La Revista

Miles de fieles picaron piedra en el cerro de Cota

Urcupiña. Se lanzó el proyecto de la Basílica Mariana de la Integración

Tradición. Armados con combos, los devotos extrajeron rocas.

Tradición. Armados con combos, los devotos extrajeron rocas. Fernando Cartagena.

La Razón (Edición Impresa) / Angélica Melgarejo y ANF / Cochabamba

00:02 / 17 de agosto de 2014

Ayer, miles de fieles picaron piedras del cerro de Cota (Quillacollo) para pedir favores a la Virgen de Urcupiña. Organizaciones sociales y la parroquia de San Ildefonso promocionaron estos días tres grandes proyectos para el santuario.  

La construcción de la Basílica Mariana de la Integración - Santuario de Urcupiña en la cima del Calvario, el monumento de 50 m de la imagen de Urcupiña y la Declaratoria de Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad por la Unesco son proyectos para los que se conformaron comités interinstitucionales.

El sacerdote del Santuario de Urcupiña, Alberto Bortolín, informó que la Basílica estará en la explanada del cerro de Cota y tiene como objetivo la creación de un polo de espiritualidad. “Tendrá una capacidad para 30.000 personas, además de albergar a más de 100.000 fieles”, dijo.

“Un solo golpe y saqué una piedra grande. Si la Virgen quiere, como dice la tradición, tendré rápido aquello que he pedido”, contó Marisa Rivera, que llegó al cerro de Cota desde Salta, Argentina, para pedir un favor.

Como Marisa, miles de personas caminaron unos 15 km en romería hacia Cota, el lugar donde apareció la Virgen. El arzobispo de Cochabamba, Tito Solari, encabezó la peregrinación que partió de la Catedral a las 23.00 del viernes. “Como cada año, vengo a darle gracias por mi salud, por esta iglesia linda”, dijo. Cantos, rezos y mucha fe acompañaron el recorrido. “Lo único que pido es salud”, manifestó Roberto Flores, un feligrés.

La primera parada fue en San Ildefonso, en el atrio del templo se celebró la primera misa. Tras el descanso se emprendió la ruta hacia el Calvario, donde fe y tradición confluyen. La piedra es el principal elemento: simboliza el dinero para concretar sueños.

Ruth Miranda llegó desde La Paz. “Primero he pedido lote, luego casa y siempre me ha complacido, hoy llego para pedir otro lote para mis hijas”, contó. Roberto Flores llegó al Calvario con su esposa rogando por “dinero para comprar una casa y trabajo”. No le fue fácil, tardó varios minutos en arrancar del cerro el trozo de piedra, capaz de hacer realidad su sueño.

Tras el esforzado trabajo, llega la ch’alla. Cerveza, mixtura, serpentina y cohetillos se usaron para el ritual, además de alcohol e incienso. No faltó la bendición de la Virgen: las gotas de agua bendita fueron solicitadas en la capilla, donde María de Urcupiña esperó a sus feligreses.

Como la población, la Virgen Peregrina llegó a Cota donde la recibieron con pañuelos blancos. Historias miles quedaron en el cerro milagroso que se mostró pequeño ante los sueños arrancados. “Con fe, todo se hace realidad”, indicaron los fieles que al año volverán, ya sea para pedir más o agradecer los favores.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia