La Revista

‘San Antonio’ lleva al público a visitar la vida en la cárcel

Estreno. El documental fue filmado en el penal del mismo nombre de la ciudad de Cochabamba.

DIRECTOR. El cineasta habla de su primer largometraje.

DIRECTOR. El cineasta habla de su primer largometraje. Foto: Alejandro Álvarez

La Razón / Jorge Soruco / La Paz

00:27 / 06 de mayo de 2012

Apenas tiene capacidad para retener a 80 convictos, pero en su interior viven 300 personas, tres de las cuales protagonizan San Antonio, un documental en el que el director Álvaro Olmos explora una de las cárceles más pequeñas y hacinadas del país.

El filme no es ilustrativo ni didáctico. No pretende enseñar nada, sólo busca contar una historia que fascinó al director cuando entró por primera vez al penal para filmar imágenes de apoyo.

“Inicialmente yo no tenía la intención de trabajar en un documental”, recordó Olmos; “pero, en las entrevistas que realicé en el lugar, me contacté con tres personas cuya historia me cautivó”.

Gery, Roberto y Sergio son los tres presidiarios que se destacaron entre una población formada por ladrones, padres que no pagan sus pensiones y personas encausadas por tráfico de drogas.

Durante cuatro años Olmos siguió con la cámara la vida cotidiana de sus personajes. Entre 2006 a 2010 consiguió más de 100 horas de grabación que, a su estreno en 2011 en el Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (BAFICI) fueron sintetizadas en un filme de 80 minutos que se estrenará este jueves en el Multicine.

La obra final, editada y montada en Argentina, no cuenta con entrevistas separadas de la historia central ni un narrador. Los protagonistas hablan de sí mismos, pero en su rutina. En parte, esto se debe a que la filmación estuvo limitada por el “escenario” carcelario.

“No teníamos espacio para preparar una sala de entrevistas. Ni siquiera podíamos instalar luz especial”, recordó Olmos.

No fue fácil, reconoce el realizador, pero se logró gracias a un trabajo constante de “construcción de una buena relación de confianza” entre el autor y los presidiarios. “Con el tiempo los otros reos se acostumbraron a vernos (a Olmos y un sonidista) y realizaron sus actividades frente a la cámara sin mayores problemas”, agregó.

A los protagonistas humanos se une, como otro personaje más, el mismo penal de San Antonio, ubicado en la ciudad de Cochabamba. Éste fue elegido por ser el hogar de los protagonistas.

El edificio donde se encuentra la prisión no fue diseñado como un centro de detención. Fueron los mismos presos quienes habilitaron las celdas, que tienen un precio según su ubicación.

 La “familiaridad” que consiguió el equipo le permitió realizar tomas sorprendentes, como una transacción de estupefacientes, además de otros elementos que forman parte de la rutina de los privados de libertad.

“El penal es un reflejo de la sociedad. La gente ofrece y compra servicios, debe trabajar para otra persona para poder comer, el dinero marca el estatus y otras características”, contó el cineasta.

San Antonio se presentó en el Festival Latinoamericano de Flandes, Bélgica, donde ganó el premio al Mejor Largometraje Documental. Asimismo, estuvo en varios eventos alrededor del globo.

“Queríamos (Olmos y los productores) ver el valor de lo que creamos. Nuestra intención es la de ofrecer un producto de calidad y revalorizar el documental en el país”, consideró el cineasta.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia