La Revista

‘Insurgentes’: más es menos - Ricardo Bajo

00:23 / 16 de agosto de 2012

Insurgentes es una hagiografía cinematográfica. Para Sanjinés, el movimiento indígena es la madre de todas las virtudes. Ha sido así siempre; en toda su obra,  con buenos y malos, desde esa gran película, La nación clandestina. Insurgentes es un documental apologético e idealizador que ficcionaliza la historia de Bolivia; es una colección de “láminas estudiantiles” con gran valor didáctico; es una pedagogía básica de nuestros hitos históricos.

En la última película  del maestro, podemos disfrutar de escenas que emocionan (como la entrada de Santos Marka T’ula  en el edificio blanco de la justicia en Sucre) y de  paisajes hermosos, regalados con ese gran angular típico del director, con la cámara en el sitio justo.

La voz que guía todo el relato es la del propio cineasta, recurso que se vuelve molestoso; y la música (bella) que pertenece a Cergio Prudencio acaba por cansar, por empalagar. Más es menos.

Otros problemas son: una edición abrupta; un sonido desprolijo; una excesiva teatralización de algunos pasajes inconclusos y una tentación de folklorización. El delirante final no viene a simbolizar otra cosa que las dudas y extravíos sufridos por Sanjinés a lo largo de todo el “parto”.

Ricardo Bajo es periodista.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia