscuridad, de los sentimientos lánguidos en eco hacia un éxtasis alegre que no suplica perdones inoportunos, como ella.

Tres milongas —incluida una de Radiohead— van dejando atrás las negruras nebulosas. Canciones sobre canciones, fusión, evocaciones a Sabina y Chicho Sánchez Ferlosio no ocultan un especial cuidado por la palabra, por las décimas amadas. Suenan infinitas palabras, pero Drexler sólo precisa de dos: su guitarra y la oscuridad de un teatro entregado.

Ricardo Bajo es periodista.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia