La Revista

‘Psicosis 4:48’, el sufrimiento no tiene fin

El devastador y discontinuo monólogo es interpretado con sobriedad por una despojada Daniela Flores —descalza y sin coraza (de Arcano Teatro).

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Bajo H. / La Paz

03:21 / 10 de julio de 2014

El teatro boliviano contemporáneo goza de buena salud. En Santa Cruz y La Paz ya no es raro encontrarse con una cartelera de tres o cuatro obras en el mismo fin de semana. Hay donde elegir y eso es bueno. Necesitamos escenarios permanentes, salas dignas y cómodas (el Nuna es un ejemplo) y elencos fijos para un público ávido de nuevas propuestas; desde la comedia light a la obra más existencialista y cruda del mundo.

El pasado fin de semana en La Paz había para escoger: Pis de Arancibia en el Nuna, La forma del agua de Ostuni en el Búnker y Psicosis 4:48 de Estellano en El Desnivel. Esta última es un texto de la inglesa Sarah Kane, autora de culto (con apenas cinco obras), que se suicidó con 28 años.

El devastador y discontinuo monólogo es interpretado con sobriedad por una despojada Daniela Flores —descalza y sin coraza (de Arcano Teatro). La puesta en escena del director Miguelangel Estellano (dos cuadrados blancos, un juego de espejos-fantasmas y apenas unas luces) se juega por la oscuridad ascética, por un humilde vestuario, por una frialdad minimalista de escalofrío. El dolor insoportable, la ansiedad depresiva, la imposibilidad de extinguir la furia: es la hora 4:48, el sufrimiento no tiene fin. Queda la palabra furiosa  y visceral, queda la muerte.

Ricardo Bajo  es periodista.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia