La Revista

Fallece en Oruro a los 82 años el pintor y escultor Gustavo Lara

Obituario. El artista murió a causa de complicaciones ocasionadas por una neumonía

Ícono. Retrato/dibujo promocional del pintor y escultor Gustavo Lara.

Ícono. Retrato/dibujo promocional del pintor y escultor Gustavo Lara. Juan Mejía.

La Razón (Edición Impresa) / J. Mejía, L. Aguirre y J. Soruco / Oruro, La Paz

02:50 / 31 de mayo de 2014

Gustavo Lara Tórrez, uno de los más reconocidos pintores y escultores del país, falleció ayer en la madrugada, en su casa de la ciudad de Oruro, a los 82 años. La causa, informó la familia del artista, fue una serie de complicaciones provocadas por una neumonía.

“Con su partida, Bolivia pierde a uno de sus principales artistas, incansable gestor cultural y un gran amigo”, lamentó Roberto Borda, presidente del Consejo de Administración de la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia, institución de la que también fue parte el fallecido.

Aunque la causa del deceso fue la enfermedad que lo aquejaba, sus allegados aseguraron a La Razón que después de la muerte de su hermano hace tres años, el pintor y muralista Raúl Lara, en Cochabamba, la salud del escultor se vino abajo.

“Ése fue el acabose de mi papi, la muerte de mi tío le afectó mucho”, contó su hija Rosemary Lara. Ella señaló que su progenitor vio morir a sus hermanos menores, después a su hermano querido Raúl y a su esposa.

“Todo eso ha sido un bajón que ha ido minando a mi padre a través de los años. Él ha estado internado en una clínica de La Paz, pero me lo traje a Oruro para cuidarlo. Vino con una neumonía avanzada que le afectó uno de los pulmones, que ya no funcionaba, aparte parece que tenía tumores en el hígado, eso ha sido lo peor que no nos hemos dado cuenta”.

La partida del escultor sorprendió a sus colegas y a autoridades gubernamentales. El ministro de Culturas y Turismo, Pablo Groux, se declaró sorprendido, ya que un mes atrás se contactó con el orureño. “Hablamos con don Gustavo para planificar varios proyectos”. Mientras que el artista plástico potosino Alfredo la Placa manifestó estar “sumamente” afectado por la noticia.

Rosemary indicó que desde el sábado, cuando dejó la clínica Oruro para irse a su hogar, Gustavo Lara se fue apagando “como una vela”, poco a poco. “Hacía pequeñas caminatas, pero le cansaban. Sin embargo, ha estado tranquilo. Siempre decía que estaba débil, pero no que se iba a morir, hasta que al final cerró sus ojos para encontrarse con su familia que quería tanto, murió en paz”.

Sus allegados le recuerdan como a una persona estricta, pero con un carácter alegre y juguetón. Y buen padre, porque se hizo cargo de la educación de sus diez hermanos cuando murió el papá (Estanislao Lara), entre ellos Raúl.

De niño recorrió por todas las minas orureñas junto a sus progenitores, que influyeron bastante en su forma de pensar y en su ideología, que refleja en todas sus obras pictóricas y escultóricas.

“Fue una de las principales personalidades artísticas del país. Su obra fue muy apreciada, especialmente sus trabajos de escultura, como la estatua de Juana Azurduy de Padilla que se encuentra en la plaza del mismo nombre en El Alto”, sostuvo el gestor cultural Elías Blanco.

Gustavo Lara, junto a su familia, radicó en Argentina por más de 20 años (1955-1977). Allí ejerció la docencia y dejó muchos murales, esculturas y pinturas.

“Mi papá era conocido y muy querido por sus alumnos, quienes ahora son artistas importantes en Argentina. Cuando se fue a la Escuela de Bellas Artes de Jujuy también logró formar a otros pintores y escultores. De esa localidad regresamos a Oruro, porque el gobierno de facto de (Jorge Rafael) Videla (1976-1981) hizo desaparecer a mi tío Jaime Lara, que también era artista”, recordó la hija.

Lo irónico, complementó Rolando Delgado, esposo de Rosemary, es que Gustavo se sentía solo en su propia tierra. Fue un ácido crítico a las malas obras que se hacían, por eso sus colegas artistas de Oruro se alejaron de él.

“Gustavo Lara decía ‘me duele mucho que ni en mi tierra  me hayan permitido dejar una obra, que perviva el espíritu de los orureños, eso decía, ahora ya no está más entre nosotros”, afirmó.

“Tal vez por eso Oruro no tiene ninguna escultura o una pintura hecha por Gustavo Lara. Porque a pesar de haber ganado un concurso para erigir el monumento a Sebastián Pagador durante los gobiernos de la dictadura, le fue arrebatado el premio para privilegiar a otros intereses e influencias”.

El cadáver del pintor fue velado ayer en la funeraria Virgen del Socavón. A eso de las 17.00 fue trasladado al Salón Rojo de la Alcaldía Municipal de Oruro. La misa de cuerpo presente está programada para las 13.00 de hoy, seguida por el entierro en el Cementerio General de la ciudad.

Tanto el ministro Groux como Borda adelantaron que hay la posibilidad de que el Estado boliviano y la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia programen algún homenaje para el escultor. Las autoridades manifestaron que por el momento no se hará nada, ya que, según Borda, “el país y nosotros estamos en duelo”.

Vida, obra   y premios del artista

Biografía

Gustavo Lara Tórrez nació en Pazña en 1934. Su padre, Estanislao Lara, era trabajador minero y viajaba por los centros de la época junto a su hijo.

Galardones

Entre otros, ganó el premio del proyecto Monumento al Minero de Huanuni (1950) y primer premio en pintura del Salón Murillo.

Opiniones

Margarita Vila: Historiadora del arte

Fue un maestro del arte boliviano. Era admirable su capacidad para transmitir entusiasmo a los jóvenes. Recuerdo su extrema generosidad. Como hermano mayor siempre estuvo, aparte de su talento personal, al servicio del talento de su hermano (Raúl Lara).

Alfredo la Placa: Artista plástico

La familia Lara son todos artistas muy significativos para nuestro país. Raúl tenía una obra muy importante en su medida manifestación de colores e igualmente Gustavo, un gran dibujante; ambos muy bien formados en su arte. Eso se conoce.

Benjamín Chávez: Escritor

Nuestra amistad se remonta hace más de 20 años atrás. Yo admiro a Lara porque es lo más grande que ha tenido Bolivia en el siglo XX, tanto en la escultura como en la pintura. Es una gran pérdida porque apoyaba a los jóvenes, era muy generoso.

Roberto Borda: Músico y gestor cultural

No solo hemos perdido un pilar de la pintura y la escultura, sino también a un importante y activo impulsor del arte en nuestro país. Pero principalmente perdimos a un buen amigo y compañero, que trabajaba incansablemente junto a nosotros. 

Pablo Groux: Ministro de Culturas

Nos hemos sorprendido con este fallecimiento, porque yo personalmente hablé con él hace algunas semanas y estábamos planificando varios progresos. Su partida deja un gran vacío en la producción artística del país y en la gestión cultural boliviana.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia