Cultura

Museo Asur llegará con muestras a otras ciudades

El museo Asur de tejidos de culturas originarias se reabrió ayer  en Sucre. Las nueve salas de la estructura ubicada en el barrio de La Recoleta permiten apreciar la variedad de textiles andinos y los usos entre sus tejedores.

Exhibición. Uno de los nueve salones del recién inaugurado museo de textiles Asur. Esta sala está dedicada a las manifestaciones de música y danza.

Exhibición. Uno de los nueve salones del recién inaugurado museo de textiles Asur. Esta sala está dedicada a las manifestaciones de música y danza.

La Razón / Ricardo Aguilar / La Paz

02:54 / 19 de enero de 2012

La sede, construida con fondos propios y la colaboración de entidades internacionales, es, sin embargo, más pequeña que la que se tenía en la Casa Capellánica, de la que la Fundación Asur (Antropólogos del Sur Andino) fue desalojada por la Gobernación de Chuquisaca, pese a existir un convenio de 20 años.

Por motivos de espacio, por tanto, no todas las piezas del patrimonio de Asur podrán ser expuestas. Pero, tampoco se mantendrán guardadas, pues la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia colaborará para llevar exposiciones a distintos lugares del país.

“Estamos muy contentos de esta inauguración”, dijo María Luisa Soux, directora de la Fundación del Banco Central de Bolivia. Esta institución apoyó, durante los 11 meses en que el museo estuvo cerrado, con la custodia de las piezas, las cuales le fueron entregadas en forma de comodato para su preservación. “Aún tenemos tejidos que continuarán bajo nuestro cuidado”, explicó Soux.

Sobre las exposiciones, la directora informó que, “por ejemplo, hay piezas de la cultura Calcha que no han entrado en el museo, de modo que vamos a hacer proyectos de recorrido. El primero de ellos será mostrarlos en la Casa de la Moneda (Potosí) y en La Paz”. En esta última ciudad, la Fundación del BCB tiene bajo su amparo al Museo Nacional de Etnografía y Folklore y el Museo Nacional de Arte.

Visitas. El ingreso al museo será gratuito para las personas del campo. El resto de los visitantes deberán pagar Bs 12 los nacionales y Bs 22 los extranjeros. “El tiempo en que el museo estuvo cerrado, Asur no dejó de trabajar con tejedores de las comunidades Jalq’a, Tarabuco y Tinquipaya”, dijo su directora, Verónica Cereceda.

Según ella, estos artistas originarios son el corazón y la vitalidad de Asur. Sus productos son vendidos a los turistas y reportan ganancias y un medio de subsistencia para comunidades indígenas quechuas. “Si bien la agricultura es un buen ingreso, no es seguro, en cambio con el tejido no tienen que depender del clima”, argumentó.

Jalq’as - Mundo de abajo

Los tejidos jalq’a representan el mundo interior, cada figura de los seres que plasma es irrepetible.

Tarabuco - Mundo social

Sus tejidos son sobre el “mundo de acá”, son ordenados y muestran motivos de la agricultura.

Tinquipaya - Mundo de arriba

Sus tejidos representan lo celestial, el mundo protector de arriba, por lo que son del todo imaginativos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos