La Revista

Un recorrido sublime por la vía del dolor

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Vargas S. / La Paz

00:45 / 19 de marzo de 2015

Una serie de atmósferas, de caminos, hay que atravesar en este primer disco de la banda Die Prallheit (“la plenitud”, en español), que titula a una de las canciones y también al trabajo discográfico. Su estructura asemeja a un laberinto de pasajes melancólicos —a veces sombríos, a veces esperanzados— en un homenaje a las palabras y al rock de las décadas de los años 60 y 70. 

Este trabajo de Milan Gonzales tiene reminiscencias de sus proyectos iniciales en Bolivia —Femme (2001) y El cantar de los cantares (2005)— en los que interactuaba con la música electrónica. Sin embargo, en este proceso de evolución, que crece no solo a tres idiomas sino a nuevas formas de expresión, la intensidad del rock brinda muchas más posibilidades a la banda.

Son seis las canciones que incluye este primer trabajo, en el que no se requiere más que la fuerza de las guitarras y los acentos de la batería, apoyados en algunas canciones por las voces femeninas de Renata Morning, Valeria Germain y Sandra Gonzales, quienes inyectan mayor energía a los temas y contrastan con los graves de Gonzales.

Este disco tiene la capacidad de conmover a través de la lírica y de los paisaje evocadores que propone, logrando que una vez que se despejen las nubes, salga la luz.

Miguel Vargas es periodista.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia