La Revista

¿Enamorarnos del opresor?: no, gracias

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Bajo

13:21 / 26 de febrero de 2015

El francotirador” (American sniper; seis nominaciones al Oscar) fracasa en todos los frentes: como película de acción, como drama sobre los veteranos de guerra; como “western” (ese duelo entre el asesino gringo y el “feo”, ¿es casualidad hoy que el malo sea de Siria?); y como panfleto a la mayor gloria de las guerras creadas por el “mejor país del mundo”

El francotirador es aburrida, sesgada, previsible, sin ritmo, con montaje torpe y un personaje principal plano (Bradley Cooper) que jamás crece como tal ni nos convence de su quilombo mental interno y su conflicto marital. La película tropieza con el previsible maniqueísmo y los clichés despectivos de siempre contra el mundo islámico: los comunistas de ayer son los terroristas musulmanes —“valga la redundancia”— de hoy.

A estas alturas, el intento de simplificar y justificar una invasión junto a la humanización de un asesino impune (de mujeres y niños) casi es lo de “menos”. ¿Por qué será que los pastores se parecen tanto a los lobos? Clint Eastwood es uno de los grandes directores vivos (uno de mis preferidos) pero a veces su visión ultraconservadora de la política y el mundo lo contamina (y pudre) todo. El francotirador es propaganda bélica de la mala con un fin: enamorarnos del opresor.

(*) Ricardo Bajo es periodista

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia