La Revista

Padre Ramos: La fiesta de Urcupiña asociada a modernidad pierde sentido de peregrinación y devoción

De acuerdo al sacerdote, la modernidad a la que ha sido emplazada la festividad ha distorsionado su sentido religioso, dejando resaltar aspectos negativos como el exceso del alcohol, el exhibicionismo y la distorsión de lo folklórico

La Razón Digital / ANF / Cochabamba

12:23 / 14 de agosto de 2014

La Entrada Folklórica en Urcupiña, que inició este jueves en Cochabamba, es una de las manifestaciones que atrae a miles de espectadores, peregrinos y bailarines de todo el país. Junto a la Entrada del Carnaval de Oruro y la Entrada del Gran Poder en la Paz, forma parte de una de las tres fiestas folklóricas más grandes de Bolivia; sin embargo, según el padre Alfredo Ramos, la modernidad a la que ha sido emplazada ha distorsionado su sentido religioso dejando resaltar aspectos negativos como el exceso del alcohol, el exhibicionismo y la distorsión de lo folklórico.

"La Entrada Folklórica asociada a la modernidad nos lleva a perder el sentido de peregrinación, se estilizan los pasos y las vestimentas se vuelven más sofisticadas (…). Se ve elementos extraños a veces distorsionados del hecho folklórico", aseguró.

En ese sentido, para Ramos, la danza y coreografía de algunas fraternidades mediante algunas de sus "figuras", más bien se alejan de lo tradicional y van más al espectáculo y no pueden ser consideradas como una manifestación cultural, sino que tienen un matiz comercial, político y social.

El vicario de la Parroquia de San Ildefonso, Alberto Bortolini, manifestó su percepción sobre lo que suele suceder en la Entrada Folklórica actualmente y en otras actividades de la festividad, como la distorsión cultural y el exceso de bebidas alcohólicas.

"Cuando tratamos de vivir la fiesta con otras modalidades, con excesos por ejemplo de bebida, de exhibicionismo folklórico con actitudes o con trajes que son inmorales, se hace una euforia que no renueva nada en nuestra vida, sino más bien deja a veces heridas por el exceso del alcohol", indicó.

Para el padre Ramos esta manifestación cultural es en esencia producto de la devoción de bailarines que tienen como fin la peregrinación y otorgan su danza como ofrenda a la Virgen María de Urcupiña, sin importar el sacrificio económico y físico que esto puede ocasionar. 

LLAMADO DE LA IGLESIA

Por su parte, el arzobispo de Cochabamba, monseñor Tito Solari, expresó un mensaje reflexivo para los peregrinos, bailarines y espectadores que se den cita en Quillacollo durante la Fiesta de la Virgen María de Urcupiña, que se realiza desde este jueves al sábado, como una exhortación a vivir la fiesta de manera digna y religiosa.

"Creemos que la fiesta de Urcupiña nuestra madre es una fiesta para ella, (…) entonces yo sé que tengo que ir en condiciones dignas, no puedo ir borracho a visitarla, entonces por respeto a la Virgen, por amor a ella pido a los cochabambinos que tengamos este ambiente digno y religioso que nos permita celebrar bien las fiestas de Urcupiña", demandó.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia