Cultura

Shakespeare andino o caporales malditos - Ricardo Bajo

La Razón / La Paz

00:00 / 03 de abril de 2012

Shakespeare andino: trasladar el drama de la lejana Venecia a nuestros mercados populares; convertir al negro y al judío en el indio marginado; transformar los personajes clásicos en figuras de caporal con sus viejas cargas de discriminación “ad hoc”; hablar con nuestras voces y tonos; y lanzar un mensaje de tolerancia y respeto contra el racismo y el odio; contra los rencores ancestrales y las ofensas antiguas. Esas son las intenciones sanas de la versión libre (demasiado libre) de la promoción 2012 de la Escuela Nacional de Teatro de Santa Cruz bajo la dirección de Antonio Díaz-Florián.

A priori, El mercader de Venecia, bajo estas premisas, promete y mucho. Finalizada la hora y media de gritos, sobreactuaciones insoportables, excesivos didactismos, priorización del “mensaje” sobre la puesta en escena, tambores, bailes, ridiculizaciones y unos modos-humores-actuaciones demasiado cercanos a lo peor del teatro popular, todo se cae. Lamentablemente. Los cementerios están repletos de buenas ideas. El teatro boliviano, también.

El mercader de Venecia arranca de manera sorpresiva: los caporales entran al teatro por los pasillos con las luces prendidas, con el telón cerrado. Y así pasan los 90 minutos. Propuesta “innovadora” que a la postre llega a molestar. En galería, las luces del Teatro Municipal directamente al rostro ahuyentan a muchos. En el final, los 16 actores y actrices de la Escuela Nacional se despiden en el medio del pasillo central y luego arman otro a la salida del Teatro para agradecer a los espectadores, uno a uno. La hipocresía de los mercaderes cristianos de la obra de Shakespeare se convierte en buenas y educadas palabras hacia el entusiasta elenco.

La obra tiene como fin —con una onda muy propia de ejercicios estudiantiles “con mensaje”— extirpar el racismo a través del teatro andino. Pero se olvidan de lo fundamental, del medio, del buen teatro. Y el medio es el mensaje. La reivindicación del litoral; la elevación de la autoestima del boliviano (“dejemos de pensar siempre en las desgracias”, dice una caporal); las críticas a la vieja justicia y su hermana, la religión; la clemencia-bondad-piedad-misericordia versus la venganza y el resentimiento; y otros valores sobrevuelan esta obra bienintencionada pero fallida y desesperante que iniciará una gira nacional —después del estreno en La Paz— por ciudades como Sucre, Cochabamba y Santa Cruz, entre otras. La Escuela Nacional de Teatro debería replantear sus otrora exigentes criterios de selección de postulantes y su severidad académica. Para no caer otra vez en los “caporales malditos”.

Ricardo Bajo es periodista.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia