La Revista

Espacios alternativos, en crisis por los costos

Gestión. Alquiler y falta de una ley causan problemas en centros

Adecuación. Integrantes de Teatro Grito trabajan en su espacio.

Adecuación. Integrantes de Teatro Grito trabajan en su espacio. Alejandra Rocabado.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Soruco / La Paz

00:02 / 08 de mayo de 2016

El costo de mantener un inmueble y la falta de una normativa en favor de la cultura —tanto impositiva como para la adquisición de lugares— son las principales dificultades que enfrentan espacios escénicos alternativos en La Paz.

Lil Fredes, gestora y una de las responsables del mapa de espacios culturales del colectivo Telartes, asegura que este tipo de centros tiene como principal problema la dificultad de lograr la autogestión. “Tienen que resolver muchas cosas simultáneamente: pagar el alquiler del inmueble, la gestión cultural, garantizar el mantenimiento del espacio... son muchas actividades que dificultan la autogestión”, indicó.

No tener derecho propietario del lugar donde desarrollan sus actividades pone a los gestores y artistas a merced de los dueños, quienes pueden elevar el alquiler, cuestión que hacen respondiendo al mercado inmobiliario y a la oferta y demanda. Esto fue lo que pasó con Vidanza, que hasta diciembre del año pasado ocupaba el mismo local que El Desnivel.

La directora de Vidanza, Sylvia Fernández, reconoció que tuvieron que realizar una pausa porque ya no podían sostener el costo del alquiler y, hasta el momento, no han encontrado un inmueble que satisfaga sus necesidades a un precio razonable. “No podemos igualar la oferta que hacen las iglesias o los restaurantes y eso nos dificulta al momento de conseguir un sitio”. O, como lo que pasó con Thelonious Club, los propietarios venden o deciden tumbar la casa para realizar otra edificación.

Para lograr pagar a tiempo el alquiler los gestores deben diversificar la oferta de sus espacios. Luis Daniel Iturralde, responsable de Teatro Nuna, aseguró que tienen “que manejar los horarios del lugar pensando en que si no hay actividades, es tiempo muerto”.

Así El Desnivel tiene en su programación talleres de teatro, danza, yoga y aikido. En Nuna ensaya la compañía Mandala, talleres de teatro, artes marciales, entre otros. Para Bernardo Arancibia, de Teatro Grito, elenco que inauguró el mes pasado Casa Grito, las actividades paralelas que ayudan a sostener el espacio no deben alejarse mucho del objetivo del centro. “Daremos talleres de teatro, danza, títeres, pero no cosas como cursos de cocina”.

Otra dificultad identificada por actores y gestores es la ausencia de un marco normativo que facilite la creación de los espacios, tanto en la adquisición de inmuebles, los trámites impositivos —emisión de entradas, tipo de facturación— y reglas municipales.

Tanto Fernández como Cristian Mercado, de El Desnivel, consideran que una opción es una norma que permita a los artistas postularse para la administración de los inmuebles en desuso o confiscados por el Estado. Es por ello que Fernández y otros de sus colegas decidieron trabajar con Telartes para ayudar a la elaboración y pronta promulgación de una Ley de Culturas.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia