La Revista

Guía para no perderse en El Hobbit

Tras casi una década de espera, Peter Jackson cumple con una promesa y vuelve a conducir a los amantes de la fantasía y la obra de Tolkien a la Tierra Media en El Hobbit: un viaje inesperado, una producción técnicamente perfecta que muestra, como nunca antes, los detalles del universo tolkeniano.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Soruco / La Paz

00:00 / 16 de diciembre de 2012

No hay duda, la cinta es un espectáculo visual y sonoro. El 3D, que en otras películas sólo sirve para inflar, es muy efectivo, aunque funciona mejor si uno está al centro de la sala de cine. Asimismo, el paisaje cobra nueva vida y se convierte en un protagonista más.

Los personajes están muy bien protagonizados, especialmente Bilbo, interpretado por Martin Freeman, quien pasa de un acomodado terrateniente a un aventurero voluntarioso.

Aunque algunos de los enanos son demasiado atractivos para ser de esa raza, logran cumplir con las exigencias del papel y despertar simpatía o admiración del espectador.

Teniendo en cuenta que los hechos que se narran en esta trilogía están estrechamente relacionados con los de El Señor de los Anillos, Jackson tiene el acierto de enlazar ambas sagas con detalles como la música   —el tema que Howard Shore creó para los hobbits o para el anillo son interpretados.

Mas Jackson cometió un error que puede afectar la asistencia. La cinta está pensada y dirigida a los seguidores de Tolkien. Con tres horas de duración, El Hobbit es una adaptación casi puntual de la novela, incluyendo algunas escenas que podrían fácilmente ser guardadas para la edición extendida en Blu ray y DVD.

Pero, si uno ama la fantasía, disfrutó de la novela y las anteriores adaptaciones, El Hobbit: un viaje inesperado es un gran y esperado regalo de Navidad.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia