La Revista

El Llanero Solitario un filme de varias lecturas

Casi como ‘outsiders’ de la realidad, El Llanero y Toro fueron dibujados como personajes centrales.

Los protagonistas de la película.

Los protagonistas de la película. Cinemascine.

La Razón / Claudio Sánchez

00:01 / 28 de julio de 2013

El Llanero Solitario llega a la pantalla de cine gracias al trabajo de un director que ha demostrado tener un romance con el western. Y es que Gore Verbinski ya nos ha sorprendido con su exquisita cinefilia y su amor por las películas del oeste con el filme animado Rango.

Sin embargo, en esta nueva cinta, coprotagonizada por Johnny Depp en el papel de Toro, lo que vamos a ver es un persistente homenaje al cine clásico, también de constantes reinterpretaciones de las obras más importantes de directores imprescindibles como Leone, Ford o Hawks. Además, hay ciertos guiños en el encuadre que son provocaciones para el espectador que recuerde la serie de televisión, la que, por supuesto, hizo famoso a este personaje de la cultura popular americana.

La película se nutre de una historia que tiene como escenario el oeste americano de finales del siglo XIX. Estamos ante el periodo de la construcción de un ferrocarril que integrará de costa a costa los Estados Unidos. Ése es el paradigma de aquellos años: el futuro. El costo de la edificación del tren es la división de un territorio indígena, pero es también el genocidio de un grupo étnico arrasado por la dinámica del progreso.

Éste es uno de los puntos más importantes en el argumento, en tanto permite hacer comparaciones con realidades actuales, por cómo se componen estructuralmente estos proyectos del poder.  Los actores en este conflicto son: el capital (representado por los industriales del ferrocarril), los indios y el Ejército. En el centro están, casi como outsiders de la realidad, El Llanero y Toro, ambos con historias que los dibujan como figuras centrales. Ésta es una cinta de múltiples lecturas y hecha para entretener.

Cine en pocas palabras

¡Vivan los novios! (Cine español)

Culminando el ciclo de julio de los Martes de Cine Español, se exhibe ¡Vivan los novios!, de Luis García Berlanga, pieza de 1970 en la que el humor negro característico del director alcanza una notable intensidad. Leo Pozas es un banquero que llega a Costa Brava con su madre, ahí se casará con Loli. Sin embargo, la situación cambia inesperadamente: la mamá de Leo muere. Empeñados en evitar la suspensión del casamiento, los novios tienen un plan, tan siniestro como necesario: ocultar el cadáver de la madre hasta después de la boda. Carolina Castillo

‘Un tigre de papel’ (cine colombiano)

En 1934 se dan tres hechos históricos: el asesinato de Alejandro I, rey unificador de Yugoslavia; la Gran Marcha liderada por Mao Tse-Tung, y el Congreso de Escritores Socialistas que instauró la política cultural del realismo socialista. Estos acontecimientos son los que marcarán la vida de Pedro Manrique Figueroa, el precursor del collage en Colombia. El filme de 2007 apela a las técnicas del documental advirtiéndonos de que no todo lo que vemos es real. Sergio Zapata

‘Los viajes del viento’ (Casa Solón, 1 de agosto)

Es la segunda película del realizador colombiano Ciro Guerra. Filme de viaje en el que los protagonistas cruzan casi toda la costa atlántica: cinco departamentos del caribe colombiano. Los viajes del viento está rodada en un formato scope impresionante (1:2.35), que se pone al servicio de paisajes caribeños. Nos hace creer que Ignacio y Fermín están embarcados en una odisea, en la que deben superar pruebas titánicas. (1 de agosto, 19.30). Andrés Laguna.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia