La Revista

Nobel de Literatura es para la autora Svetlana Alexievich

Bielorrusa. Retrató al individuo soviético. Fue poco traducida al español

Autora. La periodista y cronista bielorrusa es la ganadora del premio 2015.

Autora. La periodista y cronista bielorrusa es la ganadora del premio 2015. EFE.

La Razón (Edición Impresa) / AFP, EFE / Estocolmo, Minsk (Bielorrusia), Moscú

01:02 / 09 de octubre de 2015

La bielorrusa Svetlana Alexievich ganó ayer el premio Nobel de Literatura por “su obra polifónica, memorial del sufrimiento y de la valentía en nuestra época”, en palabras de la Academia Sueca. Está traducida a varios idiomas, aunque poco al español. La periodista y escritora, de 67 años, es la decimocuarta mujer recompensada por el Nobel de Literatura desde su creación en 1901. “Es una gran escritora, que encontró nuevos caminos literarios”, dijo Sara Danius, la secretaria de la Academia Sueca a la televisión pública SVT, según AFP.

“Durante los 30 o 40 últimos años dedicó su tiempo a la cartografía del individuo soviético y postsoviético. Pero no es una historia de los acontecimientos. Es una historia de las emociones, una historia del alma”, explicó Danius en la Fundación Nobel.

Alexievich expresó ayer que sentía una “gran alegría”, tras obtener el premio, e instó a “no hacer concesiones ante el poder totalitario”. También dijo “amar” al “mundo ruso”, pero no a dirigentes como Stalin o al actual presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Alexievich, que llevaba años entre los favoritos para hacerse con el premio, es autora de libros sobrecogedores sobre la catástrofe de Chernóbil o la guerra de Afganistán, prohibidos en su país, que no le perdona el retrato que hizo del “homo sovieticus”, un ser incapaz de ser libre.

Muchos de sus compatriotas la leen, aunque el régimen del presidente Alexander Lukashenko impide sus apariciones públicas. Con este premio, el régimen de Minsk “estará obligado a escucharme. Hay tantas personas cansadas que no tienen la fuerza de creer. (El premio) puede significar algo para ellas”, afirmó la autora al diario sueco Svenska Dagbladet. “Es una recompensa no solo para mí, sino también para nuestra cultura, nuestro pequeño país”, declaró en rueda de prensa. “Es difícil ser una persona honesta, pero no hay que hacer concesiones ante el poder totalitario”.

Nacida el 31 de mayo de 1948 en el oeste de Ucrania en una familia de profesores, diplomada de la Facultad de Periodismo de la Universidad de Minsk, Alexievich comenzó a recoger en una grabadora los relatos de mujeres que combatieron durante la Segunda Guerra Mundial. Estos testimonios fueron la base de su primera novela, La guerra no tiene rostro de mujer, escrita en ruso, como el conjunto de su obra.

Desde entonces, Alexievich usa el mismo método para escribir sus novelas documentales: entrevista durante años a gente que vivió experiencias conmovedoras.  “Necesito atrapar a una persona en un momento en el que ha sido sacudida”, explicó la escritora al semanario ruso Ogonyok. “Por medio de su extraordinario método, Alexievich profundiza nuestra comprensión de toda una era”, escribió la Academia Sueca.

Los chicos de zinc, sobre la guerra de Afganistán y publicado en 1990, la hizo célebre. Su obra más famosa, La plegaria de Chernóbil, fue traducida en varios idiomas y publicada en todo el mundo. A pesar de las malas relaciones entre la autora y el presidente Lukasshenko —señala EFE— éste la felicitó ayer por la concesión del Premio Nobel. “Su arte no ha dejado indiferente ni a los bielorrusos ni a los lectores de todo el mundo”, reza el mensaje de felicitación.

Por su parte, el Kremlin criticó a la escritora por acusar a Rusia de instigar el conflicto en su Ucrania natal. “Por lo visto, Svetlana simplemente no dispone de toda la información para valorar positivamente lo que ocurre en Ucrania”, sostuvo Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin. La autora dijo que, “aunque (en Ucrania) había gente descontenta y que quería cambios, nunca habría combatido”.

Hitos de una autora polémica

Teatro

Algunos libros de Alexievich fueron llevados al teatro en Francia y Alemania, donde recibió el Premio de la Paz en la feria del libro de Fráncfort 2013.

Idioma

La guerra no tiene rostro (1983) se publicará en español en noviembre de este año con la editorial española Debate.

Obra

Alexievich escribió además  tres piezas teatrales y 21 guiones para cine. Cerró el ciclo sobre la época soviética con Tiempo de segunda mano (2013).

Apuestas

La designación de la autora confirmó los pronósticos de las principales casas de apuestas y expertos suecos en literatura.

La autora es casi desconocida en Bolivia

Liliana Aguirre

Literatos y académicos en Bolivia consultados por La Razón reconocieron que desconocen la obra de la bielorrusa Svetlana Alexievich, ganadora del Nobel de Literatura 2015. La excepción, la cruceña Liliana Colanzi. Voces de Chernóbil, La guerra no tiene nombre de mujer y Zinky Boys, entre otras publicaciones, son sus obras más destacadas.  La Razón se contactó con algunas librerías de La Paz y constató que aún no se cuenta con las publicaciones de la Nobel.

La escritora cruceña Liliana Colanzi, quien cursa un doctorado en Estados Unidos, conoce la obra de Alexievich. “Hace algunos años leí Voces de Chernóbil (la edición en inglés) y quedé impresionada por ese testimonio tan devastador del accidente nuclear de 1986 en Ucrania, uno de los mayores desastres medioambientales de la historia. El libro está conformado por una serie de monólogos: Alexievich prefiere desaparecer del recuento y darle la palabra a los implicados, de manera que las historias se sienten dolorosamente cercanas y abrumadoras”, describió Colanzi.

“Alexievich entrevistó a más de 500 personas en una década, y su libro recoge el desgarro de aquellos que tuvieron que dejar sus hogares de un día para otro, de los que perdieron a familiares a causa de la radiación y de los que siguieron viviendo con miedo y depresión después del accidente. Revela cómo el Estado soviético fue incapaz de hacerse cargo de una emergencia de esa magnitud y cómo las repercusiones de un desastre nuclear rebasan fronteras y afectan física y psicológicamente a varias generaciones. En un momento en que Bolivia está discutiendo la construcción de una planta nuclear, la lectura de este libro es más oportuna que nunca”, agregó la escritora.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia