Cultura

La ruptura de Los Taquipayas

Estuvieron juntos 34 años y ahora están enfrentados por la titularidad legal de Los Taquipayas, una marca de la cultura popular de Bolivia, que mezcla humor con el zapateado y los charangos del norte de Potosí.

La Razón / Estefanía Pacheco y Mauricio Quiroz / La Paz

01:29 / 07 de octubre de 2012

En más de tres décadas, el grupo ha contado las historias de aquellos viajeros que cambiaron sus tierras por el supuesto desarrollo de las ciudades; personajes humildes que al ritmo de su charango le cantaban al amor y a los políticos con picardía. En 2006 subieron juntos por última vez a un escenario, fue en Sucre.

El fundador del grupo, Justo Ponce, quien en 1983 fue el primero en registrar a Los Taquipayas, había decidido hace seis años hacer una pausa para atender compromisos de orden profesional en el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag). Viajaba por todo el país y tuvo que alejarse del resto de sus colegas y amigos.

“Actuamos esporádicamente por su ausencia (…). Nos preguntaban por qué no actuábamos y decíamos que Justo (Ponce) está trabajando o no tiene tiempo”, explica Ismael Nájera, quien junto a Eduardo Vargas y Jorge Ramírez fundaron Taquipayas Kayku, un nombre registrado hace cuatro años ante el Servicio de Propiedad Intelectual (Senapi).

La palabra kayku (vocablo quechua que significa somos) se agrega, según Nájera, “por respeto a Justo (Ponce) y a nuestro público”. Taquipayas Kayku quería volver a los escenarios; los integrantes del grupo intentaron grabar el disco No andaban muertos, andaban de parranda, pero Justo Ponce frenó el proyecto y reclamó por el uso indebido del nombre.

La formación original de Los Taquipayas data de 1970, sin embargo, en 1972 se consolidó la agrupación, que se mantuvo unida hasta 2006 (Justo Ponce, Ismael Nájera, Eduardo Vargas y Jorge Ramírez). El grupo había hecho una promesa: “El día que nos separemos no nos llamaremos Taquipayas; todos o nadie”. Por una parte, Ponce cree que el compromiso fue roto y el resto reclama derechos sobre la marca para seguir adelante.

“Por favor no utilicen mi nombre, están obrando mal”, fue el pedido de Ponce en medio de la demanda administrativa planteada en el Senapi, la instancia a la que Taquipayas Kayku apeló para poder actuar. En junio se emitió la Resolución Administrativa 255/2012, que por segunda vez asegura “la improbabilidad” de quitar el nombre a Justo Ponce. Este tipo de procesos admite tres resoluciones, dice la abogada Paola Pastén, quien añade que se debe esperar cinco años más para el fallo final.

El grupo, de origen potosino, se fundó en La Paz en una vivienda ferroviaria. “Cantábamos en la noche y como éramos aprendices, a veces gritábamos y los vecinos se molestaban. Para no causar pleitos, nos íbamos a las bodegas del tren, lo más lejos posible para no molestar”, recuerda Ponce. Los Taquipayas actuaron en las radios Continental y Méndez, en las que fueron los teloneros de

David Santalla, Benjo Cruz. “Hacíamos de relleno”, asegura. El fundador del grupo rememora, además, que para ganar popularidad participaron en las campañas publicitarias de los refrescos Salvietti y Kinotto.

Ponce ha buscado a viejos amigos como Efraín García, Álvaro y Eduardo Ugarte para seguir; en paralelo, Los Taquipayas Kayku han sumado a sus filas a Max Ramírez, mientras se disipa la posibilidad de un nuevo reencuentro. 

Cántame que te cantaré

El Nombre

Ponce ideó el nombre sobre   la base de los  taquipayanacus, un vocablo quechua que significa “cántame  que te cantaré”.

Peñas

El grupo ha recorrido las principales peñas de La Paz y realizó giras por EEUU   y Europa.u DISPUtaEl Senapi emitió dos resoluciones administrativas  a favor de Ponce. Los Taquipayas aseguran que nunca pelearon por dinero.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia