La Revista

Murió David Bowie, la leyenda

Música. El británico falleció a causa del cáncer, a dos días de lanzar su nuevo disco

Estrella. El británico David Bowie, en un concierto a principios de los 90.

Estrella. El británico David Bowie, en un concierto a principios de los 90. EFE.

La Razón (Edición Impresa) / AFP / Londres

00:30 / 12 de enero de 2016

La leyenda británica de rock David Bowie murió de cáncer a los 69 años, tras una carrera excepcional y dos días después de la salida de su álbum 25, noticia acogida con gran sorpresa y dolor por el mundo de la música. “David Bowie murió en paz hoy rodeado de su familia al término de una valiente batalla de 18 meses contra el cáncer”, indicó un mensaje fechado el domingo y difundido ayer lunes en sus cuentas de Twitter y Facebook.

Su hijo Duncan Jones confirmó la noticia en Twitter y publicó una foto en blanco y negro en la que aparece él cuando era bebé sobre los hombros de su padre. El anuncio sorprendió al mundo entero, puesto que Bowie no solo logró que su enfermedad no saliera a la luz, sino que publicó el viernes, día de su 69 aniversario, su último álbum, Blackstar.

En este trabajo, el artista camaleónico, que vendió 140 millones de álbumes según estimaciones, demostró que seguía dispuesto a sorprender, introduciendo en él aires de jazz. La esposa de David Bowie, la supermodelo Iman, escribió una serie de conmovedores mensajes en Facebook en los días anteriores a la muerte del músico.

“La batalla es real, pero también lo es Dios”, puso en sus cuentas de Twitter y Facebook el domingo. En las horas posteriores al anuncio de su fallecimiento el lunes, el comentario recibió más de 2.000 mensajes de condolencias para la modelo somalí-estadounidense de 60 años, así como para la hija de la pareja, Alexandria.

La muerte del artista británico suscitó una lluvia de reacciones en todo el mundo y en solo cuatro horas su nombre generó más de 3 millones de tuits. David Cameron, primer ministro británico, dijo: “Crecí escuchando y viendo al genio del pop David Bowie. Sabía reinventarse mejor que nadie, siempre lo hacía bien. Una enorme pérdida”.

“Adiós David Bowie. Ahora estás entre #Heroes. Gracias por haber ayudado a hacer caer el muro”, escribió el Ministerio alemán de Relaciones Exteriores en su cuenta de Twitter. Heroes, un himno de la Guerra Fría, fue escrito por Bowie cuando vivía en Berlín a fines de los 70, para huir de su gloria y superar su dependencia a las drogas.

Los Rolling Stones lo calificaron de “artista extraordinario y único” e Iggy Pop, que colaboró con Bowie durante su periodo berlinés, señaló que su amistad fue “la luz” de su vida. “Nunca conocí a nadie tan brillante. Era el mejor”, dijo el cantante británico. Madonna expresó: “Estoy devastada”. “Talentoso. Único. Genio. El hombre que venía de otra parte”. El rapero Kanye West aseguró que el artista fue una de sus “principales fuentes de inspiración”.

El diseñador británico Paul Smith, de 69 años, rindió homenaje a su amigo al presentar ayer su colección masculina otoño-invierno 2016 en Londres. Habían trabajado juntos en una camiseta que lleva estampada la estrella negra del álbum Blackstar. “Era una estrella desde hacía décadas, su talento era evidente, muy impresionante”, dijo.

David Robert Jones nació el 8 de enero de 1947 en el seno de una familia modesta de Brixton, un barrio popular de Londres. Dejó el colegio en la adolescencia y saltó a la fama en 1969 con Space Oddity, una balada sobre la historia de Major Tom, un astronauta que se pierde en el espacio.

A partir de entonces, multiplicó sus álbumes, reinventó su música, encarnó diferentes personajes, convirtiéndose en el hombre de las mil caras, gracias a su formación como mimo, su gusto por los disfraces y la moda o su afición al teatro japonés kabuki. También participó en el cine. Camaleónico, Bowie construyó su carrera en sucesivas reencarnaciones, a través de los personajes de Ziggy Stardust, Aladdin Sane o Thin White Duke, con música popular y experimentación.

Hasta principios de 2000 encadenó discos y giras, pero un accidente cardiovascular en junio de 2004 en el escenario de un festival alemán terminó ese periodo. Obligado a un largo reposo forzado, sus apariciones pasaron a ser raras, con apenas alguna actuación estelar junto al grupo The Arcade Fire, la cantante Alicia Keys o el exguitarrista de Pink Floyd, David Gilmour.

Cuando crecían los rumores alarmantes sobre su estado de salud, en 2013 sorprendió con un álbum lleno de vida, The Next Day. “Aquí estoy, no precisamente muriéndome”, lanzó, rabioso, aludiendo a la letra de la canción que daba nombre al disco. Entre sus últimos proyectos, destacó el tema que acompaña los créditos de la serie de Tv franco-británica The Last Panthers, la comedia musical Lazarus.

En Blackstar, representado por una misteriosa estrella negra de cinco puntas, la batería y el saxo comparten protagonismo con la inconfundible voz de Bowie. En el álbum, el artista se divirtió estirando y desestructurando sus siete temas, que superan ampliamente el formato estándar de tres o cuatro minutos. Hay también resonancias con sus trabajos anteriores, como el clásico Low (1977) o Black Tie White Noise (1993) que relanzó a Bowie después de los 80.

Opiniones

Fue multifacético: Patricia Flores, comunicadora y experta en rock

A Bowie le debo mi descubrimiento y fascinación por la contracultura, el descubrir el feminismo y mi agradecimiento por haber seducido mi adolescencia. No solo fue un talentoso compositor, músico y productor, fue también un artista multifacético que cuestionó la heteronormatividad, con propuestas innovadoras que lo erigieron como uno de los pioneros del glam rock a fines de los 60.

Logró despedirse con un disco: Ramiro Sanchiz, escritor

Él llevaba meses luchando contra un cáncer. Dicen amigos y familiares que nunca perdió las esperanzas, pero en Blackstar podemos sentir la despedida. Allí, en esas siniestras e intensas canciones, reunió sonidos e ideas de toda su carrera   y se despidió con una de sus mejores obras. Ahora vivimos en un universo sin David Bowie: un universo menos brillante. Tendremos que acostumbrarnos.

El cine acudía a él: Claudio Sánchez, programador de Cinemateca

David Bowie era un personaje central de la cultura pop, por lo que el cine acudía a él, tanto en su faceta como actor como para la elaboración de bandas sonoras, algunas que marcaron épica, como Laberinto (Jim Henson) y The Life Aquatic with Steve Zissou (Wes Anderson). Como actor tuvo tal impacto que en muchos casos la cinta es recordada más que nada por el personaje de Bowie.

Bowie tenía un ser versátil: Fátima Molina, diseñadora

Lo más sobresaliente es cómo intervino en distintas disciplinas y tenía un ser versátil. No innovó solo en la música, sino también en el vestuario. Fue impulsor de buscar una identidad más allá de su estética, llegó a crear personajes teatrales, así abrió puertas para nuevas corrientes y hacer una evolución en el arte contemporáneo y su parte más urbana. Fue el creador de una estética única.

Trajo teatralidad a la música: Sergio Candia, crítico

David Bowie es muy importante en la música, cuando decidió crear un personaje, trajo la teatralidad a la música. A partir de ese momento se abrió una nueva veta para los músicos e intérpretes en general. Saber que se puede crear un personaje y explorar la teatralidad de la música ayudó a crear un espectáculo. Fue una persona que iba acompañando tiempos y absorbiendo la música.

Puso el teatro en la música rock: Sergio Calero, crítico

David Bowie es uno de los responsables de introducir en el rock la imagen, el teatro, el mimo, jugar con personajes. Fue un artista multifacético ya que se fue adaptando a cada cambio que ha tenido la música desde los 70 hasta nuestros días. Se ha nutrido de los nuevos ritmos. Siempre fue un músico sorprendente, ya que no sabías por dónde iba a salir, un tipo muy creativo y de producción prolífica.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia