La Revista

Morayma Ibáñez sorprende con un último mutis

Retiro. La actriz, bailarina y titiritera ofrece una obra ecológica para retirarse de los escenarios

Primorosa. La artista paceña con una de sus criaturas de tela.

Primorosa. La artista paceña con una de sus criaturas de tela. Víctor Gutiérrez-Archivo.

La Razón / Mabel Franco / La Paz

00:02 / 04 de junio de 2013

‘Las bailarinas suelen ofrecer una corona de flores dispuesta en el escenario para decir adiós al público. Yo brindo esta obra, ambientada en un bosque, para anunciar mi retiro’, dijo Morayma Ibáñez en el Teatro de Cámara y el aplauso se fundió con las lágrimas.

La directora del Grupo Actoral Colibrí concluyó así más de 55 años de trayectoria profesional que la tuvieron como bailarina de folklore boliviano —en el elenco dirigido por su padre, José Ibáñez Estrada—, como actriz, vestuarista, escenógrafa y titiritera.

Fábulas de la selva, que resulta ser la última obra preparada por ella y sus jóvenes colaboradores, es parte de una gira nacional. Ibáñez le ha delegado la responsabilidad de continuar con el trabajo a Javier Palacios. Él y los otros integrantes de Colibrí —Paula Tavera, Daniel Miranda, Alejandro Cambero y Edith Negrón— no salían de su asombro ante el anuncio y hasta amenazaron, un poco en broma, con no asistir a las funciones si ella no revisaba su decisión.

Pero la actriz no dará paso atrás. Y sus hermanas, que la apoyaron siempre, se sienten tristes pero tranquilas, pues no es fácil asistir a tantos afanes de la titiritera: pensar una historia, los personajes, vestirlos, ensayar, viajar... En una de las giras, Ibáñez se cayó y se dañó un brazo y una mano. “Ya no tengo la agilidad en los dedos y tengo que pedir ayuda; también por eso me retiro”.

En Fábulas de la selva, obra auspiciada por Fundesid, jaguar, caimán, parabas, tortuga, mariposas, árboles son los que hablan. Están preocupados por la apertura de una carretera. Dos chicos y un anciano, además de los pueblos indígenas, creen que es posible evitar la destrucción y apelan a la complicidad del espectador. Al apagarse las luces, el sonido de una sierra estremece...Ibáñez brilló como actriz en los años 60. El poeta tarijeño Óscar Alfaro, tras verla actuar, escribió una crítica en verso:  “Y la estrella nacional/tiene un nombre muy sonoro/es Morayma.../Su papel: el de asesina/Y asesinó a todo el mundo/ con ese mirar profundo/ y esa silueta felina”.

Aplausos y lágrimas.

Una figura destacada en la actuación

Morayma Ibáñez von Borries es paceña. Tiene dos hijos y tres nietos. Ha hecho teatro, cine y video. La crítica aplaudió su trabajo en obras como Santa Juana de América. Con Colibrí, creó Pandora, La nave del profesor Galleta, Jatita y Fábulas de la selva. En 2007 recibió la Medalla Escenario del Círculo de Directores Independientes de Teatro.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia