La Revista

Fanáticos lloran a Gardel en su 'Buenos Aires querido' a 80 años de su muerte

Muchos se aferraron a un cigarrillo emulando la pose de la mano en la que la estatua del ídolo en su mausoleo sostiene un cigarro de verdad, que cambian y encienden tan pronto se lo consume el viento.

La Razón Digital / AFP / Buenos Aires

18:56 / 24 de junio de 2015

Con la nostalgia propia del tango un centenar de fanáticos del rey de la música rioplatense Carlos Gardel (1890-1935) recordaron el miércoles, hasta con lágrimas en su tumba, en Buenos Aires al ídolo muerto en Colombia hace 80 años.

"Para entender el tango te tiene que pasar la vida por encima", afirmó Mariángeles Blasco, de 70 años, una de las tantas jubiladas que se emocionó al escuchar los clásicos del "zorzal criollo" mirando su estatua repleta de flores, fotos, afiches y recuerdos de los seguidores.

Varios quisieron explicar la evidente ausencia de jóvenes a este homenaje para el exponente de una música que define a Buenos Aires en el extranjero y que sin embargo no despierta pasión en las nuevas generaciones argentinas.

"Hoy los jóvenes no están pero el tango te espera", aseguró Mariano Luis Diez, que con sus 65 años se definió "como uno de los más pibes (joven)" de la convocatoria.

"Dejalos que se hagan grande y serán quienes nos reemplacen a nosotros", apostó mientras de un lado y otro del cementerio se escuchaban tangos guitarreados por imitadores vestidos de época.

La mayoría se saludaba con familiaridad y se despedían prometiéndose verse el próximo 24 de junio en el mismo punto del camposanto donde reposa el intérprete de "El día que me quieras" y "Volver".

La melancolía se fundió con el histrionismo de los imitadores que se acercaron a entonar los éxitos de "un mito que supo cantarle como nadie al alma de Buenos Aires", sostuvo Juan Carlos Ivanoff, carpintero de 79 años.

A las 15.10 locales, con unos 10 grados de temperatura, se invitó a los presentes a guardar un minuto de silencio en el momento exacto en que Gardel fallecía el 24 de junio de 1935 en un accidente aéreo en Medellín, Colombia, en la cúspide de la fama.

Muchos se aferraron a un cigarrillo emulando la pose de la mano en la que la estatua del ídolo en su mausoleo sostiene un cigarro de verdad, que cambian y encienden tan pronto se lo consume el viento.

"Yo empecé mi día tuiteando: 'íJóvenes escuchen a Gardel por favor!", contó Estela Gamón, una actriz de teatro de 65 años, que se encaramó en la tumba para cantar "Por una cabeza", tocando las caderas y mirando llorosa a los ojos de la imagen de hierro.

Muchos recordaron que Gardel y el tango fueron la banda sonora de su niñez, como Gamón, solían visitar con sus padres la tumba y lamentaron que hoy el ritmo y su baile sea sobre todo una puesta en escena para el turista en Buenos Aires.

Este miércoles se alza el telón con una exposición de su vida en el Museo Histórico Nacional de Buenos Aires y también se presenta en la Casa Museo Carlos Gardel el disco Morocho(moreno), una adaptación pop de 13 clásicos de Gardel interpretados por Leo García, Kevin Johansen, el grupo Onda Vaga, el brasileño Moreno Veloso y el uruguayo Martín Buscaglia.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia