La Revista

Buscan recuperar el uso de excretas humanas

Congreso. Antropólogos analizaron los beneficios

La Razón (Edición Impresa) / Freddy Choque / La Paz

00:58 / 26 de septiembre de 2014

Por siglos el excremento y la orina humana (excretas) fueron usados como fertilizante para el cultivo y la medicina tradicional en Bolivia, pero la colonización y modernización hicieron desaparecer esta práctica, dijo el antropólogo Pedro Pachahuaya.

Ésta fue una de las ponencias expuestas en el segundo Congreso Internacional de Antropología, que finalizó ayer en La Paz. Pachahuaya, secretario Académico Departamental de la Asociación de Antropólogos de La Paz, informó que el colectivo de antropólogos de Bolivia propuso recuperar el uso de las excretas en la medicina y la agricultura.

Si bien, dijo, no se tiene suficiente información detallada sobre el manejo, tratamiento y uso que le daban nuestros antepasados, la aproximación que se tiene es que las culturas dieron un uso diferenciado de los desechos.

Según el especialista, antes de la llegada de los españoles, las ciudades de los mayas, incas y tiwanacotas eran limpias e higiénicas, y no existían restos de heces en las vías, aspecto que sorprendió a los conquistadores. “Todavía no se tiene estudios de qué es lo que se hacían con las excretas, pero sí se sabe que eran usadas como fertilizantes y remedios”.

Cualidad. El viceministro de Medicina Tradicional, Alberto Camaqui, mencionó que antes el excremento humano se usaba para curar la mordedura de serpientes y para aliviar la enfermedad del aire (quijada chueca). “Esta práctica desapareció con la llegada de la medicina moderna”. Sobre la orina, afirmó que tiene la cualidad de bajar la temperatura (fiebre) y que es un buen laxante. “En algunas comunidades aún se la usa”. Además, sostuvo que el cabello y la uña sirven para evitar el sobreparto (problemas posparto).

Según Pachahuaya, algunas comunidades de tierras altas del país aún continúan transformando el excremento en abono. “Los comunarios hacen sus necesidades en fosas y cuando está lleno  sacan al sol para su transformación, lo que demora seis meses”. Los antropólogos Ariel Benavides, de Argentina; y Verónica Montenegro, de Uruguay, señalaron que no conocían el uso de las excretas, pero apoyan la iniciativa.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia