Cultura

La residencia ExpresArte muestra sus proyectos

En un mes de trabajo en la cabaña de Sorojchi Tambo surgieron 12 propuestas de obra

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Vargas / La Paz

00:00 / 12 de abril de 2015

La memoria, la pérdida y el legado. Un entramado entre estos temas, un tejido de preguntas y respuestas es lo que lograron los artistas de la residencia Sorojchi Tambo, que el viernes presentó en un Open Studio los proyectos gestados durante un mes.

La cabaña de la Fundación Cinenómada para las Artes —ubicada en medio de un pequeño bosque en Rincón Alto, en la calle 6 de Obrajes,— fue durante 30 días el cubil de creación de los artistas Gabriel Fernández, Aldair Indra Coronado, Yhomara Muñoz y Paola Oña, ganadores del premio ExpresArte 2013-2014.

Las actividades del concurso organizado por el Centro Cultural de España en La Paz (CCELP), el Museo Nacional de Arte (MNA) y la fundación Cinenómada no concluyeron con la premiación, pues su vocación es acompañar la formación de jóvenes artistas.

Cada uno de los residentes —ya sea en su estudio, habitación u otro espacio de la casa— mostró el viernes los tres proyectos germinados en este mes.

“No se trata de obras terminadas, sino de proyectos que hemos encaminado a fuerza de mucho estudio, reflexión e investigación. Hay algunas piezas que están en bocetos, otras más cerradas, y otras seguramente cambiarán. El proceso es lo que más nos interesa”, agrega Sánchez.

Propuestas. El primer gran cambio se dio con el colectivo Grafikantes: Indra Coronado y Yhomara Muñoz se “divorciaron” para emprender proyectos por separado. “Eso no implica que no vayan a volver a trabajar juntas, sino que cada una está concentrada en la construcción de su discurso”, apunta Sánchez.

Indra Coronado llegó desde la sociología hacia el arte, por lo que en su trabajo siempre se notó su preocupación por la interrelación con la gente. “La residencia me ha servido de mucho. Antes tenía un portafolio disperso, pero hemos trabajado mucho en la investigación. Es importante que la gente entienda que este trabajo necesita que leamos mucho y que estos espacios son necesarios”.

Coronado decidió trabajar con la salud y el deseo del ser humano de estar sano. Por ello intervino radiografías reales con hierbas y elementos curadores de acuerdo con las creencias populares y también según sus creencias, pues la ficción y el deseo también forman parte de la salud. ¿Se halla tal vez en la mente? ¿la voluntad?

Esta última prima en el deseo de estar sano. Por ello Coronado ideó esculturas sonoras, unas piedras dúctiles del tamaño de un puño (como el corazón). Cuando el visitante la agarre y presione, podrá escuchar la respiración y expiración de la primera persona que tomó esa pieza formulando un deseo. Esa acción “activará” la concreción del pedido.

Si la pérdida de salud preocupa a Coronado, Yhomara Muñoz  quiere trabajar con personas que viven con Alzheimer. Arquitecta de formación, la joven está convencida de que su profesión y el arte pueden conjuncionarse.

Como el grabado fue su puerta de ingreso a esta residencia, Muñoz plantea la creación de monumentos personales para estas personas que van perdiendo la memoria. “Esto es injusto, la vida está hecha de recuerdos. Por eso quiero regalarles la permanencia del deseo que más quieran”, explica.

Para ello escuchará este deseo y lo plasmará en un grabado en forma de postal que se reproducirá en serie para nutrir este monumento-dispensador de postales, que será instalado en un lugar en contacto con la naturaleza. Será la resistencia a lo inevitable como solución arquitectónica y poética.

Paola Oña viene del teatro. Dramaturga, actriz y diseñadora de vestuario, se propuso cambiar el “montaje” de una obra por la “instalación” de una. En colaboración con el artista peruano Carlos del Águila, propuso tres piezas sobre la pérdida.

La primera consiste en la fabulación sobre la pérdida del mar: es un saco de arena de mar, similar al que se exportaba conteniendo guano durante la Guerra del Pacífico. “Instalamos una bolsa símil a las de nuestra derrota del pasado, en una pared blanca. Ésta irá perdiendo su contenido con el pasar de los días y formará una playa de arena de Antofagasta. O no”.

Otra pieza se basa en las pequeñas pérdidas personales y en la capacidad de dejar ir. Por ello, Oña registra en video cómo pierde cabello cada día. La tercera obra consiste en la proyección de un video de las olas golpeando una roca en el mar sobre cirios encendidos que servirán de pantalla y que también se irán derritiendo.

Por último, Gabriel Fernández, escultor y arquitecto, reflexiona sobre los universos desde diversos cristales: primero trabaja con los universos microscópicos, con el ADN y el contexto de la ciudad; después aborda la química que se produce en el cuerpo, tratando de mostrar gráfica y poéticamente cómo se ven las emociones a partir de la interacción entre las diferentes sustancias, y finalmente se adentra en el mundo de las personas especiales, en este caso, en el de los daltónicos, con distintas percepciones de la realidad.

Residencia

Cabaña

Los cuatro artistas se mudaron a la cabaña para tener un espacio de trabajo continuo e intensivo.

Guía

Curador

Los residentes  trabajaron con Joaquín Sánchez, un artista de reconocida trayectoria.

Exposición

Cierre

Esta fase del concurso ExpresArte 2013-2014 concluirá con una muestra  con fecha a    determinarse.

Plataforma de impulso a jóvenes valores

ExpresArte marcó una forma diferente de encarar los concursos

“Con el premio ExpresArte estamos marcando una pauta que hará reflexionar a todos sobre la finalidad de los concursos de arte ahora en Bolivia”, lanza Joaquín Sánchez, director de la Fundación Cinenómada para Las Artes, que con el Centro Cultural de España en La Paz (CCELP) y el Museo Nacional de Arte (MNA) organizaron el ExpresArte.

El objetivo de este concurso y de la residencia Sorojchi Tambo es ofrecer herramientas a los artistas jóvenes que están en la construcción de su discurso a través de encuentros con curadores y colegas de otras latitudes, además de un profundo trabajo de investigación. “No nos interesaba ser un concurso que se fijase simplemente en la obra, esa que se premia con bombos y platillos y luego no vuelves a saber nada más del artista. Queríamos trabajar con los nuevos creadores, conocer cuáles son sus inquietudes y poder ofrecer un espacio de formación, reflexión y encuentro”, agrega.

Nayra Corzón, quien obtuvo el primer premio de ExpresArte, y Natalia González, ganadora del premio especial del jurado, también participaron de un proceso similar, pero a distancia, ya que no se encuentran actualmente en Bolivia.

El siguiente paso es una exposición con todos estos ambiciosos trabajos en el primer trimestre de 2016. Allí el público podrá evaluar el alcance de las obras y la evolución de cada uno de los procesos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia