La Revista

Llovieron anhelos en el inicio soleado de la Alasita

El acto protocolar de apertura de la feria se efectuó en inmediaciones del campo ferial del Bicentenario. A las 11.00 llegó el alcalde Luis Revilla y los representantes del cuerpo diplomático.

La Razón / Liliana Aguirre/Mauricio Quiroz / La Paz

00:37 / 25 de enero de 2013

Los barrios de la ciudad fueron inundados ayer por una lluvia de anhelos que miles de ciudadanos expresaron al momento de comprar billetes, casas, terrenos y títulos de propiedad entre abundantes miniaturas. La lluvia, que durante la semana castigó a la ciudad, no llegó ayer.  Toda amenaza de tormenta fue disipada desde las diez de la mañana, cuando miles de artesanos tomaron los atrios de las iglesias y las plazas más concurridas de la ciudad para vender sus illas (miniaturas que representan deseos). “No fue necesario traer el paraguas ni los ponchillos, el año pasado ha llovido”, dijo ayer Marco Antonio Zurita, un economista venido de Cochabamba sólo para la inauguración de la feria, que como manda la tradición se realiza justo a mediodía.

El acto protocolar de apertura de la feria se efectuó en inmediaciones del campo ferial del Bicentenario. A las 11.00 llegó el alcalde Luis Revilla y los representantes del cuerpo diplomático, 15 minutos después arribó el presidente Evo Morales, a quien los dirigentes de los artesanos de Alasita le regalaron una gallina de estuco, que representa el anhelo de tener pareja, un muñeco bebé y una casa de miniatura. “Creo en el dios de la abundancia, el Ekeko; gracias a ese dios de la abundancia Ekeko, Bolivia tiene abundancia, tiene recursos económicos”, indicó el Mandatario luego de recibir los regalos. “Si el próximo año vuelvo con una casa, un bebé y una esposa, algunos hermanos por favor no protesten”, bromeó Morales en una alocución que le sirvió para destacar el papel de los artesanos y su aporte a la economía nacional.

“Tenemos recursos económicos y hay que gastarlos y que el Ekeko nos ayude a gastar y también decir que dé más wawas para el departamento de La Paz y así vamos a seguir creciendo”, afirmó Morales luego en un breve contacto con La Razón.

El alcalde Revilla se declaró satisfecho y feliz porque recibió “mucha plata” (en miniatura) de los artesanos. “Esto no sólo nos va a alcanzar para los buses sino también para los hospitales, el puente gemelo y para escuelas”, dijo el alcalde en un tono de promesa de más obras.  El embajador de España, Ángel Vázquez Díaz de Tuesta, que estuvo en el acto inaugural, valoró la tradicional celebración. “Se da una preciosa imagen de la ciudad de La Paz como amiga y afectuosa hacia los visitantes”, señaló el diplomático.

Ekeko. Además del acto formal de inauguración de la feria, la Alcaldía y los artesanos se han unido para recuperar la imagen del dios andino de la abundancia, como parte del rico patrimonio cultural del país. Por eso también se eligió al pequeño personaje entre los artesanos

Cargados de café, alcohol, uvas, además de ollas metálicas, computadoras, casas y hasta energizantes, dos ekekos participaron de la elección del personaje. Con bigotes pintados a lápiz negro, Ricardo Paco (40) —de la sección de futbolines 24 de Enero— y Kevin Flores (8) —de la Unión Artesanal— terciaron. El veredicto fue emitido por los jueces Sixto Medrano y Lourdes Cuchenier y el ganador, de 1,55 metros de alto, fue Ricardo Paco. “El año pasado también fui ganador y para mí es una alegría como boliviano apoyar a mi cultura y a mi tradición”, explicó el ahora Ekeko paceño 2013.

Media hora después de la elección, otros tres aspirantes a Ekeko llegaron al evento. Dos de ellos no desperdiciaron la oportunidad de sonreír y bailar durante la inauguración de la feria de Alasita 2013. El tercero se marchó desolado.

Fe. “Los orígenes de la Alasita datan desde épocas tiwanakotas, pero con el paso del tiempo se ha ido modificando y la illas ahora son una laptop, un celular, un choche y la cultura es dinámica y un Ekeko representativo es necesario para acompañar la festividad”, dijo ayer Wálter Gómez, oficial Mayor de Culturas de la Alcaldía de La Paz, luego de explicar que la fiesta es una representación de un sincretismo cultural de Bolivia.

“Es cuestión de fe, el año pasado he venido hasta la Catedral con la idea de comprar billetitos y pagar mis deudas”, comentó Carla Michel, una auditora. Como ella miles de ciudadanos pagaron simbólicamente sus deudas a otros. “Es bonito, aquí no conoces a nadie y de pronto estás hablando con todos y pagando tus deudas”, dijo Zurita.

En la Catedral Metropolitana y otras iglesias de la ciudad también se pide prosperidad a los pies de los santos. La costumbre manda que la bendición de las miniaturas se realice justo a mediodía para que al año siguiente cada anhelo sea real.

El sacerdote Marcelino Chuquimia, párroco del santuario del Señor de la Sentencia, dijo que la iglesia apoya la bendición de las illas porque se trata de las acciones de buena voluntad, donde está involucrada la fe. La feria de la Alasita, que ayer llegó a todos los barrios de la ciudad, se replegó al campo del Bicentenario, ubicado cerca del Parque Urbano Central, donde estará hasta el 17 de febrero.

El Ekeko reina en la fiesta de la abundancia

El representante de la sección de futbolines de los artesanos y comerciantes de Alasita, Ricardo Paco, con una indumentaria de Ekeko, fue nombrado por segunda vez el rey de la abundancia de la fiesta de la Alasita. El año pasado durante la inauguración, frente a ocho participantes, obtuvo el primer lugar en este certamen anual.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia