La Revista

‘Emilia’ es la rosa quebrada: deseo y poder

Emilia —obra clásica en la dramaturgia alemana, de 1722— es una historia de deseo y poder; de pasión y resignación; de suicidio y traición; de yugo y sacrificio: un violento relato de amor y seducción.

La Razón / Ricardo Bajo H. / La Paz

00:05 / 22 de agosto de 2013

Emilia (una tragedia del dramaturgo alemán G.E. Lessing) subió a escena en el Teatro Municipal de La Paz el pasado fin de semana. La compañía Textos que Migran, bajo la dirección de Tilman Raabkle y Percy Jiménez, apuesta por una puesta de escena despojada de todo (una mesa y cinco sillas; cero pajas) confiando al texto perturbador y a los ocho actores y actrices la capacidad de seducir a un público poco habituado a las lentas horas (en el estreno muchos abandonaron la obra en el intermedio).

Emilia —obra clásica en la dramaturgia alemana, de 1722— es una historia de deseo y poder; de pasión y resignación; de suicidio y traición; de yugo y sacrificio: un violento relato de amor y seducción. La joven burguesa Emilia Galotti —interpretada por una sobria Natalia Peña— vive en carne propia la tiranía de un príncipe que asesina a su novio y luego trata de atraparla en sus redes.

El trabajo arduo del elenco con grandes puntales de nuestro teatro como Christian Mercado, Pedro Grossman, Soledad Ardaya o Mariana Vargas, entre otros, se pierde un tanto en un escenario como el Teatro Municipal donde los susurros y los soliloquios llegan sólo a las primeras filas. Emilia —la rosa quebrada— es un grito silencioso contra el clasismo y la tiranía de los poderosos.

Ricardo Bajo H. es periodista.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia