La Revista

Gonzalo Hermosa: ‘Le dimos al folklore nacional el poder del rock como Kiss’

Me acuerdo que cuando comenzamos —me estoy refiriendo hace 44 años, 1971, cuando debutamos profesionalmente, ya que Los Kjarkas nacieron en realidad en 1967— solo teníamos un micrófono omnidireccional.

Gonzalo Hermosa.

Gonzalo Hermosa. Foto: Fernando Cartagena.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Soruco / La Paz

02:18 / 15 de octubre de 2015

— Ustedes actúan desde hace 44 años, ¿es posible que haya más de 5.000 conciertos?

— Claro que sí. Ésta es una cifra que sacamos al promediar nuestras actividades. Tenemos una media de 130 recitales al año, sin contar funciones de beneficio, que son el 32% de nuestras presentaciones, o fiestas de graduación de promociones de las que fuimos padrinos. También hemos tenido periodos de descanso en los que no hemos actuado. Se han considerado todos estos factores y llegamos a los 5.000 conciertos, aunque estamos seguros de que ya pasamos esa cifra con holgura.

— ¿Cómo se estructuró el concierto de este viernes?

— Es una presentación principalmente retrospectiva. Vamos a tocar temas de nuestros primeros discos. Algunos nunca han sido interpretados por los nuevos integrantes de Los Kjarkas, como Caminos de la montaña, Como un sueño de amor y muchas otras canciones. Va a ser una especie de popurrí clásico. Van a ser más de 30 temas viejos que vamos a interpretar en la primera parte de la presentación.

— ¿Qué temas no pueden faltar en el recital?

— Hay varios: Ave de cristal, el taquirari Al final, Llorando se fue... ésas y las últimas composiciones estarán en la segunda parte.

— ¿Cómo han evolucionado las funciones de Los Kjarkas en estos 5.000 conciertos?

— Podemos poner entre los logros del grupo que nos hemos adaptado a las nuevas tecnologías, actualizándonos permanentemente para ofrecer mejores presentaciones al público. Me acuerdo que cuando comenzamos —me estoy refiriendo hace 44 años, 1971, cuando debutamos profesionalmente, ya que Los Kjarkas nacieron en realidad en 1967— solo teníamos un micrófono omnidireccional. Los cinco miembros teníamos que reunirnos alrededor del aparato para que el público nos escuche. Hacerlo requería una gran coordinación, ya que primero tenía que acercarse el charango, luego alejarse para dar paso a la voz, la zampoña y así sucesivamente. Teníamos miedo a que se acoplen. Pero nos hemos mantenido a la par de la tecnología. Ahora cada integrante tiene su propio micrófono para su voz y la amplificación para su instrumento. Eso nos ha permitido dar conciertos masivos y siempre hay mejoras. Me acuerdo que teníamos problemas con la guitarra, pero fuimos a Japón y conocimos las guitarras Takamine, que son acústicas pero también se conectan con los parlantes. Es así que le hemos dado al folklore el poder del rock como Kiss; podemos tocar junto a ellos. No le hemos mezquinado a la música.

— ¿Cuánta gente se necesita para que Los Kjarkas se suban actualmente al escenario?

— Tenemos cuatro encargados: uno en monitoreo, otro un promotor y coordinador que hace los contratos, un experto de sonido y otro en iluminación.

— ¿Van a participar invitados en el recital?

— Hemos escuchado al público y este concierto será 100% Kjarkas, aunque vamos a estar acompañados por dos ballets que han trabajado antes con nosotros. Esto es muy importante porque los bailes son parte fundamental del folklore y queremos que se muestre la riqueza de la cultura boliviana. El aprecio por este arte ha crecido en el mundo entero. Hay muchos países que ya tienen sus grupos de danzas bolivianas y creo que ese es uno de los principales aportes del grupo, haber incidido en el orgullo de la gente en nuestra cultura boliviana.

— ¿Cuál fue el lugar más lejano donde han tocado?

— Hemos actuado en todas partes. Hemos visitado países como Corea, Japón, la Unión Soviética, Australia. Hemos recorrido los cinco continentes.

— ¿Cuál es el concierto más extraño que ofrecieron?

— Uno que se realizó en la punta del cerro Chorolque, a más de 6.000 metros, donde hay un pueblo minero que tiene un teatro. Nos faltó el aire para tocar.

Perfil

Nombre: Gonzalo Hermosa González

Nació: 2-10-1950

Profesión: Músico y médico

Perfil del músico

El compositor Gonzalo Hermosa aprendió la música de manera autodidacta. Compuso sus primeras obras cuando cumplió 13 años. A sus 17, en 1967, junto a sus dos hermanos Elmer y Ulises fundó Los Kjarkas en su natal Capinota. El grupo debutó en 1971. A compuesto más de 200 canciones, muchas de ellas en colaboración con sus hermanos y otros integrantes del grupo. Se presentará mañana en el Teatro Al Aire Libre.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia