La Revista

Paceños ch’allaron en agradecimiento a la Pachamama

Tradición. Desde el puesto más pequeño hasta las grandes galerías festejaron el ritual 

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Quispe / La Paz

00:00 / 18 de febrero de 2015

Edwin Chambi no posee un terreno en el altiplano para agradecer a la Pachamama, pero ayer estaba igual agradecido a la Madre Tierra, por haberle dado un nuevo puesto de venta en el mercado Lanza, que ch’allaba con alcohol, vino y flores.

“Gracias a Dios tengo otro puesto y por eso ch’allamos, para que nuestros clientes no falten y para que nos vaya bien a todos”, sostuvo junto a su esposa Beatriz y su hijo Hans, el vendedor de la Asociación Santa Teresita.

Ayer, los paceños reafirmaron una vez más que la tradición por la ch’alla o agradecimiento a la Pachamama está más viva que nunca. “Los padres de mis padres, que ya fallecieron, ya ch’allaban y nosotros lo hacemos también cada año”, dijo por su lado Frida Machicado, una de las seis hijas de la familia Machicado, propietaria de una galería de tiendas en la esquina de la avenida Tumusla y plaza Eguino. Allí, los confetis, las flores, la serpentina, el alcohol y el vino tampoco faltaron.

ALEGRÍA. En esa zona comercial, los comercios y hasta los puestos de venta de las tradicionales Mañaneras lucieron adornados con serpentina, mixtura y flores.

“Es nuestra forma de agradecer por lo recibido; en el campo lo hacen por la producción agrícola, pero nosotros por la venta que nos ha dado en este último año”, señaló Bertha Alanoca, que posee un puesto de venta de frescos de k’isa en la zona Cementerio.

Unas cuadras abajo, en la avenida Mariano Baptista, los huayños del grupo Pukara hacían bailar a Francisca Condori y Alberto Coaquira. “Ch’allamos nuestra sombrerería y la zapatería de mi hijo, porque hay que ser agradecido con la Pachamama”, precisó el hombre de 60 años y propietario de la sombrerería Tito, mientras pedía a unos amigos que le ch’allen el negocio. “Soy de la provincia Omasuyos y de joven ch’allaba las tierras de mis padres, ahora estoy ch’allando mi negocio que lo manejo hace 42 años”, añadió el artesano. En los mercados de La Paz y El Alto, pequeños grupos folklóricos, bandas de música y grupos de amplificación festejaron con las caseritas las ch’alla.

Los paceños agradecieron por los bienes, pero no faltaron otros que llevaron globos a los nichos del Cementerio General. “Aquí descansa mi hija Maciel Tapia y vinimos a dejarle unas flores, pero alguien también le dejó unos globos”, contó su madre Jacqueline Prado. A cinco metros, la tumba de Fernanda viuda de Ramos lucía un ramo de flores frescas, pero además dos figuritas de cartón de pepino y cholita.

Flores desde Bs 2 hasta Bs 20

Oferta

“Este montoncito es Bs 2 y el arreglo es Bs 20. ¡Llévese pues!”, invitaba ayer Felipa, una caserita a metros del excine Monumental Roby.  Nuevo 

Jesús Apaza, recibió la semana pasada su primer quiosco en el mercado Lanza, y ayer ch’allaba con esperanza su negocio

Elena cumplió años ch’allando

Una de las vendedoras de anticucho más antiguas de la zona Sur “Acaso/ para que me quieras/ te puse/ puñal en el pecho…”, así cantando y bailando, Elena Merlo, de 71 años, una de las vendedoras de anticucho más antiguas de la zona Sur de La Paz, celebró su cumpleaños ch’allando en su puesto de venta.

Acompañada de sus siete hijos, la mujer de pollera no paraba de bailar en inmediaciones de su puesto. “Vendo anticuchos desde hace 25 años y soy la más antigua”, dijo orgullosa, envuelta con serpentinas, mientras el mariachi Santa Esmeralda, de cuatro músicos, terminaba su repertorio de temas mexicanos para dar paso a un mix de huayñitos carnavaleros. “Yo soy dirigente gremial de la zona, pero he venido porque doña Elena es una de nuestras afiliadas más antiguas y ahora estamos celebrando su cumpleaños ch’allando”, dijo por su lado Guillermo García, dirigente gremial, mientras tomaba del brazo a Elena, que pese a sus 71 años danzaba como adolescente. Entre vaso y vaso de cerveza, sus familiares contaron que Elena vendía primero anticuchos en el centro de la ciudad, hasta que decidió instalar su puesto en la calle 22 de Calacoto.

“Estamos celebrando mi cumpleaños y también estamos ch’allando mi puesto, para que no falten los clientes”, alcanzó a decir la anticuchera.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia