La Revista

Los Huber iniciaron su colección de arte en los 70, en Sucre

Patrimonio. La pareja devolvió lienzos a Bolivia

Visita. Richard y Roberta Huber visitaron la residencia del encargado de negocios de EEUU, Peter M. Brennan. Los acompaña Iván Rebolledo, de la Cámara Boliviano Americana.

Visita. Richard y Roberta Huber visitaron la residencia del encargado de negocios de EEUU, Peter M. Brennan. Los acompaña Iván Rebolledo, de la Cámara Boliviano Americana. Pedro Laguna.

La Razón (Edición Impresa) / Liliana Aguirre / La Paz

03:07 / 11 de abril de 2015

Hace más de 40 años, los esposos Huber llegaron a Bolivia interesados por conocer el país. En Sucre compraron el primer cuadro colonial con el que nació su actual colección de arte. El jueves, la pareja devolvió a Bolivia dos lienzos coloniales robados hace 13 años.

“La pasión por el arte colonial nació durante el periodo de vivir en Buenos Aires, éramos jóvenes y viajábamos bastante. Visitamos los países vecinos”, recordó Richard Huber en un encuentro en la residencia de la Embajada de Estados Unidos. Él y su esposa, Roberta, son coleccionistas de arte en Nueva York, con más de 150 piezas.

Cuando llegaron a Bolivia por primera vez se maravillaron con Sucre y Potosí, ciudades a las que viajaron en bus. “Compramos un pequeño cuadro en Sucre. En aquel tiempo las obras eran baratas y no teníamos mucha plata”, dijo Richard, formado en Química en la Universidad de Harvard.

Otra de las adquisiciones de la pareja fue un texto sobre arte colonial en Bolivia. “El único libro que había en ese tiempo era de Teresa Gisbert y José de Mesa, era como la Biblia para nosotros y lo leímos muchísimas veces”, agregó Roberta, literata de profesión, de la Welley College en Boston.

La pareja, casada hace 52 años, volvió a Bolivia el jueves para devolver dos lienzos coloniales del siglo XVII y XVIII, que compraron en 2004 en Brasil sin saber que fueron sustraídos de la iglesia de San Martín en Potosí en 2002 y que figuraban en la lista de la Policía Internacional (Interpol).  La pareja adquirió los cuadros en más de $us 25.000 y se encargó de restaurarlos. El gesto de devolver las piezas fue de buena voluntad y si bien no recibió compensación económica, fue condecorada por el presidente Evo Morales en el Palacio de Gobierno.

“Cuando descubrimos que las piezas eran robadas, unos abogados nos aconsejaron dilatar el proceso por diez años hasta que se pruebe que la pieza era la robada, pero yo no me sentía bien de tener en mi sala dos objetos robados”, expresó Richard.

El coleccionista aclaró que las normas y prácticas relacionadas con el arte colonial eran diferentes hace 40 años. “Siempre seguimos las normas de la época y cómo se van ajustando. Hacemos lo posible para saber el origen de la pieza que compramos. Antes no había registros, inventarios y fuentes de información”.

El matrimonio viajará mañana a Sucre para reencontrarse con la ciudad que visitaron por primera vez en los años 70. “El museo de la Catedral de Sucre tiene ocho o nueve cuadros del pintor italiano Bernardo Bitti que fueron trasladados al nuevo continente durante la colonia, queremos verlos”.

Richard y Roberta creen que el arte colonial es muy valioso para un pueblo porque guarda su historia. Una prueba es que en uno de los cuadros que devolvieron María huye con el niño Jesús, pero en vez de tener un paisaje de desierto tiene una exuberante vegetación típica del continente. “El arte colonial tiene base europea, pero empieza a transformarse con la entrada de la mano indígena”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia