Cultura

Los amantes pasajeros

Estreno

Los amantes pasajeros

Los amantes pasajeros

La Razón (Edición Impresa) / Claudio Sánchez

00:00 / 01 de junio de 2014

Es muy probable que el gran mérito de la más reciente película dirigida por Pedro Almodóvar sea que no se toma muy en serio a sí misma. No es pretenciosa en ninguna escala y parece haber sido concebida como una obra menor de reencuentro con un estilo que el director manchego había dejado de lado en sus últimos filmes, pero que había estado muy presente al inicio de su carrera: estamos hablando de los excesos de una vida agitada que limita con el melodrama y propicia momentos para algunas breves sonrisas, coqueteando de este modo con la comedia.

Con muchas buenas intenciones, Almodóvar pretende crear una metáfora de la realidad española con el vuelo de un avión que ha sufrido una avería y que lo más probable es que se vaya a estrellar. Es en este contexto que se presenta un argumento de encierro que va involucrando a personajes públicos en los más diversos y posibles escándalos. Ante la emergencia, la tripulación intenta esconder a los pasajeros la realidad del asunto, entonces acuden a una forma poco ortodoxa de neutralizar a quienes viajan en Aerolíneas Península con destino a México. Sin mucho remordimiento, suministran a diestra y siniestra en la clase turista un anestésico que dejará groguis a los viajeros; sin embargo, se hará una diferenciación en el modo de anestesiar a la clase ejecutiva, para los pasajeros de primera se han preparado bebidas mescalínicas.

Bajo los efectos de todas estas drogas se desatan situaciones complejas que combinan lo absurdo con una posición crítica a la situación económica y social española, se complejiza una buena broma con la siniestra acción de políticos y comerciantes que en tierra han hecho de las suyas. Aunque se puedan hacer múltiples lecturas de lo que Almodóvar nos quiso decir, ésta no deja de ser una obra menor en su filmografía, quizás la más floja de sus últimos 15 años de carrera.

Sepa más

Para conocer más visitar la página www.cinemascine.net.

Pistas

Mariscal y Gatti

Almodóvar tenía una complicidad con el diseñador argentino Juan Gatti, a quien el director le debe carteles inolvidables. Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988), Hable con ella (2002) o La piel que habito (2011) son algunos de los ejemplos del trabajo de Gatti. Sin embargo, para Los amantes pasajeros el trabajo lo hizo otro gran artista: Javier Mariscal, autor —entre otras— de Cobi, la mascota de los Juegos Olímpicos de Barcelona, y, en cine, del cartel de Chico y Rita (2010) y codirector del filme.

David Delfín

El cine está asociado históricamente a la moda, a sus tendencias y, por su puesto, a marcar nuevas líneas en la forma de vestir del mundo. Almodóvar lo entiende así y recurre a David Delfín, uno de los más importantes diseñadores españoles de la actualidad, para vestir a los personajes de su más reciente película. El diseñador de 44 años había coqueteado con el cine previamente cuando en la Pasarela Cibeles de 2002 había presentado una colección inspirada en el pintor Magritte y el director Luis Buñuel.

Banderas y Cruz

“Los dos accedieron a interpretar sendos papeles cortos, con los que se abre Los amantes pasajeros. Ambos ocupadísimos, han accedido a venir a Madrid solo para rodar un día”. Con esta declaración Almodóvar daba a conocer la participación de Antonio Banderas y Penélope Cruz en su más reciente película. Así también se marca la intención del director por volver a las raíces de su cine, la presencia de ambos actores es también un gesto de reencuentro con su pasado.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia