La Revista

Murió la Nobel de Literatura Doris Lessing

La británica Doris Lessing, que ganó el Premio Nobel de Literatura a los 88 años, falleció ayer a la edad de 94 años tras dejar una obra marcada por su infancia en África y el compromiso contra el apartheid.

La Razón (Edición impresa) / AFP / Londres

02:05 / 18 de noviembre de 2013

La británica Doris Lessing, que ganó el Premio Nobel de Literatura a los 88 años, falleció ayer a la edad de 94 años tras dejar una obra marcada por su infancia en África y el compromiso contra el apartheid.

“Se fue en paz, en su casa de Londres, esta mañana temprano”, declaró su amigo y agente Jonathan Clowes. “Fue una escritora maravillosa y una mente fascinante y original”, añadió  al referirse a la gran novelista.

En 2007 la escritora nacida en Persia (actual Irán) y criada en Rodesia se convirtió en la persona de más edad en recibir el Premio Nobel de Literatura. Antes ya había sido galardonada con el premio Príncipe de Asturias (2001), el de Los Ángeles Times Book Prize (1995) y el galardón francés Médicis (1976).

“Oh, Jesús”, exclamó la escritora al llegar a su casa cargada con bolsas de la compra y encontrarse un enjambre de periodistas por quienes conoció que había ganado el Premio Nobel de Literatura.

Al concederle este reconocimiento, la Academia Sueca la describió como “una narradora épica de la experiencia femenina que, con escepticismo, ardor y una fuerza visionaria, escruta una civilización dividida”. Lessing publicó su primera novela Canta la hierba en 1950. Escribió óperas, cuentos, dos obras de teatro, así como más de 50 novelas, que abarcan desde la crítica política radical hasta la ciencia ficción, muchas de ellas inspiradas en su solitaria infancia en África y en su implicación en una política de izquierda radical.

Figura. Su obra más emblemática es El cuaderno dorado, escrita en 1962 y considerada un punto de referencia del feminismo.

Lessing fue estudiante interna de un colegio religioso que dejó a los 14 años para trabajar como asistente familiar, telefonista y formarse por su cuenta leyendo autores como Dickens o Tolstoi. Realizó críticas abiertas a la corrupción y a la malversación de fondos de los gobiernos africanos y aprovechó en diversas ocasiones su afilada escritura contra el colonialismo.

Huyendo de su segundo marido, la escritora se instaló en Londres en 1949 con su hijo pequeño, dejando en África a su hija y a su primogénito, nacidos de un primer matrimonio. Consideraba que “el matrimonio es un estado que no le conviene”.

Ganar el Nobel fue “un desastre”, dijo porque la dejó sin tiempo para escribir. “Todo lo que hago es dar entrevistas o agotar mi tiempo haciéndome fotografiar”, indicó en 2008.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia